7 de febrero de 2020 13:16

Procesado por el atropellamiento de Felipe Endara recibió una sentencia de 45 meses de prisión

Protesta de familiares del ciclista Felipe Endara, quien perdió su visión por un atropellamiento. Foto: Eduardo Terán / EL COMERCIO

Protesta de familiares del ciclista Felipe Endara, quien perdió su visión por un atropellamiento. Foto: Eduardo Terán / EL COMERCIO

valore
Descrición
Indignado 13
Triste 3
Indiferente 0
Sorprendido 1
Contento 2
Redacción Elcomercio.com
y Unidad de Noticias (I)

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Noé R., quien fue declarado culpable del atropellamiento del ciclista ecuatoriano Felipe Endara ocurrido en julio de 2018, fue sentenciado a tres años y nueve meses de prisión. La sentencia se dio durante la audiencia de juzgamiento llevada a cabo el pasado jueves 6 de febrero de 2020, en la Unidad Judicial de Tránsito, en el norte de Quito. 

El deportista quiteño fue atropellado el lunes 16 de julio del 2018, a las 18:38. Una cámara de seguridad logró captar el momento exacto del siniestro y las imágenes se difundieron masivamente en las redes sociales. Un automóvil, que invadió la vía, lo impactó. Al instante, Endara y su bicicleta salieron despedidos violentamente por el golpe, para finalmente caer en el asfalto. El conductor se dio a la fuga. “Queremos que se haga justicia”, manifestó Andrea Endara, hermana del atleta en una entrevista ayer con este Diario.


Ha transcurrido un año y siete meses de aquel incidente y su familia lucha para que el caso no termine en la impunidad. El 12 de noviembre del 2018 le dieron de alta a la víctima. Sus padres y ocho hermanos se turnan para cuidarlo, ya que perdió la visión definitivamente. Al principio, los médicos les indicaron que el deportista iba a perder la mitad de la visión de un ojo, pero lamentablemente tiene discapacidad visual completa por lesiones en los nervios ópticos.

No puede caerse, ni golpearse debido a que se encuentra delicado de salud. Necesita asistencia médica permanente. También presenta problemas cognoscitivos; es decir, la memoria a largo plazo se encuentra intacta, pero con lagunas mentales y no recuerda lo que vivió hasta tres años antes del accidente. Por eso, a veces, él habla con sus allegados y les dice que se está yendo al colegio o la universidad. No es coherente en lo que manifiesta.

Los parientes de Felipe contaron que el conductor del vehículo fue apresado el año anterior y le dictaron prisión preventiva tras la audiencia de formulación de cargos. La defensa del sospechoso apeló la resolución, pero esta fue finalmente ratificada.

Ahora, ellos esperan que la Justicia actúe con transparencia, más cuando el juicio entró en su etapa final. Durante el tercer día de audiencia, una agente civil de tránsito fue detenida por presunto perjurio, informó la Fiscalía.

Según el investigador de esa entidad que maneja el caso, Juan Guaño Costales, “se evidenciaron graves contradicciones en su testimonio (de la agente), por lo que la jueza Elba Paladines ordenó su detención, pues se evidenció el presunto cometimiento del delito de perjurio”, indicó. “Por lo que la uniformada fue llevada inmediatamente a la Unidad de Flagrancia”.

El pasado jueves 6 de febrero continuó la diligencia con la presentación de la prueba documental de las partes involucradas. Los allegados del deportista calculan que la audiencia tomará más días. Mientras dura la diligencia, ellos han realizado plantones en las afueras de los juzgados de tránsito, en las avenidas 6 de Diciembre y República, en el norte de Quito.

Llevan pancartas en las que solicitan justicia. De otro lado, los amigos y familiares del procesado también acudieron con tambores para respaldarlo.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (23)
No (3)