31 de diciembre de 2019 00:00

La protesta social se tomó las calles en cuatro continentes

Miles se manifestaron en Chile, como en la Plaza Italia de Santiago, desde octubre, para exigir mejoras sociales. Hubo actos de vandalismo en lugares como el metro. Foto: AFP

Miles se manifestaron en Chile, como en la Plaza Italia de Santiago, desde octubre, para exigir mejoras sociales. Hubo actos de vandalismo en lugares como el metro. Foto: AFP

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 1
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Alberto Araujo y agencias (I)

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Las calles de 15 países en cuatro continentes se vieron copadas de miles de manifestantes en este año que termina.

Exigieron cambios políticos, rechazaron reformas económicas y en materia de seguridad social, o reclamaron el alza de precios en los servicios básicos. Denunciaron abusos de poder, corrupción, la intención de gobernantes de eternizar su estadía en el poder pese a la desaprobación popular, o se resistieron a decisiones jurídicas consideradas arbitrarias.

Iraq, Irán, Hong Kong, India, Líbano, Argelia, Sudán, España, Francia, Haití, Venezuela, Colombia, Ecuador, Bolivia y Chile vivieron el descontento de hombres y mujeres de distintas realidades sociales que, sin embargo, se oponían a similares desaciertos principalmente de las clases políticas.

En Latinoamérica, las protestas arrancaron en enero, en las avenidas de Caracas y otras ciudades de Venezuela, en repudio al manejo económico del presidente Maduro.

Con un tinte similar, las protestas se replicaron en Haití, en febrero, de la mano de miles de ciudadanos que exigían la renuncia del presidente Jovenel Mooïse, debido a la escasez de combustible y el manejo irregular de recursos públicos. Estas protestas dejaron cerca de 30 muertos y 80 heridos.

En Ecuador, el retiro del subsidio a los combustibles desató el 2 de octubre un paro nacional que derivó en destrozos, saqueos y, finalmente, la anulación de la medida.

En el hasta hace poco modélico Chile, el alza de la tarifa del metro desencadenó desde el 6 de octubre una extraordinaria movilización popular que se prolongó hasta diciembre.

Las manifestaciones que pidieron reformas políticas profundas dejaron 26 muertos y miles de heridos, y la semana pasada, el presidente Sebastián Piñera promulgó una ley para convocar un plebiscito en el 2020, para decidir si se cambia la Constitución heredada de la dictadura de Pinochet .

A finales de octubre, miles de bolivianos se lanzaron a las calles de las ciudades del país andino, en rechazo a la tercera reelección del entonces presidente Evo Morales, marcada por denuncias de fraude.

Como resultado de la presión social y el pronunciamiento de las Fuerzas Armadas, Morales renunció el 10 de noviembre. Días después, la senadora Jeanine Añez asumió la Presidencia y las nuevas autoridades anularon la reelección de Morales y convocaron a nuevas elecciones. Las manifestaciones en contra y a favor de él ocasionaron decenas de muertos en cuatro semanas.

El mismo mes, en Colombia, el presidente Iván Duque también se enfrentó a una inusual protesta marcada por tres paros nacionales en desaprobación a su gestión y la intención de implementar reformas laborales y a la seguridad social.

Similares decisiones cuestionables en materia económica y política de los gobernantes de la región provocaron también el descontento popular en Asia, África y Europa.

En febrero, Argelia vivió manifestaciones masivas en contra de un quinto mandato de Abdelaziz Buteflika, por lo que en abril el Presidente dimitió.

En Sudán, el 11 de abril, Omar Al Bashir, en el poder desde hace 30 años, fue derrocado por el ejército después de cuatro meses de un movimiento popular desencadenado por la triplicación del precio del pan.

En Iraq, el 1 de octubre comenzó una protesta social contra la corrupción, el desempleo y la decadencia de los servicios públicos, antes de degenerar en una grave crisis política. En Líbano, el anuncio en octubre de un impuesto sobre las llamadas de WhatsApp suscitó una fuerte reacción popular, y provoca la dimisión del primer ministro Saad Hariri.

Estas protestas se suman a las constantes manifestaciones y huelgas en Hong Kong por la injerencia de China; en Francia, por las reformas de pensiones; y en Cataluña (España) por la condena judicial a los líderes separatistas. Estos hechos colmaron los reportes de noticias a escala global y aún no se han resuelto al término de este año que finaliza.

Datos 

9 de junio. 
En Hong Kong se realizan manifestaciones periódicas contra la creciente injerencia de Pekín y sus reformas.

14 de octubre. Más de medio millón de independentistas catalanes se tomaron entidades públicas, colegios y universidades.

4 de diciembre. India es escenario de manifestaciones que se extienden en contra de la ley sobre ciudadanía, por ser antimusulmana.

5 de diciembre. Francia vive un serio conflicto social por la reforma de las pensiones con una huelga en el transporte público.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (2)
No (2)