23 de septiembre de 2019 15:35

Los controles continúan en Quito; si lo encuentran manejando luego de haber tomado licor irá a la cárcel

59 personas fueron detenidas durante los operativos de la AMT. Foto: AMT

59 personas fueron detenidas durante los operativos de la AMT del 20 de septiembre de 2019, por conducir en estado de embriaguez. Foto: AMT

valore
Descrición
Indignado 1
Triste 0
Indiferente 1
Sorprendido 0
Contento 14
Evelyn Jácome

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Los controles para detectar a conductores que manejan en estado etílico seguirán, según informó Danny Gaibor, director de la Agencia Metropolitana de Tránsito (AMT). El fin de semana, 59 personas fueron apresadas durante un operativo realizado en la Plaza Foch (La Mariscal) y en los alrededores de los bares de La Delicia (norte), la Michelena y Quitumbe (sur).

El Código Orgánico Integral Penal (COIP) regula las sanciones a quien cometa esa falta. En el artículo 385 detalla que la persona que conduzca un vehículo en estado de embriaguez será sancionada dependiendo de la cantidad de licor que haya ingerido. Si el nivel de alcohol por litro de sangre es de 0,3 a 0,8 gramos, se aplicará una multa de un Salario Básico Unificado (SBU), es decir USD 394, y se le restarán cinco puntos en su licencia de conducir. Además, deberá pasar cinco días con privación de libertad.

Si el nivel de alcohol por litro de sangre es entre 0,8 hasta 1,2 gramos, se aplicará una multa de dos SBU, menos diez puntos en su licencia, y deberá pasar 15 días privado de libertad.

Los conductores recibieron sentencias por conducir en estado etílico. Foto: Julio Estrella / EL COMERCIO


Si el nivel de alcohol por litro de sangre supera 1,2 gramos, la persona deberá pagar una multa de tres SBU, perderá la licencia de conducir por 60 días y deberá pasar en prisión 30 días.

La Ley también especifica que para los conductores de vehículos de transporte público liviano o pesado, comercial o de carga, la tolerancia al consumo de cualquier sustancia estupefaciente, psicotrópica o preparado que las contengan es cero. Es decir, no pueden beber ni un gramo de licor. En caso de exceder dicho límite, la sanción será la pérdida de 30 puntos en su licencia de conducir y recibirá una pena privativa de libertad de 90 días.

Además, en todos los casos, como medida preventiva, se aprehenderá el vehículo por 24 horas.

Jesús Gómez, asesor técnico de Aneta, explica que la ingesta de licor aumenta considerablemente la posibilidad de sufrir un accidente de tránsito. Alguien que está sobrio tiene un riesgo de 1. Pero si consume tiene 0,3 gramos de alcohol en la sangre, lo que equivale a un vaso grande de cerveza, duplica esa posibilidad. Con 0,8 gramos la inseguridad sube a 8. Y con 1,5 gramos es de 26.

Según Gómez, la ingesta de licor afecta a cada organismo de manera individual. Todo depende del sexo, de la contextura, de la altura y del peso de la persona, además, de lo que haya comido horas antes de la ingesta de alcohol.

Según las cifras de la Agencia Nacional de Tránsito, de enero a agosto de este año el 7% de los accidentes en las vías a escala nacional ocurrieron porque el conductor estaba bajo los efectos del alcohol, es decir, 1139 accidentes.

Gaibor indicó que los operativos de control continuarán, sobre todo en sectores como La Mariscal y las zonas aledañas a los centros de diversión nocturna.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (43)
No (5)