26 de August de 2012 00:02

La campaña sobrevuela en el aeropuerto

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

El cuarto retraso en la apertura del aeropuerto de Quito ha puesto en el centro del debate su pertinencia electoral para el oficialismo, a puertas de la campaña del 2013.

En la capital, para nadie era un secreto que si la nueva terminal entraba en funcionamiento en octubre, se agudizaría uno de los problemas más sensibles de la ciudad: la movilidad. Por eso, el que aún no estén concluidas las vías de acceso al aeropuerto hacía presagiar trancones y molestias en las rutas que unen Quito con Cumbayá y Tumbaco, donde hay más de 81 000 habitantes.

De ahí que en el mundo político capitalino se sospeche que Municipio y Carondelet coordinaron la postergación de la apertura.

[[OBJECT]]El sustento de esta hipótesis es la conexión política entre Rafael Correa y el alcalde Augusto Barrera, así como los posibles costos electorales por las molestias.

“Hay la sospecha por las fechas de las elecciones y la apertura del nuevo aeropuerto; es una coincidencia muy curiosa”, reflexiona el ex alcalde Roque Sevilla.

Sus palabras se refieren a que la apertura de la terminal quedó para el 20 de febrero. Es decir, tres días después de elecciones, en las que está casi confirmada la participación del presidente Correa.

De este modo se evita que las incomodidades de movilidad se sientan en plena campaña.

Una opinión similar tiene el ex alcalde Andrés Vallejo, quien en el 2004 mentalizó la alianza Izquierda Democrática-Pachakutik, que permitió a Barrera ingresar al Concejo en calidad de edil.

“Desde hace mes y medio venía circulando el rumor de que el Gobierno le había pedido al Alcalde que difiriera (la apertura) para después de las elecciones”.

Desde su óptica, la resolución de Barrera, implícitamente, posterga la discusión ciudadana de por qué no están listas las vías que unen a Quito con Tababela.

Ese debate -en campaña- puede resultar incómodo para Correa, quien históricamente ha tenido buenas votaciones en Quito, aunque con tendencia a la baja.

Así lo sostiene el concejal Fabricio Villamar (Concertación), quien subraya que la falta de rutas al aeropuerto no es solo responsabilidad del Municipio, sino también del Gobierno. “La ruta Collas-Tababela es responsabilidad del Presidente”. El concejal recuerda que el 1 mayo del 2011 el Ejecutivo anunció el inicio de las obras, pero no se concretó. “La construcción comenzó en realidad ocho meses después”.

Sin embargo, en Quito hay voces que van más allá de la sospecha. “Esta fue una orden del Presidente, porque iba a generar un caos en la ciudad y un descontento tremendo”, dice el ex concejal Antonio Ricaurte.

Según Ricaurte, en el oficialismo estaba claro que sin las nuevas vías colapsaría la ruta que une Quito con Cumbayá: de 40 000 vehículos se pasaría a 70 000.

Esta aseveración es rechazada por la administración de Barrera, que niega que el retraso en la inauguración tenga una consideración electoral (ver recuadro).

Pese a la explicación del Cabildo, Sevilla y Vallejo no tienen dudas de que las molestias podían ser endosadas al Presidente, coideario del Alcalde.

“Sin duda esto iba incidir en los gobernantes. No nos olvidemos que el Gobierno lleva cinco años y el Alcalde tres. Hay una responsabilidad”, concluye Sevilla.

Cabildo niega cálculo electoral

La administración del alcalde Augusto Barrera descarta que el retraso en la apertura del aeropuerto esté atada con la campaña electoral, con el objetivo de beneficiar al oficialista Alianza País.

Al contrario, reitera que el aplazamiento se dio para atender el pedido de operadores turísticos, representantes de las aerolíneas y sectores productivos, que son quienes usan mayoritariamente  los servicios aeroportuarios.

Según el Alcalde, los empresarios advirtieron que si se empezaban las operaciones en octubre, podrían  registrarse “problemas de servicio” en temporada alta.

Según datos del Municipio, entre noviembre y enero se registra el 40% de actividades aeronáuticas, relacionadas con fiestas de fin de año y exportación de flores.

Por eso -dice el Alcalde- se resolvió que en febrero empiecen formalmente las actividades.

Para esa fecha  está previsto que haya concluido la repotenciación de la vía Interoceánica, que une a Quito con Tababela.  Y que  se haya avanzado en los trabajos de la ruta E35,  para el transporte de carga.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)