1 100 puestos de vacunación contra covid-19 habilita…
‘Termine de bañarse’: jueza regaña a abo…
Lluvias se prevén para las tardes del feriado quiteño
Guarderas dice que, si continúan desmanes, analizará…
Feria de emprendimientos se desarrolla en el parque …
Municipio de Quito ofrece disculpas por bus con gotera
Operativos de control se intensifican en la Shyris y…
Impresionantes imágenes por erupción de volcán Semer…

Insulza ratifica su posición sobre Ecuador, en medio de críticas

La reunión con Correa. José Miguel Insulza visitó al Presidente, un día después de la sublevación.

La reunión con Correa. José Miguel Insulza visitó al Presidente, un día después de la sublevación.

El secretario general de la OEA, José Miguel Insulza, nuevamente fue un aliado de la versión del gobierno de Rafael Correa de que hubo un intento de golpe de Estado, el 30 de septiembre.

Ayer, en un debate en la sede del Diálogo Interamericano en Washington, a la que también asistió el embajador de Ecuador, Luis Gallegos, Insulza hizo balance de la situación en Ecuador, tras el 30 de septiembre y ratificó que hubo un intento de derrocar al presidente Rafael Correa.Esta posición ha sido cuestionada en Ecuador y en Estados Unidos. El miércoles pasado, el diario The Washington Post cuestionó a Insulza por avalar la hipótesis del golpe de Estado. Además, según el editorial, la OEA tiene una posición ambigua y preferencial con los gobiernos de izquierda del continente.

Específicamente, el periódico señala que la OEA ha tenido una posición dura con Honduras y su presidente Porfirio Lobo. Este gobernante aún no ha sido reconocido, aunque fue elegido democráticamente y con esa designación se pretendió traer de nuevo la calma al país, luego del derrocamiento de Manuel Zelaya.

La posición, según The Washington Post, es diferente cuando se trata de la denuncia de abusos en contra del presidente de Nicaragua, Daniel Ortega. Su Régimen es acusado de obligar a los miembros del organismo de elecciones para aprobar su reelección, aunque esa posibilidad se encuentra prohibida por las leyes locales.

Mientras que en el caso ecuatoriano, sostuvo el matutino, Insulza avaló rápidamente la versión del golpe.

Francisco Proaño, quien fue representante de Ecuador ante la OEA, coincidió con ese criterio. Cree que Insulza “se apresuró” a declarar que fue un golpe de Estado, “sin haber tenido las pruebas suficientes. La OEA no puede desmentir la versión del Gobierno, pero primero debió haber pedido que se realice una investigación”.

Una posición similar la tiene el politólogo ecuatoriano Héctor Céspedes. Para él, la OEA parece que está “secuestrada” por los compromisos políticos que llevaron a una rápida e inmerecida postulación de Insulza, para una reelección como principal funcionario del organismo continental.

En su encuentro en la capital de EE.UU., el Secretario de la OEA habló ayer sobre los casos de Ecuador y de Honduras, uno de los puntos que hizo referencia el editorial el The Washington Post. “Desde el momento en que recibimos la noticia de que había una insurrección y tuvimos constancia de los hechos, nos dimos cuenta de que estábamos ante una violación grave de las reglas democráticas”, dijo el Secretario.

Para él, hubo una insubordinación que pretendió derrocar a Correa. “No sé cómo llaman ustedes a eso, pero yo ciertamente no lo llamo una ‘polvareda’ entre el Presidente y un grupo de policías (…). Para mí fue una tentativa de golpe de Estado; lo he visto en mi país (Chile) y en otras partes de América Latina. Estamos tratando de acabar con eso”.

Además, aclaró que esta vez la OEA tuvo una reacción más rápida que cuando se produjo el golpe en Honduras, en el 2009.

“La OEA solo ha cometido un fallo en su misión, y ese fallo fue Honduras. En ese caso no conseguimos nuestro objetivo porque actuamos tarde, y eso no ha ocurrido con Ecuador”, recalcó.

Suplementos digitales