Individuos explotaron cajero automático en Sangolquí
Cámaras de Comercio piden subir productividad para e…
55 profesionales se capacitaron en vigilancia epidem…
Guayaquil aumenta puntos de vacunación contra el covid-19
Contraloría archiva caso Pandora Papers
Ciudad de México, cerca de aprobar prohibición de co…
Ulloa cree que hay procesos irregulares en el Cpccs
Refugiados rohinyás demandan a Facebook por USD 150 …

Lenín Moreno: No hay espacio para divergencias; hay que priorizar interés común por la vida

Entrevista a Lenín Moreno, presidente del Ecuador. Foto: Archivo/ EL COMERCIO.

Entrevista a Lenín Moreno, presidente del Ecuador. Foto: Archivo/ EL COMERCIO.

Entrevista a Lenín Moreno, presidente del Ecuador. Foto: Archivo/ EL COMERCIO.

El Ministro de Finanzas dijo que con el financiamiento de los multilaterales, y la deuda con China, podrían llegar USD 2 000 millones en las próximas semanas. Usted dijo que también llegarán USD 2 500 millones más. ¿De dónde vendría ese dinero?

Los USD 2 000 millones, del Fondo Monetario (500), Banco Mundial (376), BID (25), CAF (51) y del Banco de Desarrollo de China (1 000). Los USD 2 500 se gestionan de los mismos multilaterales y de bancos comerciales. Me explico: luego del anuncio del Ministro, en pocos días el FMI nos ha confirmado que se duplicará el valor del instrumento de financiamiento rápido, pasando de USD 500 a 1 000 millones; el BID ha comprometido 250 adicionales y el Banco Mundial, 150 millones más. Solo allí hay 900 millones por encima de lo inicialmente anunciado. En el mediano plazo, tenemos líneas que se están trabajando con inversionistas que confían en el país a pesar de la complejidad. El detalle se irá anunciando una vez que se cierren esas líneas.

En estos días estaba previsto el pago de USD 540 millones, entre amortización e intereses de deuda comercial (bonos 2020). Se decidió postergar el pago de unos 200 millones de intereses, para liberar fondos y reorientarlos a la emergencia sanitaria. A su vez, se pagó el capital de los bonos (USD 325 millones), para mantener la puerta abierta a más recursos. Esta coyuntura nos obliga a priorizar el gasto, así como a buscar alternativas con una adecuada administración de pasivos, que los escasos recursos que se cuentan en la Caja se utilicen de la mejor manera.

El sector salud es nuestra prioridad. Por ejemplo, esta semana hemos pagado más de 95 millones a proveedores del sector salud que entregan insumos y dispositivos, seguridad y vigilancia, limpieza de hospitales, alimentación hospitalaria, etc. También adelantamos el pago de la remuneración a los servidores públicos del sector de la salud por USD 76 millones.

¿Qué tramos de la deuda se van a renegociar o se sentarán a discutir con los acreedores?

Se iniciarán conversaciones con los acreedores financieros para plantear varias opciones, incluyendo el posible acuerdo consensuado de los pasivos pendientes en el corto plazo. El objetivo es aliviar la presión financiera sobre las cuentas del Estado, manteniendo siempre el acceso a fuentes de financiamiento para oxigenar la economía en estos momentos delicados. No es fácil el momento para ningún país; es clave mantener el acceso a fuentes financieras y priorizar el uso de recursos para salud, alimentación, producción.

Uno de los escenarios más complejos es el sostenimiento de la dolarización y el fortalecimiento de la agenda de comercio exterior. ¿Qué prioridad tiene ahora en la gestión del Ejecutivo, la suscripción de acuerdos comerciales, sobre todo con EE.UU. y la Alianza del Pacífico? Además, la situación también obliga a impulsar la atracción de inversiones extranjeras, lo cual demanda acelerar los acuerdos bilaterales.

Antes de que se presente en el país la pandemia del coronavirus -recordemos- trabajábamos ya para colocar a nuestra economía en los circuitos del intercambio comercial y de inversiones que faciliten la llegada de más capital productivo y se fortalezca el comercio exterior. Hay algunas personas que dicen que el mundo va a cambiar. Se equivocan, el mundo ya cambió, y radicalmente. Esta crisis humanitaria es de tal nivel de disrupción que debemos reinventarnos todos, en nuestra forma de actuar, de producir y en nuestra forma de pensar. Debemos liberar nuestra fuente de creatividad para ayudar a los más pobres, para darles una oportunidad, para integrarlos a la actividad productiva. Debemos aceptar muchas ideas con las que posiblemente no comulgábamos y desechar otras en las que creíamos.

Es por eso que la agenda comercial debe continuar a favor de nuestras exportaciones y empleo, pero, sobre todo, deberemos enfocarnos en que el consumo de lo nuestro tenga prioridad. Hago un llamado a todos a consumir lo que se produce en nuestro país con manos ecuatorianas. Debemos enfocarnos en los emprendedores que viven del día a día.

