27 de mayo de 2019 00:05

Precios en servicios de belleza se reducen por más competencia

Rory Peluquería cerró dos de sus locales en Quito, por la mayor competencia. Foto: Patricio Terán / EL COMERCIO

Rory Peluquería cerró dos de sus locales en Quito, por la mayor competencia. Foto: Patricio Terán / EL COMERCIO

valore
Descrición
Indignado 2
Triste 2
Indiferente 5
Sorprendido 1
Contento 5
Redacción Negocios
(I)

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Los propietarios de peluquerías, salones de belleza y barberías impulsan descuentos y promociones para competir y ganar espacio en un mercado cada vez más saturado.

Para Rory Peluquería, el aumento de la competencia en Quito ha sido un fenómeno progresivo que se ve desde hace varios años atrás y que ha aumentado en el 2019.

Este establecimiento tenía en el 2013 cuatro locales en la capital, pero por la alta competencia solo tiene dos. Ambos se ubican en el norte de Quito.
Este negocio cobra USD 7 por un corte de cabello para mujer, pero desde este año oferta rebajas del 30% los días lunes, martes y miércoles, y en los cumpleaños.

El número de peluquerías en el país va en aumento. Entre 2016 y 2017 se crearon 214 nuevos establecimientos de este tipo, pero las ventas que registran son cada vez menores, según los datos del Directorio de Empresas del Instituto Nacional de Estadística y Censos (INEC).

En el 2017, estos negocios vendieron un 8,5% menos que en el 2016.

Hace siete años, Criztian Fuentes abrió su salón de belleza Criztian Kool Hair en el valle de Los Chillos.

El suyo era uno de los pocos establecimientos en la zona cercana al centro comercial San Luis Shopping, pero ahora hay otros locales que incluso ofrecen precios más bajos. Solo en este año abrieron siete salones más. Por ello, Fuentes decidió ofrecer el corte de cabello y depilación de cejas por USD 7, cuando antes solo el corte tenía ese precio.

Para Wilson Araque, vicerrector de la Universidad Andina y director del Observatorio de la Pequeña y Mediana Empresa, uno de los factores que ha incidido en el aumento de la oferta de estos servicios es que hay menos oportunidades de empleo adecuado en el país, producto de la desaceleración económica.

Wilson Mariño, consultor en temas de emprendimiento, acota que los negocios tienen menor tiempo de vida en mercados saturados, pues “muchos de los emprendimientos se concentran solo en los precios, pero no innovan ni adoptan factores diferenciadores frente a sus competidores”.

Los precios de los servicios como cepillado y lavado de cabello y manicure registraron una reducción en el último año, según los datos de inflación de abril del INEC.

Para Kristel Álvarez, que se especializa en técnicas como el microblading y micropigmentación de cejas y preside el gremio que agrupa a quienes se dedican a esta actividad en Guayas, la capacitación es clave para dar valor agregado.

Ella menciona que la falta de preparación perjudica al cliente y empuja a la baja los precios. “Hay competencia desleal. Hay personas que toman cursos de dos días de micropigmentación, por ejemplo, y se consideran aptas para dar cursos y servicios”.

Las ventas del sector cayeron por la menor liquidez en los hogares debido a la desaceleración económica. En esas circunstancias las personas suelen destinar menos dinero a gastos suntuarios como los relacionados con la belleza, coinciden Araque y Mariño.

A lo largo de seis cuadras de la avenida Amazonas, en el norte de Quito, hay 16 peluquerías. La mayoría de los locales lleva entre un año y seis meses en funcionamiento.

El propietario de uno de los locales, quien prefirió omitir su nombre, cuenta que la clientela ha disminuido en el último año. En el Día de la Madre del año pasado atendió a unas 20 personas y este año, solo a tres.

Por esta razón bajaron el precio de todos sus servicios. Antes un corte costaba USD 10 y ahora vale USD 4.

“Las promociones son buenas, pero la calidad del producto no siempre es bueno; por ejemplo, hay lugares donde ofrecen el servicio de uñas acrílicas hasta en USD 6, pero es un gel que no se sabe qué tan buena calidad tiene”, comenta Patricia Bravo, que asiste una vez al mes a centros de belleza.

Los servicios de cuidado personal y belleza son una opción atractiva de negocio porque demandan baja inversión, se pueden ofrecer en el hogar, por lo que hay un alto grado de informalidad, según Mariño. Según el INEC, estos negocios reportan 11 956 personas afiliadas a la Seguridad Social, frente a 13 961 locales registrados.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (14)
No (6)