Estudiante pide a profesor reprogramar examen por pa…
CorteIDH condena a Ecuador por ejecución extrajudici…
¿El Metro de Quito operará en diciembre?
La Fiscalía investiga la muerte violenta del Directo…
FUT anuncia movilización, exige crear política gener…
Salarios sectoriales en Ecuador incrementarán 5,8% en 2023
Investigan secuestro de ciudadano chileno en Ecuador
En Valencia incautan 5,6 toneladas de cocaína, el ma…

Solo dos fuerzas regionales, en firme

Para el Consejo Nacional Electoral (CNE) es un logro haber ratificado la vida jurídica de dos organizaciones políticas provinciales. Mientras el proceso de revisión de las rúbricas de las fuerzas políticas nacionales continúa sin fecha de arranque.

Luego de tres días, el organismo electoral ratificó que los movimientos Acción Regional de Equidad (ARE) de la provincia de Loja y el Movimiento Autonómico Regional (MAR), de El Oro fueron aprobadas.

En el primer caso la organización presentó 7 136 firmas, de las cuales 5 480 (71%) fueron aceptadas. En el caso de la segunda fuerza política presentó 28 448 firmas y de ellas 22 996 fueron correctas.

¿Un avance en el proceso de revisión? Al organismo electoral le resta procesar las firmas de 72 organizaciones políticas más. En el caso de ARE estaba previsto que la revisión dure una hora pero se lo hizo en 15.

Por eso los vocales electorales retaron a la empresa Controles a que agilice el proceso pues la revisión era lenta. La empresa dijo que el problema se daba por un mal cálculo al momento de digitalizar las afiliaciones de los partidos políticos. Así, la empresa se comprometió a corregir ese error en el menor tiempo posible.

Ayer se digitalizaron las firmas del MPD y del PRE. En este escenario se refleja una contracción. Pues entre la semana del lunes y viernes pasados, cuando el proceso estuvo estancado, el presidente del CNE, Domingo Paredes, aseguró que en esos cinco días los 1 500 operarios se habían dedicado a digitalizar las firmas de las organizaciones políticas.

Una vez superada esta fase el CNE deberá entregar la huella digital a los delegados informáticos de las organizaciones políticas para evitar manipulación en el proceso.