Mafias que usaron el aeropuerto de Latacunga son indagadas
Quito cumple 191 años de ser la capital de Ecuador
El Ejecutivo traza la cancha para la Ley de Creación…
Ley de Creación de Oportunidades incluye impuesto te…
La voz y la acción juvenil se elevan a favor del clima
María José y Pablo enseñaron a caminar a los enfermo…
8 puntos claves de la reforma laboral que plantea el…
9 cambios tributarios para ciudadanos y empresas tra…

Vuelos se suspendieron luego del regreso de 691 ecuatorianos

Este lunes 30 de marzo del 2020, un grupo de brasileños logró embarcarse en un vuelo de retorno a Sao Paulo. Foto: Eduardo terán / EL COMERCIO

Este lunes 30 de marzo del 2020, un grupo de brasileños logró embarcarse en un vuelo de retorno a Sao Paulo. Foto: Eduardo terán / EL COMERCIO

Este lunes 30 de marzo del 2020, un grupo de brasileños logró embarcarse en un vuelo de retorno a Sao Paulo. Foto: Eduardo terán / EL COMERCIO

Hace seis días, Estefanía Ríos junto con su esposo permanece en cuarentena en un hotel de Quito. Es parte de los 691 ecuatorianos que regresaron luego de que la semana pasada se aprobó un protocolo para repatriaciones. Sin embargo, estos vuelos fueron momentáneamente suspendidos.

Ayer, lunes 30 de marzo del 2020, la ministra de Gobierno, María Paula Romo, dijo que “muchísimos” de los que retornaron no acataron las disposiciones del Comité de Operaciones de Emergencia (COE) de estar aislados 14 días antes de reencontrarse con sus familias. Por lo que advirtió que no se darán nuevas autorizaciones para este tipo de vuelos hasta definir un cronograma.

“Los vuelos van a estar suspendidos mientras podamos terminar la cuarentena o el aislamiento de quienes ya han llegado al país”, aseguró.
Luego, mostró una pedido de hábeas data de una pareja que estaba en cuarentena porque demanda a los ministros y al hotel por no permitirles salir.
Las cifras oficiales indican que más de 2 500 nacionales se contactaron con las oficinas diplomáticas para regresar al país, aunque asambleístas señalan que son más de 3 500.

Según la Cancillería, más del 50% de ecuatorianos que afronta esta situación está en EE.UU. Hay reportes de connacionales en Europa y varios países de Latinoamérica. Desde el 16 de marzo Ecuador restringió las operaciones aéreas.

En el Protocolo del COE, que da prioridad al retorno de menores de edad que no estén acompañados por sus padres, mujeres embarazadas o ancianos. Allí se establece que los viajeros “deberán pagar los costos de su estadía en el lugar de alojamiento designado”.

“Los costos de alojamiento deben ser difundidos de mejor manera. Mucha gente en el exterior ya no tiene recursos y se les complica volver por esos montos”, comentó Ríos.

En el caso de esta mujer, que tiene tres meses de embarazo, cuando llegó al aeropuerto de Quito funcionarios le presentaron los costos de dos hoteles diferentes. Por la estadía en habitación doble más el desayuno, debe pagar alrededor de USD 74 diarios. Eso quiere decir que solo en alojamiento, cancelarán USD 1 036 hasta que termine la cuarentena.

El viernes, ella y su esposo fueron examinados por un funcionario del Ministerio de Salud. Asegura que no tienen contacto con ningún funcionario del hotel. Cuando mira por la ventana, siempre ve en los exteriores a la Policía.

En San Pablo, Brasil, hay al menos 100 ecuatorianos que piden apoyo para retornar. Entre ellos está Romario Paz, quien reconoce que su situación económica es complicada. Él comenta que en su caso no tiene recursos para permanecer en ese país ni para alquilar un hotel, a su regreso, para el aislamiento obligatorio.

El Gobierno anunció la posibilidad de conceder créditos quirografarios a los ecuatorianos en el exterior para facilitar su retorno. Sin embargo, la medida aún no se ha oficializado.

Mientras, los vuelos humanitarios para extranjeros continúan así como otros fletes particulares. Este lunes 30 de marzo 120 brasileños tenía previsto salir por el aeropuerto de Quito. Al menos 3 000 extranjeros abandonaron el país, en 40 vuelos desde el pasado 17 de marzo.

Suplementos digitales