Un árbol bloquea carril exclusivo del Trolebús en El Ejido
Siniestro de helicóptero en Perú deja cinco fallecidos
Merkel traspasa el poder a Scholz en Alemania
A las 19:00 se encenderá el pesebre del Panecillo
En terminales de Quitumbe y Carcelén se vacuna contr…
Conaie arremete contra Llori y se advierte ruptura c…
Créditos de noviembre registran el mayor crecimiento del año
Decomisan una tonelada de droga en Urdesa, norte de …

Los 43 asambleístas que están en campaña trabajaron en reformas

Los asambleístas Manuel Ochoa y César Litardo, en Flavio Alfaro. Foto: cortesía

Los asambleístas Manuel Ochoa y César Litardo, en Flavio Alfaro. Foto: cortesía

Los asambleístas Manuel Ochoa y César Litardo, en Flavio Alfaro. Foto: cortesía

Faltan 19 días para que se cierre el periodo de promoción electoral. 43 asambleístas que tienen licencia para la campaña política intensifican sus proselitismo. A muchos, los cuatro años de mandato les resultaron cortos para que sus propuestas fuesen aprobadas.

De 255 proyectos que presentaron estos legisladores por iniciativa propia o en asociación con otros, solo 47 terminaron en el Registro Oficial, desde que el 14 de mayo del 2017 arrancara su mandato.

La cifra equivale al 18%y son las bancadas de la Revolución Ciudadana (RC), de Creo y del Partido Social Cristiano (PSC) las que consiguieron concretar la mayor cantidad de proyectos.

En el caso de los seis asambleístas de Alianza País que buscan la reelección, de 18 proyectos que presentaron solo tres superaron todos los filtros para entrar en vigencia. Esto, a pesar de que el bloque controla las riendas del Parlamento desde que se inició su gestión.

El actual titular de esta Función, César Litardo, impulsa la Ley de Acceso de Información Pública y la Ley del Deporte, que aún están en análisis de las comisiones. Las propuestas fueron presentadas en abril y mayo del año pasado.

En el caso de la también oficialista María Belén Marín, primera vocal del Consejo de Administración Legislativa (CAL), uno de sus nueve proyectos tuvo luz verde del Pleno y sirvió como insumo para la de Apoyo Humanitario, por la crisis derivada de la pandemia.

El asambleísta Manuel Ochoa, también de AP, en sus tres años de mandato presentó un proyecto para reformar el Código General de Procesos. Sin embargo, lo retiró luego de que la Unidad Técnica Legislativa determinara que el texto tenía muchos errores.

Una concentración realizada en Bolívar, en apoyo a Homero Castanier. Foto: cortesía

Además de Litardo, Marín y Ochoa, Cristina Reyes (PSC) y Rina Campaín (Creo), vocales del CAL, constan en el listado de los 43 asambleístas que solicitaron licencia para la campaña hasta el 7 de febrero.

Desde el 31 de diciembre pasado, cuando terminó el segundo receso del 2020 para esta función, el CAL no puede calificar nuevos proyectos de ley o pedidos de juicio político por falta de quórum.

Reyes y Verónica Arias (RC) no pudieron optar por la reelección, después de dos periodos consecutivos. Ahora están en campaña por un puesto en el Parlamento Andino.

Durante su gestión, Reyes presentó 13 proyectos, de los cuales cuatro fueron archivados y uno se aprobó. Arias, en cambio, consiguió que dos de sus 10 propuestas fueran promulgadas, entre ellas una reforma a la Ley de Comunicación sobre el servicio público.

De los proyectos aprobados, el más importante es la Ley para prevenir la violencia de género. Sin embargo, en su mayoría, el resto de propuestas se enfoca en reformas, como la del Código Penal y otras leyes.

Ramiro Rivera, expresidente del congreso, y el politólogo Arturo Moscoso concuerdan en que la presentación de proyectos de ley y la asistencia a las sesiones en el Pleno son dos de las variables más importantes para medir el trabajo de un legislador.

No obstante, en algunos casos los proyectos son reformas a uno o dos artículos, que no permiten evidenciar la calidad de las propuestas.

“El problema es que muchos asambleístas no saben hacer análisis, no tienen técnica legislativa. Eso no se hace porque no son bien preparados y tampoco se asesoran bien”, sostiene Moscoso.

Rivera asegura que los resultados evidencian “un Parlamento que no procesa la información, que no la medita”.

En cuanto a las asistencias de los legisladores al Pleno, la información de la Asamblea es dispersa, a pesar de que la Secretaría de Comunicación sostiene que “es de conocimiento público”. El Observatorio Legislativo ubica a Esther Cuesta (RC), Juan Carlos Yar (AP) y Ana Belén Marín (AP) entre los asambleístas que más ausencias tienen en las votaciones del Pleno, entre mayo del 2017 y diciembre del 2020.

En la contienda del 7 de febrero próximo, los 137 integrantes del Parlamento podrán ser escogidos entre 2 210 candidatos que recibieron fondos para la promoción.

Suplementos digitales