Los rostros de los migrantes ecuatorianos que no lle…
Informe de Contraloría sobre contratos en España sig…
Testimonio: ‘He visto personas morir mientras …
César Díaz: ‘El próximo año comenzarán a funci…
15 beneficios se revisan en la ley para promover nue…
841 256 personas reciben el bono de USD 50; la lista…
Al menos tres muertos y 50 heridos en descarrilamien…
Hombre intentaba acabar con su vida en Portoviejo

Juan Carlos Solines: ‘Las nuevas centralidades pueden tener un impacto’

Abogado de la Universidad Católica  con posgrados en Harvard y George Washington University.Fue subsecretario de la Administración Pública  en el gobierno de Sixto Durán-Ballén. Presidente del Consejo Nacional de Telecomunicaciones (Conatel) entre 2005 y

Abogado de la Universidad Católica con posgrados en Harvard y George Washington University.Fue subsecretario de la Administración Pública en el gobierno de Sixto Durán-Ballén. Presidente del Consejo Nacional de Telecomunicaciones (Conatel) entre 2005 y

Juan Carlos Solines es abogado de la Universidad Católica con posgrados en Harvard y George Washington University.Fue subsecretario de la Administración Pública en el gobierno de Sixto Durán-Ballén. Presidente del Consejo Nacional de Telecomunicaciones (Conatel) entre 2005 y 2007. Candidato a vicepresidente con Guillermo Lasso en la elección del 2013. Foto: Roberto Peñafiel / EL COMERCIO

Juan Carlos Solines elige el Centro Histórico de Quito para hablar con EL COMERCIO sobre su propuesta, durante un recorrido en automóvil. De pronto se le vienen recuerdos de la niñez. Allí vivió hasta los 12 años, en la casa de sus abuelos en la Benalcázar y Olmedo.

¿Por qué quiere ser alcalde de Quito?

En primer lugar, porque amo a mi ciudad. Yo nací, crecí aquí en el Centro Histórico y luego me fui a vivir en El Labrador. Y entonces aprendí a amar a mi ciudad desde pequeño. Desde niño organizaba los clubes, después en el colegio el consejo estudiantil y en la universidad también fui dirigente. Luego tuve experiencia relevante en el sector público, porque trabajé con Sixto Durán-Ballén.

¿A qué edad?

Tenía 24 años. Era asesor de la Subsecretaría de la Administración Pública. Resulta que por el tipo de información que manejaba, que era de gobiernos locales, el presidente Durán-Ballén, que era arquitecto y planificador, se interesaba por ese tipo de cosas y entonces iba frecuentemente a mi cubículo. Y luego fui su asistente personal.

Vivió la política real…

Desde el epicentro. Entonces, para mí, que tenía todas esas inclinaciones desde muy niño, fue como llegar a un PhD. Por ejemplo, en el conflicto del Cenepa hubo dos reuniones de todos los expresidentes y vicepresidentes. Históricas, porque allí se juntaron el agua y el aceite: León Febres Cordero con Osvaldo Hurtado y Rodrigo Borja… y el presidente Durán-Ballén dispuso que todos salieran del salón y me pidió que solo yo me quedara junto con todos los presidentes. Hace un par de semanas encontré el cuaderno de notas de las dos reuniones, entonces quiero ver si me doy un tiempo para publicarlo.

Pero esa es la alta política, ¿cómo hacer eso en la política de la vida real, para regresar los ojos a la ciudad?

La política tiene esas dos vertientes: la de las negociaciones, de las leyes, que es la que he vivido, y también la política de cercanía que es la que debe resolver los problemas de la gente, del barrio, de la calle, de los servicios públicos, de la regularización de los barrios. El político de vocación lo que tiene es vocación de servicio. Para hacer eso tiene que saber de la otra política, porque cuando tienes problemas como el de la movilidad, que es de cercanía para la gente, tienes que dialogar y resolver con gremios en un contexto de equidad. Los cargos como la Alcaldía de Quito requieren de una experiencia en administración pública. Decir yo soy exitoso en mis negocios, o un técnico de fútbol exitoso no significa para nada que esa persona vaya a administrar bien a la ciudad más importante del país.

¿Que va a hacer con el tráfico vehicular?

Hay temas con soluciones de corto, mediano y largo plazos que ocurren en todas las metrópolis. En movilidad, el tema es tratar de que la gente se mueva menos y eso se logra con desarrollo territorial. Es decir, tenemos que generar nuevas centralidades donde la densidad poblacional te invite a que lo hagas.

Eso está en el Plan 2030. ¿Pero cómo lograrlo?

El tema de las nuevas centralidades puede tener un impacto en el modelo de gestión por alcaldías menores. Hay zonas que, por su densidad poblacional, requieren su propio representante, alcaldes menores que trabajen con el alcalde mayor en un Consejo Superior y que reemplacen a esta farsa que se han convertido las administraciones zonales, que son botines políticos en los que se negocia por votos en el Concejo.

¿Cómo eliminar eso, si esa es la forma estándar de hacer política?

Quito no era así.

¿Pero cómo eliminarlo?

Con liderazgo, con un modelo institucional, en donde las únicas facultades de los concejales sean legislar y fiscalizar, que no tengan que manejar secretarías ni administraciones zonales, a tal punto que hoy tenemos concejales con grillete. Las alcaldías menores se encargarán de liderar un desarrollo territorial, trabajando con la ciudadanía y el sector privado.

Pero las alianzas público-privadas han sido una promesa que no se cumple porque los empresarios locales no se interesan…

Menciono el liderazgo como primer punto. Cuando llegué al Conatel dije ¿por qué el Internet es tan caro en el Ecuador? Llamé a los proveedores y me argumentaron que no teníamos cables submarinos, y logré la meta, aunque ahora tenemos el escándalo de Topic, pero ese es otro tema. Una vez que solucioné el problema del Internet caro, vimos que este no sirve de nada si no tenemos contenidos propios y con gremios, el sector privado y la sociedad civil construimos el primer Libro Blanco de la Sociedad de la Información con elementos de consenso, en un proceso de nueve meses. Lamentablemente, en el correísmo el documento se guardó.

¿Qué hará con la inseguridad en las calles?

No hay una solución mágica. Al recorrer barrios uno se da cuenta de que la inseguridad tiene matices, hay zonas donde el azote es el microtráfico, pero en otros son el robo o los asesinatos. Tiene que haber un liderazgo para enfrentar el tema, que el Alcalde de Quito siente en la mesa de trabajo al Ministro del Interior y al Comandante de la Policía para ver qué podemos hacer cada uno y saber ¿por qué faltan UPCs? o ¿por qué se concentra el mayor número de femicidios en Quitumbe?

En el tema de seguridad, los agentes de tránsito en Quito son asistentes de los semáforos, cuando deberían estar asignados a un parque o una plaza. Esas son cosas que la Alcaldía puede hacer, y no lavarse las manos, y decir que la seguridad interna es un tema que por constitución le corresponde al Gobierno.

Suplementos digitales