5 de noviembre de 2019 00:00

El Estado entregará un 21% más en subsidios en el 2020

El Fisco debe cubrir el 40% del pago de pensiones de jubilados del Seguro Social. Foto: Archivo / EL COMERCIO

El Fisco debe cubrir el 40% del pago de pensiones de jubilados del Seguro Social. Foto: Archivo / EL COMERCIO

valore
Descrición
Indignado 68
Triste 4
Indiferente 3
Sorprendido 2
Contento 10
Mayra Pacheco y Mónica Orozco

El Estado tiene previsto asignar mayores recursos económicos para cubrir los subsidios en el próximo año. Según la Proforma presupuestaria del 2020, se requerirán USD 931,36 millones más frente a lo aprobado para este año.

En total, las subvenciones para el próximo año ascenderán a USD 5 455,42 millones. De este monto, un 39% se destinará a la seguridad social, un 36% a combustibles y el resto a otros ámbitos.

Este ­esquema no era usual en años previos. Tradicionalmente, el subsidio a los combustibles había sido la principal carga en la estructura de subvenciones estatales. Sin embargo, con la revisión a estos beneficios, que se inició en el 2018, el escenario cambió desde este año y se repetirá en el 2020. En la actualidad, la principal transferencia irá para el pago a la seguridad social.

Estas ayudas sumarán USD 2 104,76 millones en la Proforma del siguiente año. Como parte de este rubro, el Fisco debe cubrir el aporte estatal para cancelar las pensiones en los institutos Ecuatoriano de Seguridad Social (IESS), de la Policía Nacional (Isspol) y de las Fuerzas Armadas (Issfa).

Uno de los factores que explica esta cifra es la decisión de la Corte Constitucional de ordenar desde este año la restitución del 40% del aporte estatal para cancelar las pensiones del IESS. Esta transferencia se había eliminado tras una reforma legal en el 2015, pero la Corte la declaró inconstitucional.

Por ley, el Fisco debe realizar también otras transferencias al IESS. Entre ellas están la cobertura de salud de pensionistas, las atenciones para afiliados con enfermedades catastróficas, el aporte para cancelar las pensiones de amas de casa, contribuciones al seguro social campesino, entre otros.

El Ministerio de Economía y Finanzas incluyó solo USD 1 533 millones para el IESS en la Proforma del siguiente año para cubrir estas obligaciones. De ese valor, USD 1 331 millones serán solo para pensiones. Los valores son insuficientes si se considera que el Seguro Social necesita unos USD 400 millones al año solo para atenciones médicas de jubilados y personas con discapacidad.

El monto del aporte para ­salud no se ha concretado por diferencias con el IESS respecto a la metodología de cálculo. De ahí que el Fisco acumula atrasos desde el 2002, por USD 3 500 millones.

La contribución que se presupuestó para el presente año, por USD 1 242 millones, corresponde a la mitad de lo solicitado por el IESS y excluyó el gasto por atenciones médicas que, por ley, debe ser cubierto por el Estado. Solo por pensiones, el Seguro Social calculó USD 1 754 millones.

Mientras tanto, para el Issfa y el Isspol se asignarán USD 444 millones y 128 millones, respectivamente.

Para Marco Naranjo, catedrático universitario, la entrega de estos recursos para el IESS debe ser considerada como compensación en lugar de subsidios, debido a que esta institución se hace cargo de ciertas tareas que le corresponden al Estado.

Esta entidad, por ejemplo, brinda atenciones médicas y entrega pensiones a los beneficiarios del Seguro Campesino, quienes aportan de manera mínima. También se hace cargo de la salud de los hijos de los afiliados, que debería hacerlo el Ministerio de Salud.

Por esto, según Naranjo, el Fisco reconoce a esta institución de seguridad social lo que hace por los ciudadanos.

Asimismo, en las otras entidades, Isspol e Issfa, sí cabe el término subsidio, porque el Estado entrega recursos para el fondo de pensiones de estas dos instituciones, pues caso contrario no se lograría cubrir los compromisos.
El segundo rubro más importante en el esquema de subsidios es combustibles. Este tendrá una asignación de USD 1 956,78 millones.

Esta cifra es mayor a la contemplada en la Proforma del 2019. Sin embargo, el rubro está por debajo de lo asignado hasta septiembre pasado para estas ayudas, según la Cámara Nacional de Distribuidores de Derivados del Petróleo del Ecuador (Camddepe).

Hasta septiembre, el Estado ha destinado USD 2 000 millones para este tipo de subvenciones, refirió Oswaldo Erazo, secretario ejecutivo de la Cam­ddepe. En función de este gasto, se proyecta que este año se cerrará con una asignación cercana a los 2 400 millones.

Tomando en cuenta lo que realmente se ha gastado en subsidios, en la Proforma del 2020 se evidencia una reducción de USD 450 millones, que equivale al 19%, expresó Erazo.

La Camddepe estima que este ahorro se explica porque el Estado tiene planificado realizar ajustes en los subsidios de las gasolinas extra y ecopaís. Ambos derivados representan el 52% de la demanda de combustibles en el sector automotor. “Parece que no le van a tocar al diésel”, enfatizó Erazo.
Luego de que se dejó sin efecto el Decreto 883, que liberalizaba el precio de los combustibles para el sector automotor, el Gobierno trabaja en un nuevo esquema que prevé aplicarlo el próximo año.

El Ministerio de Finanzas informó que la Proforma del 2020 incluye un ahorro de USD 657 millones, debido a la aplicación de una política de focalización de subvenciones a derivados. La cifra final, sin embargo, dependerá de los diálogos que inició el Gobierno con los sectores sociales.
El Gobierno también prevé incrementar en USD 352 millones el gasto en bonos, que se destina a programas de desarrollo social. Estas ayudas se entregan a grupos vulnerables: familias de bajos ingresos, personas con discapacidad, adultos mayores, entre otros.

Para el siguiente año también se financiará un bono que estará destinado a niños y adolescentes en situación de orfandad, por víctimas de feminicidio y otros. El Ministerio de Finanzas explicó que este aumento de recursos se cubrirá con los ahorros que generará el ajuste fiscal en el 2020.
Un cuarto grupo de beneficios está dirigido a bonos para familias de bajos ingresos para adquirir casa propia y, un quinto grupo, se refiere a ayudas para el sector agrícola.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (9)
No (12)