Transporte, salud, artículos del hogar y más subiero…
La romería de la Virgen de El Cisne no se realizará …
Moderna ve necesaria una tercera dosis por la variante Delta
Entrevista a Fausto Cobo, director del Snai, ¿hay sa…
Las farmacéuticas aumentan su beneficio un 66% por v…
México será sede de la negociación entre Gobierno y …
16 quemas forestales se registran en Quito en solo u…
Asociación Derecho a Morir denuncia problemas para p…

Rafael Correa viajó a Haití en marco de obras de cooperación

El presidente de Ecuador, Rafael Correa, visita hoy Haití para constatar y respaldar las obras que ha desarrollado en esa nación caribeña.

El mandatario, que regresará a Quito este mismo martes, visitará Artibonite, al norte de Haití, donde trabajan ingenieros militares de Ecuador que le enseñarán las construcciones emprendidas en esta localidad.

La cancillería ecuatoriana informó ayer que su par haitiano, el presidente Michel Martelly, recibirá a Correa y a sus acompañantes, los ministros de Relaciones Exteriores Ricardo Patiño y de Defensa Javier Ponce.

La inversión que ha realizado Ecuador en esta región agrícola haitiana es de alrededor de ocho millones de dólares y comprende mantenimiento vial, construcción de accesos a escuelas y viviendas, construcción de un puente sobre el río Lesther y donación de equipos como volquetas, tanqueros, tractores y cargadoras.

Correa estuvo en Haití en otras dos ocasiones, la última en agosto de 2010, para revisar la ayuda de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) a la nación caribeña.

Los 12 países miembros del bloque ofrecieron a Haití 300 millones de dólares, pero el gobernante ecuatoriano ha reconocido fallas para desembolsar a tiempo esos recursos.

En su más reciente visita a Puerto Príncipe, Correa instaló una comisión técnica de la Unasur para dar seguimiento al plan de ayuda del grupo regional, cuya presidencia pro témpore ejercía Ecuador en ese entonces.

Además, aproximadamente 150 militares ecuatorianos forman parte de la misión para la estabilización de Haití, que empezó a operar a raíz del terremoto de enero de 2010, que sacudió a esta nación con un saldo de más de 200 000 muertos.