Se habilita la liberación de vehículos retenidos por…
En 21 provincias se detectaron zonas donde existe mi…
Iza, tras dos tropiezos, reúne a la Conaie para defi…
La violencia escala en el cerro Las Cabras
Tonga confirma un primer fallecido tras la erupción …
Liquidación o nuevos contratos piden extrabajadores …
Lasso designa representantes para siete embajadas
El molnupiravir, el antiviral contra la covid, se ve…

La potabilización del agua con problemas en Manabí

Redacción Manta

Las  fuertes lluvias que cayeron en el centro de Manabí, entre el 14 y el  17 de febrero, incrementaron el caudal y el nivel de turbiedad en el  cauce del río Portoviejo. Las corrientes arrastraron basura y sedimentos desde el nacimiento de esta cuenca hídrica, que empieza al pie de la represa Poza Honda.

“Las fuertes precipitaciones son sinónimo de problemas a la hora de realizar los procesos de potabilización del agua”, comentó Patricio Cevallos, gerente técnico de la Empresa de Agua Potable y Alcantarillado de Manta (Eapam).

Esta entidad está a cargo de la  planta de potabilización El Ceibal, en el cantón Rocafuerte.

Dos días antes del feriado, la basura y los sedimentos que acarreo el río causaron que los niveles de turbiedad sean muy elevados. Por esa razón, los técnicos suspendieron la purificación.

Cevallos asegura que entre el viernes y sábado se dejó de trabajar entre seis y 18 horas. Eso repercutió en el abastecimiento del suministro a los cantones de  Montecristi, Jaramijó, Manta y a las zonas de Charapotó. También  al balneario de Crucita.

Cuando no hay problemas,  en el Ceibal se potabilizan 60 000 m3 de agua diarios. En los días críticos, como sucedió el pasado fin de semana, se redujo hasta los 35 000 m3.
Sin embargo, hoy al mediodía empezó a normalizarse, pero el desfase en la entrega del líquido, especialmente a los barrios altos de Manta, continuaba.

 Byron Lucas, administrador de  un hostal en el sureste del puerto manabita, comenta que debió comprar dos cargas de agua durante los días de Carnaval. Eso,  para atender a los 50  clientes que llegaron, en su mayoría de Quito. Invirtió USD 75.

En la planta Cuatro Esquinas, ubicada en el sureste de Portoviejo, también se registraron inconvenientes. Héctor Alarcón, técnico de la Empresa de Agua Potable y Alcantarillado de Portoviejo (Emapap), dijo que desde hace cinco días ellos han suspendido el proceso de tratamiento del líquido, por lo menos durante unas cuatro horas en el día.

“Tenemos una pequeña ventaja”, comenta el experto. Se refiere a un tanque con capacidad para 5 000 m3 que  ayuda cuando se presentan problemas por el invierno.

La solución al problema en esta zona sería la construcción de una piscina que ayude a separar los desechos, pero esto tiene un costo de  USD 2 500 000.

Suplementos digitales