25 de October de 2011 00:02

5 periodistas dicen cómo esquivan los riesgos al buscar información

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

En las salas de redacción de los medios de comunicación se comenta de las demandas planteadas por el presidente Rafael Correa a periodistas y a diario El Universo.

La primera, contra el matutino, es por USD 40 millones e incluye tres años de cárcel para sus directivos y su ex editor de Opinión. La segunda es por USD 10 millones, contra los autores del libro ‘El Gran Hermano: historia de una simulación’, que relata los contratos con el Estado de Fabricio Correa, hermano del Jefe de Estado.

Jefes de redacción y reporteros con trayectoria coinciden en que esas querellas han creado un clima de amedrentamiento. Confiesan que al publicar ciertos reportajes se han preguntado “si el poder se sentirá o no ofendido”.

Pero, aseguran que al tener argumentos y pruebas que sustentan sus notas no se autocensuran y, por ello, dicen trabajar como antes. A los cinco les preocupa que en esta época sea más complicado conseguir entrevistas con funcionarios públicos.

Además, indican que, en la actualidad, los comentarios a las noticias en los portales de sus medios traen insultos y amenazas.

Luis Vivanco, de La Hora, apuntó que algunos funcionarios envían misivas como para decir: “Ojo, te estoy viendo”. Mientras que Saudia Levoyer, de diario Hoy, señala que los periodistas cumplen con los mismos estándares de profesionalismo, pero deben tener más paciencia para obtener una versión oficial.


Mónica Almeida/
Editora  Regional de El Universo

Una etapa de intimidación para la prensa libre

Vivimos un proceso de intimidación a la prensa. Es el efecto de tener a varios periodistas demandados desde la Presidencia de la República.

Siempre hablo con los periodistas. Les pido ser cuidados, seguir haciendo el trabajo que hemos hecho. No vamos a caer en la posición de decir esto no se publicará. Si hay suficientes argumentos y pruebas, seguimos investigando.

Al principio nos sorprendía escuchar que el Presidente nos nombrara en los enlaces sabatinos o que nos dijera 'El Perverso'. Nos preguntábamos por qué éramos puestos en la palestra como enemigos si solo hacíamos nuestro trabajo. Hoy nos toca a nosotros, mañana será alguien más.

Somos periodistas, buscamos contar historias... En los plantones por la defensa del Diario hubo carteles con frases 'Somos perversos para los corruptos'.

Para un periodista de El Universo es más difícil conseguir entrevistas con funcionarios públicos. Generalmente nos ponen a la cola de pedidos. En muchas ocasiones, nos ha pasado que pedimos una entrevista y hacen que un medio público pase con nosotros.

El otro periodista pone la grabadora y no hace preguntas. He pedido a mis reporteros no aceptarlo. Si es un tema de agenda propia, no es para que El Telégrafo simplemente reproduzca la declaración de un funcionario, sin saber ni antecedentes del reportaje.


Jorge Vivanco/
Subdirector de Diario Expreso

La razón del periodistaes encontrar la verdad

Cuando Christian Zurita y Juan Carlos Calderón recibieron la demanda del Gobierno, yo escribí un artículo felicitándolos porque era una excelente publicidad para su libro 'El Gran Hermano'.

Desde la publicación que originó el libro vimos la importancia de esa investigación. La razón de ser periodista es buscar la verdad y una vez que se encuentra ese hecho que interesa a la comunidad tenemos la obligación de publicarlo. Luego, hay que sostenerlo, si es necesario con la vida.

La demanda contra El Universo es un ensayo de amedrentamiento del Gobierno. Como vio que no obtuvo los resultados apetecidos, tengo casi la seguridad de que están arrepentidos. El Presidente ha dicho que le pidan disculpas y él retira la demanda para así quedar como dueño de la verdad y humillar a los medios...

Hoy existe una presión indirecta, sutil, contra el periodismo independiente. Es una especie de persecución hacia quienes son vistos como de oposición. Los medios independientes tienen más peso, ya que la información oficial no es creíble. Creo que funciona una fábrica de cartas anónimas desde la Secretaría de Información. Se resumen en refutaciones, insultos y a veces amenazas. Red. Guayaquil


Ma. Cecilia Largacha/
periodista de Ecuavisa

Me pregunto si voy a ser insultada por mi trabajo...

