29 de junio de 2018 07:40

'Ocupar' la sede de policía migratoria de EE.UU., la nueva protesta contra Trump

Una persona sostiene un cartel que simboliza la separación familiar en un  campamento de tiendas de campaña montadas frente a la sede de la dependencia migratoria en Portland, Oregón (Estados Unidos). Foto: EFE

Una persona sostiene un cartel que simboliza la separación familiar en un campamento de tiendas de campaña montadas frente a la sede de la dependencia migratoria en Portland, Oregón (Estados Unidos). Foto: EFE

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 1
Indiferente 1
Sorprendido 0
Contento 5
Agencia AFP

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Carpas organizadas en fila en la calzada frente a la sede de la policía migratoria ICE en Los Ángeles: es uno de los campamentos instalados en Estados Unidos para exigir al presidente Donald Trump un cambio en su política contra los indocumentados.

Está conformado por entre 20 y 50 personas y se une a otro en Portland, 1 500 km al norte, donde el jueves, 28 de junio del 2018, fueron arrestados ocho manifestantes en un enfrentamiento con la policía.

Nueva York, Detroit y Tacoma (en el estado de Washington) también montaron campamentos de “Occupy ICE” (Ocupemos ICE) , de cara a una manifestación contra la actual política migratoria convocada para el sábado.

El campamento en Los Ángeles está lateral al edificio del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE en inglés) y de una cárcel federal en pleno centro de Los Ángeles.

Pasa un poco desapercibido entre las otras muchas tiendas de campaña ocupadas por indigentes en esta ciudad con una epidemia de falta de viviendas.

Separación de familias migrantes en EE.UU


La diferencia son las coloridas pancartas colocadas junto a las carpas y pegadas a la defensa que divide la calle de una autopista: “#AbolirICE” , “Paren de romper familias”, “Devuelvan los niños a sus familiares”.

Los textos se refieren a la política de “tolerancia cero” impulsada por el gobierno, que llevó a la separación de más de 2 000 niños de sus padres para que estos pudieran ser procesados por entrar ilegalmente a Estados Unidos.

Imágenes de niños en jaulas y audios en los que se les escucha llorar generaron estupor nacional e internacional y forzaron al presidente a revertirla parcialmente con un decreto.

“Esto viene ocurriendo desde hace mucho tiempo aunque ahora está peor. Lo que necesitamos hacer es tomar acción y pararlo”, dijo a la AFP Meghan Choi, una de las organizadoras.

Muchos de quienes se sumaron a estas concentraciones participaron en movimientos como “Ocupa Wall Street” contra la avaricia del mundo de las finanzas y la corrupción del poder político, o “Ocupa Sandy” , que le siguió tras el huracán que afectó a Nueva York.

“'Occupy ICE' es una continuación directa de esos movimientos (...) por derechos civiles más amplios” , indicó Bjorn Larsen (40) , uno de los manifestantes. “Es un tercer capítulo” .

Aunque pocos son los que piensan que Trump cederá. Llegó al poder con la promesa de deportar a millones y reforzar la frontera con México con un gigantesco muro.

“La presión pública funciona de una u otra manera” , señaló por su parte la activista Beatriz Gutiérrez, citando como ejemplo el decreto que prohíbe ahora separar familias. “Mientras más gente venga, hable del tema y presione a nuestros políticos, más rápido veremos un cambio” .


“¡Renuncien a sus trabajos!”


El campamento en Portland ha llegado a reunir a 300 personas. La madrugada del jueves, agentes federales retiraron obstáculos que impedían el acceso a la sede de ICE en esa ciudad, a la que dos estaban encadenados.

“La libertad de expresión y la manifestación pacífica son derechos sagrados (...) y estamos comprometidos en protegerlos. Sin embargo, cuando se quiebra la ley bloqueando a empleados y al público a entrar a un ente federal, la fuerza pública debe responder” , indicó Billy J. Williams, fiscal federal de Oregon.

Entre los detenidos había manifestantes encadenados a la sede de ICE, donde el campamento permanece fuera de los límites de la propiedad.

“Me quedaré hasta que nuestras demandas se cumplan” , indicó 'J' de 22 años desde Portland a través de un servicio de mensajería encriptada. “Trump será obligado a echar atrás (...). Esta es una batalla entre muchas, y vamos a ganar. Cada vez más políticos se unen al llamado a abolir ICE. Un jefe reaccionario no tiene poder sobre la acción del colectivo” .

Frente a la sede de ICE en la capital estadounidense, un pequeño grupo causó bastante ruido el miércoles.

“¿Tienen niños? ¿No harían cualquier cosa para protegerlos?” , decía por un megáfono Haydi Torres (20), citada por el diario The Washington Post. “¡Renuncien a sus trabajos!”, pedía.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)