20 de febrero de 2020 00:00

149 barrios se quedarán sin agua tres días en el sur de Quito

Las dos válvulas que serán reemplazadas el fin de semana están ubicadas en la Estación Reguladora La Moca. Foto: Diego Pallero / EL COMERCIO

Las dos válvulas que serán reemplazadas el fin de semana están ubicadas en la Estación Reguladora La Moca. Foto: Diego Pallero / EL COMERCIO

valore
Descrición
Indignado 8
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 2
Contento 1
Evelyn Jácome

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Cada una de las válvulas que se cambiarán este fin de semana pesa más de 8 toneladas y mide 76 cm de diámetro. Las dos piezas forman parte de la línea de conducción de la Estación Reguladora La Moca, desde donde se distribuye agua a la Planta de Tratamiento El Troje, que abastece del líquido a cerca de 350 000 personas que viven en el sur de Quito.

Para realizar la intervención, 149 barrios ubicados en las parroquias de Chillogallo, Guamaní, La Argelia, La Ecuatoriana, Ferroviaria, Quitumbe y Turubamba se quedarán sin agua durante casi tres días, del 22 al 24 de febrero.

Reemplazar las válvulas tomará cerca de seis horas, y se necesitará una máquina tipo grúa para retirar los aparatos viejos (que se colocaron hace 25 años) e instalar los nuevos.

Juan Fernando Robalino, gerente de Operaciones de Agua de Quito, indicó que las dos válvulas cumplieron ya su vida útil. Y en el momento, una de ellas presenta fallas, por lo que el cambio es impostergable.

Si no se realiza el reemplazo de manera programada, podría ocurrir un desperfecto mayor que dejaría sin servicio al sur durante unos 15 días.
Para sustituir los aparatos, se deben vaciar las tuberías. Está planificado que el caudal se corte la madrugada del sábado 22 de febrero, y que poco a poco los tanques se queden sin líquido.

Una vez realizado el cambio, se harán pruebas para que no existan fugas y poder habilitar nuevamente el servicio.

Ya abierto el caudal, la línea demora seis horas en cargarse. Luego se sacará el aire de la tubería y desde la noche del domingo 23, algunos barrios ubicados en zonas bajas comenzarán a recibir agua. Según Robalino, se espera que a más tardar la mañana del martes todos los sectores ubicados en las cotas más altas tengan el servicio.

En toda la operación participarán 300 personas, entre técnicos, mecánicos y personal de campo. El trabajo empezó hace 15 días en la parte de electromecánica y de automatización.

La están preparados los pernos que sujetan las válvulas. Son ejes que miden 45 cm de longitud y 8 cm de diámetro. Para poder retirarlos, es necesario colocar una solución especial y retirar el óxido que los cubre. Además, se ha verificado que el cuadro de la tuerca no esté dañado y se ha limpiado cada uno de los 68 pernos que conforman las estructuras que serán reemplazadas.
Los nuevos dispositivos tienen un sistema automatizado de control a distancia y son de acero inoxidable, tal como lo determina la norma para consumo humano.

Durante los días del corte, 28 tanqueros (8 propios y 20 alquilados) recorrerán las calles del sur repartiendo agua. Su jornada empezará a las 06:00 y se extenderá hasta las 21:00. Dependiendo de cómo esté la red, podrían brindar su servicio incluso el lunes.

Pasarán por las vías principales y se ubicarán en plazas y parques concurridos.

Ana Clavijo, líder de Turubamba, asegura que no ha sido notificada del corte y que se enteró por la prensa. Convocó a sus vecinos para alertarlos, pero pide más información. Agua de Quito indicó que se está realizando campañas a través de mensajes de texto, afiches y redes.

Para Rodrigo Salas, catedrático de ingeniería ambiental, esta suspensión puede servir a la ciudadanía para darse cuenta la cantidad exagerada de agua que requiere.

En Quito, en promedio, cada persona utiliza al día hasta 220 litros de agua. “Pero en realidad se podría vivir con la mitad. Las personas debemos entender que racionalizar el agua es una forma de ser solidario con quienes viven en sectores poco abastecidos”.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (17)
No (5)