Si entiendes la autocensura como la decisión de callar  cosas por temor a represalias, está claro que el tema se salió de los libros de texto y se nos paró enfrente. Se sienta al lado cada vez que estás tecleando una frase o redactando un párrafo para un reportaje. Lucho contra ella todos los días. No existe autocensura, pero ese efecto está presente. 

Cada que escribes piensas: ¿el poder se va a sentir ofendido por esto? ¿Voy a ser insultada a nivel nacional por mi trabajo? ¿La maquinaria propagandística estatal se me va a venir encima? Y las respuestas -y posterior actitud- dependen siempre de cada periodista.

Antes  ya he afrontado juicios  y -con el  apoyo de Ecuavisa-, he demostrado la solvencia de lo investigado. Los periodistas ahora no sentimos temor. Creo que hay riesgo. En una escala del 1 al 10, conseguir información de muchas instituciones públicas -no todas- ahora tiene una dificultad de 12. Más si no vives en Quito. La respuesta que recibes a veces es: “Este tema no puede ser tratado por un vocero regional. Por favor, diríjase a nuestras oficinas en Quito”. No me quiero imaginar lo que será tratar de investigar algo si es que se aprobara  aquello de que habrá prisión para quien revele secretos o entregue información...


Saudia Levoyer

Editora suplemento de investigación Hoy

Las fuentes están más cerradas que en el pasado  

En mi equipo no he notado temor y tampoco hemos sido víctimas de presiones del poder. El mayor problema que afrontamos es el cierre de fuentes. Es muy difícil que nos concedan entrevistas.

El 90% del tiempo la respuesta es que las agendas de los funcionarios están copadas, que están de viaje, que tienen otros pedidos, etc. Pero aún  hay gente y funcionarios de otros niveles dispuestos a explicar los temas, a fin de hacer un trabajo más completo y eficiente.

Es difícil trabajar con fuentes cerradas. A la larga, eso solo ocasiona que la libertad de informar y de opinar disminuya, lo cual es grave para un Gobierno y un movimiento que impulsó una Constitución garantista de derechos y que dice que ellos terminaron con esas prácticas políticas.
 
No hay un efecto autocensura en la redacción, pero sí se ha hablado del tema. Hay conciencia de que eso podría ocurrir y el debate es cómo evitarlo y qué garantías reales se tendrá para continuar con este oficio.

La Ley de Transparencia es un instrumento que, en las formas, se cumple. No siempre es fácil hallar la información en todas las páginas web.  El periodismo, por principio, es investigativo.  Los periodistas están llamados a investigar, existan o no unidades especializadas.


Luis Vivanco/
Jefe Información de Diario La Hora

El temor a un juicio del Gobierno es constante

En el  diario no dividimos los temas entre los que pueden provocar problemas y los que no incomodarán al poder.   Buscamos la verdad.
Como periodista  sé que hoy en día, al tocar un tema delicado, hay que abrazar con fuerza los troncos de los árboles, porque se viene una furiosa tempestad provocada por el poder.
 
Las coberturas  son aventuras para enfrentar a funcionarios furiosos por una pregunta, que  para ellos está fuera de foco, advertencias...
Con los reporteros se trata este tema permanentemente, en cada caso, para saber cómo actuar cuando se tiene una papa caliente y  cómo reaccionar ante la respuesta del superpoderoso. Existe temor, pero estamos para vencerlo.  El  temor a un juicio    está presente. Es algo delicado,  trasciende lo profesional. Piensas en cómo pelearías con esa maquinaria, cómo mantendrías a tu familia, en qué celda pasarías...

En estos días, el tema de un juicio del oficialismo se lo aborda en una amena fiesta de periodistas y  también en la banca de una iglesia, con el corazón en la mano.

Los periódicos están hechos por seres humanos. Son 50, 60 páginas trabajadas por personas diariamente... No andamos por la vida pensando a quién hacemos daño...

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)