12 de noviembre de 2020 14:01

¿Profesor de la Universidad de Guayaquil 'ayudó' a familiar en examen de acceso a la universidad?

Imagen referencial. La Senescyt informó que hasta el momento el sistema ha asignado 93 395 cupos de los 109 368 que se pusieron a disposición. Eso representa el 85% de los cupos. Foto: Archivo / EL COMERCIO

Imagen referencial. La evaluación que reemplaza al examen Ser Bachiller se aplicó de forma 100% virtual, en septiembre del 2020. Foto: Archivo / EL COMERCIO

valore
Descrición
Indignado 6
Triste 1
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 2
Yadira Trujillo

En la red social Twitter se difundió un video, a través del que se observa parte de una clase virtual de la Universidad de Guayaquil. Ayer, miércoles 11 de noviembre del 2020, usuarios denunciaron a un docente de esa institución de educación superior porque supuestamente “acepta públicamente haber ayudado a familiar a hacer trampa” en el Examen de Acceso a la Educación Superior (EAES), que se rindió de modo virtual, por la pandemia de covid-19, en septiembre.

En el video se puede ver a varias personas presentes en la clase virtual. Y se escucha que el profesor sostiene que para que su primo aprobara el examen, él implementó un clon en la computadora del chico.

“Para que mi primo, lo digo sin vergüenza, aprobara el examen de Senescyt que recién tocó, yo le implementé en su propia computadora un clon, donde yo veía todo lo que él veía y yo respondía por él, pero en la cámara salía él. Yo estaba del otro lado de la computadora, viendo todo lo que él veía y él hacía como que tipiaba, pero realmente quien movía el mouse era yo, el que escribía era yo”, se le escucha afirmar al docente en el video.


Pero, la mañana de este jueves 12 de noviembre del 2020, el profesor respondió a la publicación de una de las personas que denunciaron el hecho en Twitter. Señaló que se trató de una historia inventada, para la clase que dictaba. Hablaban sobre deshonestidad y fraude informático.

“Poner este tipo de ejemplos en una clase genera captar la atención de quienes lo están recibiendo, ya que es una clase virtual”, escribió el docente en otro comentario.

Otro usuario de la red social, que expresó su apoyo al docente, compartió un segundo video de otro extracto de la clase, en donde se ve al profesor advirtiendo a sus alumnos que se trata de una “fábula” y que lo que les dijo era solo un ejemplo.

“Por eso les he comentado esta fábula informática. Es mentira, por si acaso chicos. No se lo van a tomar en serio, es solamente una fábula, un pequeño ejemplo que les estoy poniendo, no es real, por favor, quiero que entiendan esa parte”, señala el profesor.

Por primera vez, la evaluación que reemplaza al Ser Bachiller se aplicó de forma 100% virtual, en septiembre. El Instituto Nacional de Evaluación Educativa (Ineval) fue el encargado de la elaboración técnica y la Secretaría de Educación Superior, Ciencia, Tecnología e Innovación (Senescyt), de su aplicación.

Tras el primer día de la aplicación de la prueba, el 17 de septiembre del 2020, el titular de la Senescyt, Agustín Albán, informó sobre la existencia de 223 casos de deshonestidad académica. Los sustentantes no debían abrir navegadores para hacer consultas, usar el teclado, apagar cámaras, recibir ayuda, hacer fotos y videos, ni tomar capturas de pantalla.

Al detectar cualquiera de estas acciones, el sistema detuvo la prueba en los casos identificados. Ese día ya se asignó una calificación de cero a los responsables, como se les había advertido antes del EAES, se dijo.

Sobre el caso denunciado en redes sociales, el director ejecutivo del Ineval, Eduardo Salgado, señaló que la copia va de la mano con la corrupción, propia de la sociedad ecuatoriana. “Hace un tiempo que hicimos un estudio veíamos que la educación mejora la erradicación de la corrupción pero tiene que ver con madurez psicológica y aceptar las capacidades propias de forma responsable”.

La Senescyt como responsable del proceso, dijo Salgado, deberá actuar en este caso. “No hay ningún sistema de control, por más monitoreo que se haga”, dijo el titular del Ineval.

En reuniones con universidades europeas y estadounidenses han confirmado que en el mundo entero sucede y que en países en vías de desarrollo existe más copia, señaló Salgado. Por ello, comentó, a través de la observación de casos establecen rutinas para identificar si dos personas tienen los mismos resultados o si los tiempos para resolver el examen son muy cortos, ya que en esos casos hay alta probabilidad de que hayan copiado.

“Estas cosas nos ponen alertas en la parte técnica a ver qué podemos hacer”. Contemplaron, por ejemplo, la posibilidad de implementar un software para celulares. “Este debe tenerlo la persona que rinde el examen, mientras la cámara de la computadora la enfoca y tiene que estar con un programa en el celular controlando. Cada cierto tiempo le piden dar una vuelta por el sitio para ver si no hay otra persona”.

Este Diario solicitó información a la Senescyt sobre este caso y otros de deshonestidad académica durante el EAES y en torno al procedimiento a seguir para determinar la veracidad de la denuncia. Se espera una respuesta.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (8)
No (6)