6 de January de 2012 00:01

‘La sociedad es el respaldo del periodista’

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Gerardo Albarrán de Alba.
Su experiencia.  Es director de la revista electrónica Sala de Prensa, web  (www.saladeprensa.org). Periodista de trayectoria  en México.    
Su punto de vista. El periodista debe preguntarse para qué y especialmente para quién.

Esta es una entrevista de un periodista a un colega. ¿Qué tal tu llegada a México?, pregunta antes de empezar. “Bien, solo tuve que responder un cuestionario en Migración, como si traficara algo”, fue la respuesta. Gerardo Albarrán de Alba sonrió y dijo: “pues sí. Eres periodista, traficas un arma poderosa: la palabra”.

Esta es un pregunta general, ¿para qué hacer periodismo en estos tiempos?

Para lo de siempre. La única razón por la que existe el periodismo y por la que existimos los periodistas es la sociedad a la que servimos. No existe otra razón para hacer periodismo que no sea dar a la sociedad los elementos para que viva en sociedad y tomar parte activa de las decisiones colectivas de su comunidad.

¿No ha variado esa razón social del periodista por el desarrollo de las tecnologías de la comunicación?

Cambian las formas, cambian los ritmos, pero las posibilidades de intercambio social y cultural de la sociedad siguen siendo las mismas básicamente. Además, en la medida en la que tienes sociedades bien informadas, su participación es más consciente y tendería a generar sociedades mucho mejor desarrolladas.

¿Ese es el papel de la prensa o de los periodistas? ¿Son lo mismo?

Por supuesto que es lo mismo, el periodismo lo hacemos los periodistas, no las empresas periodísticas y mucho menos los dueños de los medios, sin nosotros, sin los periodistas, el dueño de un periódico es dueño de una nave industrial, el periodismo lo ponemos nosotros, lo hacemos nosotros.

¿Y cree que los dueños de los medios estén conscientes de que existe una diferencia y a la vez una simbiosis?

No, y no me preocupa tanto, lo que me preocupa es que los periodistas no la tengamos clara y que pensemos que nosotros necesitamos a los medios, cuando es al revés, los medios necesitan a los periodistas.

En ese sentido, un periodista puede irse de un medio, hacer un blog, tuitear...

Si yo soy periodista tenga o no trabajo en un medio, un medio deja de ser un medio y deja de hacer periodismo en el momento en que no tiene periodistas.

¿Pero el contexto económico no limita al periodista?

Podría decirte que sí, pero yo he conocido empresarios que no tienen la más remota idea de cómo se hace periodismo y han creado algunos de los mejores medios de América Latina. Te estoy hablando de un empresario de Panamá, por ejemplo, que hace 30 años más o menos crea la prensa de Panamá para oponerse y ponlo entre comillas a la dictadura, también ponlo entre comillas, de Omar Torrijos. Él es un hotelero heredero de un emporio de telas que de repente quiere hacer oposición política para tratar de impulsar un proyecto, un modelo de democracia en su país y sabiamente decide que la manera de hacerlo no es a través de un partido político sino a través de un periódico, de un periódico independiente, un periódico libre, que haga periodismo y a través de ese periodismo haga contrapeso al régimen de Torrijos; no tenía la más remota idea de cómo se hace un periódico. Luego entonces lo que hace es que contrata periodistas, entre ellos, Gustavo Gorriti, uno de los mejores periodistas de investigación en América Latina, peruano, en ese momento exiliado en Estados Unidos y se lo lleva a Panamá y lo hace director del periódico. Si este empresario pudo hacer uno de los mejores periódicos de América Latina en su momento, ¿qué los periodistas no podríamos aprender a hacer negocio? ¿qué será más difícil?

El momento que empiezas a investigar y luego tuitear o ‘blogear’¿no corres el riesgo de ser asesinado como ha ocurrido en Brasil o México? ¿No es necesario un respaldo institucional?

El respaldo que tienes es el mismo que tiene cualquier otro medio: es la sociedad, ese es el respaldo, como periodistas y como medio. Si tú tienes un medio que no ha generado una relación de confianza y de credibilidad con la sociedad, pues ya lo pueden quemar que nadie va a levantar la mano por ellos, pero si -como medio y como periodista- construyes esa relación con tu entorno inmediato y la sociedad a la que estas sirviendo ahí, pues, entonces quien quiera hacerte algo, pues se le va a tener que enfrentar… Hay un medio aquí en México, un blog, el blog del narco, sobre el cual hay cualquier cantidad de especulación, acerca de quiénes son sus autores, dónde están, para quién sirven. Para algunos es un blog de los propios narcos, para otros es una respuesta ciudadana ante la autocensura de los medios, propiciada por los propios narcos, por el propio crimen organizado y hasta por el gobierno y como una manera de darle salida a toda esa información de la que de otra manera no te enteras. El caso es que ha construido una base de credibilidad lo suficientemente fuerte como para que si cualquier día de estos intentan algo contra el blog del narco es una nota que le va a dar la vuelta al mundo y sí existe el riesgo de criticarse, pero ese mismo riesgo existe en los medios.

¿El incremento de la violencia también tomó desprevenido al periodismo?

En México la violencia nos agarró a todos con los dedos en la puerta, es un plaga de cucarachas que se está metiendo debajo de las puertas de nuestra casa... En el caso de los medios, nunca lo esperamos, nunca lo vimos venir y no porque fuera un fenómeno muy oculto sino por falta de proyección, por falta de visión periodística y por falta de compromiso por la sociedad. No supo qué hacer, no supo cómo contar esa historia y simplemente se dedicó a reproducir la nota del suceso, la nota roja, como le llamamos aquí, y lo más avanzado fue empezar a contar los muertos, llevar el ejecutómetro como le llamamos, pero no es sino hasta los casi 50 mil muertos que empezamos a cuestionarnos cómo se cubre eso, empezamos a cuestionar hasta el lenguaje y empezamos a buscar formas distintas de contar esas historias

¿Y eso contribuye?

Eso contribuye a crear conciencia, no a crear miedo. La nota roja por sí misma en la que simplemente te describo cabezas que son arrojadas enfrente a una discoteca en pleno viernes en la noche... Cuando te empiezo a contar las historias que hay detrás de estos asesinatos, quiénes son, por qué lo hacen, de dónde vienen, entonces te estoy dando algunos elementos adicionales para enriquecer, para que pienses en el fenómeno social que hay detrás de y trates de entender, y en esa medida, creo que como sociedad podemos contribuir mejor a tratar de resolver esos problemas.

¿Por qué la gente común y corriente, en ciertos espacios no respeta al periodista?

Cuando la sociedad te apostilla como periodista por solo ser periodista tendrás que preguntarte qué hiciste como periodista para ganarte esa reacción de la sociedad; no es gratuito para nada. Eso quiere decir que existe una brecha entre periodistas, medios y sociedad demasiado grande.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)