La construcción se reactiva con incentivos y exonera…
Sobre dos ruedas recorren Quito en la noche
3 158 nuevas becas para la Universidad están en riesgo
Nexos con paraísos fiscales persiguen a tres gobernantes
La informalidad persigue al 70% de jóvenes del Ecuador
Maduro habló con un caballo sobre el legado de Hugo Chávez
Concejo de Quito aprobó el plan de seguridad ciudadana
Caso Isspol: Justicia de EE.UU. pide confiscar biene…

Juan Carlos Holguín: ‘Es triste que debatamos cómo recoger la basura’

Entrevista // Juan Carlos Holguín  Candidato por Creo-Lista 21

Entrevista // Juan Carlos Holguín  Candidato por Creo-Lista 21

Entrevista // Juan Carlos Holguín. Candidato por Creo-Lista 21. Foto: EL COMERCIO

Juan Carlos Holguín fue ampliamente reconocido por haber sido el joven empresario que logró representar a Antonio Valencia, excapitán del Manchester United. Dice que en diferentes etapas de su vida que le han recalcado que es ‘muy joven’. Ahora tiene 35 años y ha decidido lanzarse como candidato a la Alcaldía de Quito.

Para ser Alcalde hay que ser político…

El otro día, un chico me decía: ‘Señor, para qué se mete, todos los políticos son iguales’. Y le dije, ‘hagamos una cosa, ¿por qué no entras tú?, yo te ayudo. Me contestó: ‘No, a la política nunca’. Pero ese es el problema, que nadie se quiere meter, y los que se meten luego son criticados; pero hay que ocupar esa silla vacía.

¿Cómo así en la política? Las personas lo asocian más con el fútbol.

He estado en la industria del deporte desde siempre. Empecé a los 14 años vendiendo implementos de fútbol. Cuando cumplí 18 años, Ecuador se clasificó a su primer Mundial, el 7 de noviembre del 2001; fue en el partido contra Uruguay. Compré un dominio con USD 14 que me prestó mi padre, que se llama futbolecuador.com. Cuando tenía 23 años había fundado 10 empresas, pero ahí vino Correa y me di cuenta de que las decisiones más importantes se las toma desde la política.

Se lo ve muy joven y eso en política a veces es bueno, pero también es malo…

La historia de mi vida es que me digan ‘usted es muy jovencito’. Cuando pides un trabajo a los 14 años te dicen ‘es muy guagüito’. Cuando vas a abrir tu primera empresa te preguntan lo mismo, o cuando vas a abrir una cuenta de banco… y esa historia se repite penosamente en la política, porque hemos tenido malas referencias de políticos jóvenes. Creo que el alcalde Mauricio Rodas no es un mal alcalde por ser joven, sino que no tuvo las aptitudes. Hoy, las decisiones más importantes del mundo están tomadas por personas de mi edad. Ser joven es una etapa en la vida.


Que dura poco…

Es lo que pasa con el general Moncayo. Va a llegar con casi 80 años a la Alcaldía, si es que gana; y eso no es una debilidad ni una virtud. Los años y las canas sí dan sabiduría, pero creo que esta ciudad ahora necesita alguien que entienda lo que está pasando en un mundo digital, en la ‘Cuarta Revolución’, que nos permite aprovechar las herramientas de la innovación.

El que sea emprendedor, ¿qué garantías puede darle a la gente de que solucionará sus problemas de agua potable, de alcantarillado, de que su barrio está sin regularizar…?

La informalidad de esta ciudad es parte de una cultura de ilegalidad, que ha sido propiciada desde el mismo Municipio, cuando hay una excesiva tramitología y burocracia. También hay gente estafada en la compra de tierras en las zonas periféricas de la ciudad, a quienes nunca les entregaron las escrituras de esas propiedades. Creo que una visión eficiente es decir esto se acabó. Con la política puedes cambiar las cosas, porque con una firma puedes lograr que se regule un barrio y solucionar problemas de manera inmediata.

¿Qué sería lo primero que haría como Alcalde?

Para soñar en grande hay que corregir primero lo que está mal. Es triste que estemos debatiendo en este momento cómo nos recogen la basura o cómo nos bachean las calles. Creo que estos desafíos nos permiten soñar en grande.

¿Cómo?

Cuando veo el problema de la basura veo el desafío de generar empleo con microempresas que, con USD 1 500 de apoyo municipal no reembolsable, permitan tener una ciudad que recicle. Quito solo recicla el 2% de la basura posible en los hogares. Si nosotros logramos que en los barrios esos jóvenes desempleados generen su microempresa, empiecen ayudando en este primer eslabón del sistema de manejo de residuos de la ciudad, creo empleo, soluciono un primer problema de la basura y, por lo tanto, un problema de salud pública también muy grande; y al mismo tiempo empiezo a generar ingresos para esas familias. Igual con el bacheo. Nosotros tenemos solo una planta de asfalto de la Epmmop que opera de 09:00 a 16:00, en horario público, cuando una planta de asfalto debería estar funcionando 24 horas; porque solo prender el motor toma tres horas. Por eso tenemos un sistema que colapsa y no se bachean las vías. Vamos a quitarle el monopolio a la empresa de aseo. Lo haremos para generar emprendimientos que permitan a los ciudadanos empezar a trabajar en el mantenimiento de vías y de aceras.

El Alcalde ha dicho que existe la posibilidad de que el Metro pueda ampliarse hacia el norte.

Creo que el actual Alcalde de Quito tuvo la oportunidad histórica de replantear justamente esa ruta para que opere el sistema del Metro, que estuvo mal elaborada. Siempre me acuerdo de que el proyecto del Metro no surgió de la discusión de los ciudadanos, surgió del Decreto Ejecutivo 750 de Carondelet, del expresidente Correa, así como generó proyectos como Yachay o la Refinería del Pacífico, nos puso un Metro, que tiene un cálculo de 400 000 viajes diarios que hoy todos dudamos que se puedan cumplir; por eso habría que cambiar esa ruta y volver a estudiarla y este Alcalde no lo hizo.

¿Estaría dispuesto a esto?

El primer reto que tenemos es que este Metro funcione como está diseñado ahora. Actualmente, no hay más capacidad de endeudamiento. Yo no soy partidario de entrar demagógicamente a la propuesta de la ampliación del Metro, porque el reto de la autoridad es que funcione. Nos dejan una obra casi lista bajo la superficie supuestamente, pero arriba no se hizo nada, ni siquiera se renegocian los contratos del transporte privado.

Suplementos digitales