La tercera dosis de la vacuna contra el covid-19 se …
Italia exigirá el certificado sanitario a los profes…
Primer ministro de San Vicente y Granadinas es herid…
La ONU avisa de un alarmante aumento de la violencia…
Suspenden en Brasil importación de 37 millones de do…
Portoviejo se prepara para el feriado por el Primer …
Junta elimina costo de USD 0,22 al recibir dinero po…
Examen Transformar se tomará el jueves 26 de agosto …

Seis proyectos de ley se presentaron por la emergencia sanitaria

El prosecretario de la Asamblea, Javier Rubio, al instalar ayer la sesión del Pleno virtual del Parlamento.

El prosecretario de la Asamblea, Javier Rubio, al instalar ayer la sesión del Pleno virtual del Parlamento.

El prosecretario de la Asamblea, Javier Rubio, al instalar ayer la sesión del Pleno virtual del Parlamento. Foto: Cortesía Asamblea

Esta semana, la facultad de legislar se retomó en la Asamblea Nacional. Los legisladores han presentado siete proyectos de ley que ya fueron difundidos por la Secretaría General, para conocimiento de los parlamentarios.

Del total de proyectos presentados, seis tienen que ver con la emergencia sanitaria que vive el país debido al covid-19. El otro, presentado por Héctor Muñoz, asambleísta de SUMA, tiene que ver con el contrabando y la defraudación aduanera.

Las propuestas van desde el reconocimiento a los trabajadores de la salud, el tema laboral, la economía y el pago de los arriendos durante la emergencia.

El segundo vicepresidente de la Asamblea, Patricio Donoso (Creo), señaló que no todos los legisladores contaban con la firma electrónica para poder trabajar.

Para que un proyecto pueda ser tramitado, un asambleísta debe entregarlo con el apoyo de una bancada legislativa o con las rúbricas de al menos siete colegas.

El inconveniente se superó, según Donoso, con la aprobación de un instructivo para el envío de los proyectos por correo electrónico. “En el documento se puede referir a quienes lo apoyan sin necesidad de la rúbrica. No todos los asambleístas tienen la firma electrónica”.

Por ejemplo, en el proyecto de ley orgánica presentado por el correísta Pabel Muñoz se observan capturas de pantalla de correos de sus colegas que lo apoyan.

El legislador propone, entre otras cosas, el diferimiento del pago de servicios básicos (incluye telefonía móvil e Internet), deducir el 150% del valor de los intereses recibidos por pago de créditos otorgados a mipymes superiores a USD 25 000 y creación de empleo.

Por su parte, Guillermo Celi, de SUMA, plantea la Ley de Quiebras. En ella propone un proceso de recuperación de empresas para facilitar “un acuerdo entre una compañía recurrente y sus acreedores, para la solución y extinción de las obligaciones de la empresa”.

El mismo Celi presentó otro proyecto de ley sobre la suspensión temporal del pago del valor del arriendo por la emergencia sanitaria.

Karina Arteaga (AP) planteó una ley interpretativa al numeral 6 del artículo 169 del Código del Trabajo, en el que se abordan las causas para la terminación de un contrato individual, y se interprete así: “la imposibilidad de realizar el trabajo por caso fortuito o fuerza mayor estará ligada al cese total y definitivo de la actividad económica del empleador”.

El correísta Mauricio Proaño presentó una ley para reconocer al personal médico durante la emergencia. Entre los beneficios propone una pensión mensual equivalente a dos salarios básicos unificados, otorgar el nombramiento definitivo y la entrega de becas completas.

Finalmente, los legisladores del correísmo Mónica Alemán, Bairon Valle, Diego García y Pabel Muñoz proponen la Ley de Reformas Laborales por Emergencia Causada por el covid-19. Ese proyecto propone cambios a las leyes de Seguridad Social y Código de Trabajo.

El vicepresidente de la Comisión de Desarrollo Económico, Homero Castanier (Creo), dijo que hasta el viernes pasado, a través de correos electrónicos, llegaron informalmente a esta mesa 14 iniciativas de legisladores que servirán como insumo para un proyecto de ley frente a la crisis.

Entre dichas iniciativas consta la reducción de las tasas de interés para créditos privados, moratoria de deudas de servicios, alquileres y créditos educativos. Castanier admite que algunas son “muy populistas”.