Parte del futuro es que el mundo, hoy más que nunca, necesita abastecerse de alimentos, así que no podemos perder de vista esa oportunidad que, en términos económicos, es sumamente necesaria. Algo muy importante: la mayoría de exportaciones de Ecuador son agroindustria, alimentos (frescos y procesados) y la agenda comercial con Alianza del Pacífico y Estados Unidos apunta en esa dirección. Estos dos mercados representan casi el 40% de nuestras exportaciones no petroleras.

En cuanto a la inversión, hay un entorno económico mundial de mucha incertidumbre ahora, pero vamos a ser lo suficientemente hábiles para empujar en aquellos sectores en los que, una vez superada la emergencia, la inversión vuelva a repuntar. El sector de alimentos, el sector energético, el teletrabajo, la telemedicina, el comercio electrónico. Las plataformas de entrega de comida se expandirán a plataformas de intercambio de productos no solo entre empresa y consumidor sino también entre empresas.

En el corto plazo, debemos empezar a oxigenar la economía. Tenemos que hacerlo con la suficiente prudencia para evitar que la crisis sanitaria se profundice pero con la inteligencia debida para evitar efectos colaterales duros en la pobreza. Por ello, hemos aliviado los pagos de impuestos, créditos, luz, agua, etc. En esos casos, debemos evitar que un problema de iliquidez se transforme en un problema de insolvencia.

En períodos de tragedia, como el terremoto o ahora el covid-19, hay una especie de tregua política. ¿Cómo aprovechar esa coyuntura para unir al país? Algunos dirigentes políticos creen que es momento de un acuerdo nacional y ceder posiciones políticas. ¿En qué está usted dispuesto a ceder, para alcanzar ese acuerdo nacional?

El momento actual es de unidad y solidaridad, no hay espacio para divergencias políticas. Enfrentamos algo jamás conocido; estamos ante un enemigo invisible que amenaza la vida de nuestros compatriotas y que no da opción de escapatoria porque lo mismo sucede en el mundo entero. Todos nos quedamos en esta tierra, nadie puede salir y es la obligación y responsabilidad de todos aportar en la solución. O salimos juntos o nos lamentaremos el resto de nuestras vidas.

No se trata de borrar de un plumazo las ideologías y las ideas; se trata de priorizar el interés común ante una amenaza a la vida de nuestro pueblo. ¡La vida de nuestro pueblo está amenazada!

He dado muestras suficientes de que soy hombre de diálogo, soy una persona de mano extendida y de saludo fraterno. Juntaremos esfuerzos y talentos para sacar al país adelante. Valoro los llamados de unidad y de solidaridad que ponen al país como su prioridad, nos encontraremos en ese interés. Recojo y saco lo mejor de todas las propuestas que he escuchado. En pocos días me dirigiré al país.

La Presidenta del Consejo Nacional Electoral plantea postergar las elecciones del 2021 por la pandemia que ha alterado los cronogramas, lo que llevaría a que se mueva la fecha de entrega de su mandato. ¿Está preparado y dispuesto a esa eventualidad?

Las elecciones son parte del ejercicio democrático del Ecuador. Eso no se discute. Sin embargo, hasta hace apenas un mes, el país era muy distinto del que tenemos hoy. Un cambio tan duro y extraordinario en apenas cuatro semanas nos coloca a todos -gobernantes y gobernados- ante un escenario en donde pocas cosas parecen estar escritas sobre piedra. Sin embargo, el CNE podría analizar otras opciones para respetar la fecha prevista: modificar plazos por ejemplo. También tendrán que dictarse disposiciones claras para evitar aglomeraciones y multitudes en campaña o en las votaciones, el virus todavía seguirá aquí por meses, tendremos que cambiar muchos hábitos.

¿Las cifras que se presentan en los informes oficiales incluyen los infectados y fallecidos que no han sido atendidos en el sistema de salud pública? ¿Hay un procedimiento establecido para recabar esa información?

Las cifras oficiales también incluyen infectados que no han sido atendidos en el Sistema de Salud Pública. La Red Complementaria se articula al sistema de notificación. Inclusive, los laboratorios privados que realizan pruebas reportan al sistema de vigilancia, mediante el sistema informático y según los lineamientos establecidos en el sistema de vigilancia epidemiológica.

La cremación es complicada en el país, hay ciudades que no tienen crematorio y pueblos que no tienen ni morgue. ¿Se ha evaluado la situación y planteado soluciones a este problema?

El Ministerio de Salud Pública levantó protocolos de cadáveres, a nivel hospitalario y extra hospitalario, para atender la emergencia sanitaria. Efectivamente, el protocolo contempla esta situación. Hasta el momento se han capacitados integrantes de medicina legal, Policía y miembros dependientes del sistema de salud para el manejo de cadáveres, tienen además todos los insumos necesarios para cumplir con la labor. Con los protocolos que se han emitido, los distintos responsables tienen determinado cómo actuar. Las funerarias y seguros deben hacer lo que les corresponde, respecto a las muertes naturales.

Suplementos digitales