Grecia multará cada mes a mayores de 60 años que no …
CDC modifican la guía para aplicar tercera dosis por…
Niño de tres años, el primer fallecido por terremoto en Perú
Conducción imprudente, la mayor queja de pasajeros
Las huellas de la trata son difíciles de borrar
La demanda de autos supera la oferta
Independiente y Emelec son finalistas y más goleadores
Esta es la agenda de Fiestas de Quito para el 30 de …

Elcomercio.com no tuvo ningún tipo de censura

La insubordinación policial y la posterior crisis política que se desató el jueves originó una afluencia de lectores digitales tan grande que los recursos tecnológicos de la página web de EL COMERCIO no pudieron tolerar.Esto ocasionó que durante gran parte del jueves, esta página no estuviera disponible al público. La cantidad de visitantes se duplicó y las herramientas tecnológicas no estuvieron listas para lo que ocurrió. Esta ausencia de la página web de EL COMERCIO ocasionó que mucha gente especulara sobre un posible sabotaje o sobre un posible acto de censura previa, pero aquello no ocurrió.Ante la emergencia, el Diario decidió abrir otros canales y echó mano de las cuentas que mantiene en Facebook y Twitter. Además, estuvo abierta su versión móvil que recibió el número récord de 30 000 visitantes únicos.Iguales problemas tecnológicos sufrieron otras versiones digitales de medios del país, lo que sumado a la decisión del Gobierno de encadenar a los canales independientes a la versión de los canales oficiales, ocasionó un hueco informativo que fue sentido por un número importante de cibernautas.Sin duda, esta carencia de información hizo que medios no tradicionales tuvieran tanto protagonismo. Fue en Twitter, por ejemplo, donde Susana Morán, periodista de EL COMERCIO, tuvo un papel muy especial. Morán, quien estuvo en el Hospital de la Policía, transmitiendo sus vivencias minuto a minuto en las 140 palabras que admite esa plataforma, llegó a tener más de 7 000 seguidores, muchos de los cuales trataban de comunicarse con ella preocupados por su seguridad.

Suplementos digitales