4 de January de 2012 00:02

Las bases cantonales de A. País están divididas en La Concordia

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Al frente de la marcha, con una antorcha encendida en la mano, estaba Fernando Andino.

El catedrático universitario es afín al movimiento Alianza País (AP) -y al presidente Rafael Correa- pero se opone a la consulta popular que impulsa el Gobierno en La Concordia.

Él encarna la pugna política que se vive en ese cantón.

Por su influencia Andino fue elegido como presidente del Comité Cívico de Defensa, que fue alentado por los cuadros del Movimiento Popular Democrático (MPD) para rechazar la consulta.

Él es además coordinador de la Universidad Luis Vargas Torres, sede La Concordia. “He apoyado este proceso (revolución ciudadana) desde un principio”, dice el docente, que ha organizado varias marchas. “Incluso me pidieron que sea candidato en el cantón, pero no quise”.

En su despacho tiene un cuadro del presidente Rafael Correa colgado en la pared. Lo mira con un dejo de decepción antes de afirmar que en La Concordia, Alianza País está fragmentada.

Por un lado está el alcalde Walter Ocampo, que defiende la pertenencia de La Concordia a Santo Domingo. Por otro están ex figuras políticas del oficialismo como Marlene Campos, que demandó la inconstitucionalidad de la consulta. Ella fue jefa política, representante del Ejecutivo en el cantón. Terció en las primarias de País para la Alcaldía con el actual Burgomaestre y fue ahí donde experimentó su primer desencanto con la revolución ciudadana.

“La dirigencia del partido en Esmeraldas me dijo que fui seleccionada como candidata oficial. Pero cuando me fui a inscribir en esa provincia, aseguraron que ya lo había hecho Walter Ocampo”.

El anuncio de la consulta popular sepultó el lazo que tenía con A. País y formalizó su desafiliación. Lo anunció en la asamblea que las autoridades de Esmeraldas organizaron en esa ciudad el pasado 7 de diciembre, para rechazar el pedido de consulta.

Ahí se la vio junto al asambleísta Línder Altafuya; el alcalde Ernesto Estupiñán y el prefecto (e) Rafael Erazo. Todos del MPD.

Esmeraldas ha sido desde hace 12 años bastión de ese partido. Se posicionó con la llegada de Estupiñán a la Alcaldía, en el 2000. Ha sido reelecto por tres períodos y es el líder más visible de Esmeraldas. Alianza País no ha podido hasta ahora tener cuadros propios en puestos claves de la provincia y por ello La Concordia es fundamental.

Andino explica que el Gobierno quiere romper con el control del MPD para abonar el camino de los candidatos que ellos apoyarán en las siguientes elecciones. “Pero no lo han logrado hasta ahora”, dice el catedrático. “Entre los mismos de País se pelean y logran llegar a un acuerdo”.

El Concejo Municipal tiene dos fracciones de País que se reúnen por separado (ver recuadro). Por eso el Gobierno ha tenido que echar mano de los dirigentes de Santo Domingo.

Desde ahí se está coordinando la campaña para la consulta popular, con dos figuras que no eran conocidas hasta las últimas elecciones y que mantienen bajo perfil. El prefecto Geovanny Benítez y la asambleísta Mary Verduga. También está, aunque con menor presencia, la alcaldesa; Verónica Zurita, que antes militó en la Izquierda Democrática.

El 6 de diciembre se conformó el Frente Ciudadano por La Concordia en Santo Domingo y sus integrantes se declararon en sesión permanente. Participan representantes de las juntas parroquiales, Prefectura, entre otras asociaciones que simpatizan con País. En Esmeraldas también hay un frente de fuerzas sociales.

Además, en diciembre pasado apareció un nuevo actor en la pugna de La Concordia. El grupo autodenominado Movimiento Insurgente Esmeraldas que hasta ahora se ha limitado a pintar paredes y publicar manifiestos en defensa de la tesis de Esmeraldas.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)