27 de July de 2012 00:01

Pedro de la Cruz, la carta socialista a la ‘Vice’

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

En su despacho en la Cancillería -con el cuadro del Primer Mandatario, cubriéndole la espalda, como a la mayoría de funcionarios del Régimen- Rafael Quintero recibe a este Diario. El tema: la división en el Partido Socialista Frente Amplio (PS-FA), que preside.

La cita es a las 09:15 y él comenta que hubiera querido ser entrevistado en la sede del PS-FA (en la Gran Colombia y Yaguachi, centro norte). Pero tiene una agenda programada en su oficina.

Según Quintero, de 67 años, tras la reinscripción de la tienda, su próxima meta es comenzar un debate en cada provincia para buscar candidatos que competirían en las próximas elecciones con el casillero de la 17, ya no de Alianza País. Aunque adelanta que buscarán que Pedro de la Cruz participe como compañero de fórmula de Correa.

A Quintero, ex concejal de Quito, le resulta ofensivo que se diga que el socialismo revive otra de sus etapas difíciles. Se trata del “colaboracionismo por cargos, como ocurrió en el Placismo de los cincuenta”. Esa comparación surge de Germán Rodas, historiador y socialista desde hace 30 años.

Él junto a Víctor Granda, ex diputado del PS-FA, enviaron una carta pública a la militancia. ¿Por qué? Rodas cree que se ha irrespetado el funcionamiento orgánico del partido.

“Quintero no ha contribuido a solucionar problemas internos; brindamos apoyo crítico al Gobierno y no incondicional”, precisa y propone que se convoque a una reunión de las fracciones en las que se ha dividido el partido.

La iniciativa le parece oportuna a Luis Andrango, titular de la Confederación de Organizaciones Indígenas y Negras (Fenocin), parte del PS-FA. Entre 1995 y el 2008 fue presidida por el posible binomio de Correa, De la Cruz. Para Andrango es necesario reunirse para analizar hacia dónde camina el partido, más allá de la coyuntura electoral. Él también cuestiona a Quintero.

“Necesitamos un presidente que nos represente como fuerza política. Que él sea un funcionario de Gobierno, le resta independencia y autonomía”.

Pero Quintero, ex militante del Frente Amplio de Izquierda (FADI), que en 1996 se unió con el Partido Socialista, responde a las críticas: “No somos un club de boy scouts ni un gremio corporativo, con pliegos de peticiones. Somos un partido que quiere que sus cuadros tomen decisiones . Ojalá el Presidente nos hubiera concedido siete u ocho ministerios”.

Así niega que el partido esté dividido. Su período -precisa- terminaría al cumplir dos años en la Presidencia, contados desde el 19 de enero del 2011, cuando el CNE reconoció a la directiva.

Andrango, quien el 14 de julio fue escogido por la Fenocin como candidato a la Presidencia del PS-FA, cree que tras la reinscripción, en máximo tres meses se debiera convocar a un congreso para elegir a otras dignidades. Con esta tesis coinciden Rodas y Gustavo Vallejo, de la corriente socialista que integra la Coordinadora por la Unidad de las Izquierdas. Esta tiene su propio candidato a la Presidencia: Manuel Salgado.

Vallejo dice que Quintero no cuenta con el apoyo de las bases. “Pretende pasar este momento electoral y así en octubre ratificar el apoyo al presidente Correa; es una trampa. Sabe que las condiciones no le serían favorables. Por eso hasta quiso expulsarme”.

El 4 de julio, la Confederación Ecuatoriana de Organizaciones Clasistas Unitarias de Trabajadores (Cedocut) respaldó a Vallejo. A través de una misiva criticó a la dirigencia porque “lejos de reconocer que existen diferentes tendencias en el partido y no enfrentarlas en un debate político, amedrenta a los militantes por discrepar con políticas gubernamentales de flexibilización laboral, criminalización de la protesta...”.

Fabián Solano, gerente general del Instituto de Crédito Educativo y Becas, respalda en cambio a Quintero. Recuerda que en el 2006, con Guadalupe Larriva (ministra de Defensa fallecida) decidieron brindarle el apoyo crítico al gobierno de Correa.

“O blanco o negro, o apoyamos o no al Gobierno”, dice De la Cruz, de 49 años, quien se siente “soldado de la revolución” y dispuesto a colocarse donde lo ubiquen...

Haga click aquí para ver la infografía

[[OBJECT]]

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)