22 de mayo de 2019 00:00

El último adiós a Julio César Trujillo fue con la distinción de un prócer

La condecoración San Lorenzo la entregó el presidente Lenín Moreno a Martha Troya. Foto: Galo Paguay/ EL COMERCIO

La condecoración San Lorenzo la entregó el presidente Lenín Moreno a Martha Troya. Foto: Galo Paguay/ EL COMERCIO

valore
Descrición
Indignado 80
Triste 134
Indiferente 8
Sorprendido 2
Contento 34
Daniel Romero y
Andrés García. Redactores (I)

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

‘Nos hiciste volar varias veces al hospital, porque varias veces anunciaron tu muerte. No querías irte. Diste batalla hasta final, porque pensabas que aún tenías mucho por entregar”.

Con esas palabras, Juan Fernando Salgado, sobrino de Julio César Trujillo, se despidió de su querido tío. Este martes 21 de mayo del 2019 sobre sus hombros estuvo la responsabilidad de dirigirse a todos en nombre de la familia Trujillo-Troya, en la misa de cuerpo presente en la iglesia La Dolorosa, en el norte de Quito.

Fueron cinco días de batalla en contra un derrame intracraneal severo, que lo envió al hospital la tarde del martes 14 de mayo. Acompañado de su esposa, Martha Troya, y familiares, falleció a las 14:40 del domingo 19 de mayo.

Se fue a los 88 años. Hasta el final lideró el Consejo de Participación Ciudadana y Control Social Transitorio (Cpccs-t), en su sesión del lunes 13 de mayo. Fue la cabeza más visible del proceso de transición que empezó tras la consulta popular de febrero del 2018.

Luis Macas, Luis Hernández y José Valencia se despiden del féretro de Trujillo. Foto: Eduardo Terán/ EL COMERCIO

Luis Macas, Luis Hernández y José Valencia se despiden del féretro de Trujillo. Foto: Eduardo Terán/ EL COMERCIO


Su trabajo de décadas en diferentes funciones del Estado y en la defensa de los derechos humanos le mereció, como homenaje póstumo, la entrega de la Orden San Lorenzo, en el grado de Gran Cruz, por parte del Gobierno Nacional.

De esa condecoración honorífica, el canciller José Valencia dijo que es particular porque fue creada por los próceres del Primer Grito de la Independencia. “Julio César Trujillo estuvo a la altura de esos próceres”.

Esa distinción se viabilizó mediante el Decreto Ejecutivo 750. También, por decreto del Gobierno, hasta mañana habrá luto nacional en honor a J

El encargado de entregar la condecoración fue el presidente Lenín Moreno, acompañado de Valencia. La recibió Martha Troya, esposa de Trujillo desde hace medio siglo. Ella también recibió la Bandera Nacional por parte de las Fuerzas Armadas.

Moreno se refirió a la trayectoria de Trujillo. Contó que después de que ganara el sí en la pregunta tres de la consulta popular -que dio paso a la conformación del Consejo Transitorio- el primer nombre que se le vino a la cabeza para integrarlo fue el de Trujillo.

Así se cumplieron los honores de Estado para el catedrático, político y ‘defensor de las causas perdidas’, como lo llamó su sobrino. René Coba, secretario de la Conferencia Episcopal Ecuatoriana, presidió la última misa fúnebre.

Por la mañana, la capilla ardiente levantada desde el domingo por la noche en la Universidad Católica, donde fue profesor, decano de Jurisprudencia y vicerrector, fue el escenario en el que sus allegados, organizaciones sociales, personalidades políticas y autoridades de Estado le ofrecieron un homenaje.

Cerca de las 09:00, la gente comenzó a llegar hasta la capilla ardiente. Los amigos y algunos compañeros de las batallas legales de Trujillo dirigieron unas palabras. También se presentó un video sobre su vida como político y junto a su esposa.


A las 11:40, los cadetes de la Policía Nacional movilizaron el féretro. En las afueras del auditorio, el homenaje de la Policía arrancó con el denominado toque del silencio.

Así empezó el cortejo fúnebre, que recorrió las calles 12 de Octubre, Coruña, Orellana, 9 de Octubre y Mariana de Jesús, hasta La Dolorosa.

El último adiós de Trujillo convocó a todos los poderes del Estado. En la misa de cuerpo presente estuvieron César Litardo, presidente de la Asamblea Nacional; Pablo Celi, contralor general del Estado; Diana Atamaint, presidenta del Consejo Nacional Electoral (CNE); María del Carmen Maldonado, presidenta del Consejo de la Judicatura; y María Paulina Aguirre, presidenta de la Corte Nacional de Justicia.

Su última morada fue el camposanto Monteolivo. Hasta allá lo trasladaron, también en caravana, después de la misa. Su familia se juntó en ese lugar para la cremación del cuerpo de Trujillo.

El lunes pasado (20 de mayo), los representantes de la Función de Transparencia y Control Social del Estado pidieron a la Fiscalía General que se iniciara una investigación por la agresión que sufrió Trujillo en la última sesión del Transitorio.

Ese pedido tuvo respuesta de este martes, cuando la Fiscalía, mediante un comunicado, informó que se inició dicha investigación.

La agresión ocurrió el lunes 13 de mayo en el auditorio de la Senplades. Un grupo, al cierre de la sesión del Cpccs-t, increpó a Trujillo y al resto de consejeros con gritos y consignas. En las afueras se mantenía otro grupo de personas, quienes proferían insultos a todos los funcionarios que dejaban el lugar. El accidente cerebrovascular de Trujillo ocurrió al siguiente día.

Las reacciones

Lenín Moreno, presidente de la República. “A Julio César lo veíamos como un ser de otra historia, de otro tiempo, en una patria ávida de valores y enseñanzas vino a inculcar y promover valores, como la transparencia, el patriotismo y la ­institucionalidad”.

César Litardo, presidente de la Asamblea. “Se ha ido un gran hombre, que deja un vacío enorme en la democracia del país”.

Pablo Celi, contralor ­general. “Trujillo se proyecta en la historia como un símbolo del compromiso político por los derechos sociales”.

Diana Atamaint, presidenta CNE. “Es un ejemplo de honestidad y compromiso para lograr la reinstitucionalización. Mi reconocimiento a su lucha a favor de los pueblos y nacionalidades”.

José Valencia, canciller del Ecuador. “Un ejemplo para futuras generaciones, hombre patriótico, honesto, que hasta el último momento cumplió con el deber que la patria le encomendó”.

Xavier Zavala, consejero Cpccs-t. “Terminado el ciclo natural de la vida, queda lo importante, un legado de decencia, honestidad y democracia”.
Luis Hernández, consejero Cpccs-t. “Nos enseñó que a la patria se la ama, se la protege y no se le roba”.

Osvaldo Hurtado, expresidente de la República. “Fundamos la Democracia Popular. Después tuvimos discrepancias, pero siempre fuimos amigos. Su legado es su honestidad”.

Diana Salazar, fiscal general. “No solo fue un demócrata. Sino que también luchó siempre por los más vulnerables”.

María Paula Romo, ministra del Interior. “El legado de Julio César Trujillo sobrepasa a los ataques que puedan hacer su detractores”.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (39)
No (34)