6 de July de 2012 00:03

El aborto polariza el debate legislativo

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Un grupo de legisladores de Alianza País decidió calzarse los zapatos de las víctimas de violación. Y otro habló de defender el derecho a la vida de los bebés, que no nacerían si se aprobara la despenalización del aborto, en caso de que una mujer haya sido violada.

Esa discusión volvió al Pleno de la Asamblea, en medio del primer debate del proyecto de Código Integral Penal. Y otra vez se puso en evidencia que el tema no ha sido resuelto ni siquiera dentro del bloque oficialista de A. País.

Las diferencias de criterios legislativos alrededor del aborto no son nuevas. Salieron a flote en la Constituyente de Montecristi, entre el 2007 y 2008.

En esos días, la polémica surgió por la posibilidad de que la nueva Constitución dejara “abierta la puerta al aborto”. Esto al garantizar a las parejas el derecho a tomar decisiones sobre su vida reproductiva, así como a decidir cuándo y cuántos hijos tener.

Entonces, Rossana Queirolo (Alianza País), lucía una camiseta con la leyenda: “Déjame nacer”. Y en uno de los debates dijo a sus colegas que estaba en contra de “la pena de muerte para los no nacidos”. En tono irónico, le recordó a su bancada que se le estaba otorgando derechos a la naturaleza...

Por su lado, el presidente Rafael Correa también expresó sus reparos a que se dejara una puerta abierta al aborto. En sus enlaces sabatinos rechazó la idea de que su Constitución fuera abortista.

Además, hubo ‘spots’ de televisión a favor del sí a la nueva Carga Magna, en los que un par de mujeres ratificaban que el texto indicaba: “El Estado garantizará la vida desde la concepción”. Y remataban: “¿Por qué juegan con nuestros valores religiosos?”.

Tras cuatro años, el debate del Código Penal evidencia que la discusión sobre el aborto no está superada en Ecuador y menos en A. País. Esto, pese a que su mayoría en la Mesa de Justicia presentó un informe favorable a despenalizar el aborto, en caso de violación. Antes, la práctica solo era permitida a una mujer “idiota o demente”, según la norma de 1938.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), cada cuatro minutos una mujer aborta.

El dato lo repitió a los legisladores Verónica Vera, de 23 años, integrante de Salud Mujer. Este colectivo mantiene una línea de información desde hace cuatro años (09 830 1317).

En ese tiempo han brindado información sobre qué métodos usar para abortar y correr el menor riesgo posible, según el tiempo de gestión. Han respondido a unas 10 000 llamadas .

Vera le pidió al Pleno legislar sobre la realidad de que las mujeres abortan en el país, de forma clandestina, arriesgando su vida. “No nos obliguen a parir al hijo de un violador”, exclamó.

Pese a eso, la propuesta de Código Penal mantiene la pena privativa de libertad, de seis meses a dos años, para la mujer que se provoque un aborto. No habla de despenalizar la suspensión del embarazo en todos los casos.

El oficialista Carlos Velasco, ex viceministro de Salud, abogó por la salud de las mujeres. Recordó que en el 2011, en la Maternidad Isidro Ayora, se atendieron 31 abortos provocados; 23 de mujeres de entre 20 y 35 años.

“No buscamos legalizar el aborto como método anticonceptivo. Es una salida en el caso de violación, tomando en cuenta que son la principal causa de morbilidad femenina”, precisó Velasco.

Pero Rolando Panchana rechazó hasta la posibilidad que rige. Preguntó si en este siglo aún era necesario el aborto terapéutico. Su madre -dijo- se embarazó sobre los 40 años y le recomendaron abortar, pues el bebé podría tener malformaciones. Pero su hermano, de 25 años, nació sano.

Virgilio Hernández, también oficialista, reprochó a sus coidearios por creerse “dioses” al tratar de impedir que se permita el aborto en casos especiales.

Pidió a los legisladores pensar que a sus esposas, hermanas o hijas les podría pasar... Y sostuvo que si su hija fuera víctima de una violación y le pidiera ayudarla a abortar, lo haría aunque eso sea considerado un delito.

Punto de vista

Gustavo Medina/  Jurista

El proyecto legal tiene muchos temas polémicos

El art. 230 del proyecto  dice que quien no afilie a sus trabajadores al IESS, en   los primeros 30  días,  irá preso entre 15  a 30  días y pagará una multa de 50 a 100  salarios básicos unificados.  Creo  que se  debiera  evitar afectar el principio constitucional de que no hay prisión por deudas. En el fondo es  una obligación de carácter civil y laboral respecto del Seguro Social y el afiliado. 

Por eso creo que resulta excesivo no proporcional establecer pena privativa de la libertad. La sanción debería ser pecuniaria.  Además,  el efecto en la práctica puede resultar diferente al que busca el legislador que es incentivar la afiliación. Tal  vez la gente se inhiba de contratar para evitar ir a prisión.

La cifra en Ecuador

Alrededor de  95 000 abortos al año se realizan en Ecuador, según cifras de la Organización Mundial de la Salud.

En Colombia,  sentencias de la Corte Constitucional indican que una mujer violada no tiene por qué “tener el comportamiento heroico de asumir el embarazo”.
 
Según  Juan Carlos  Cassinelli, en Europa  disminuyó el índice de abortos. “Los niños no deseados no son abortados sino dejados en ‘containers’  cuna  en las calles”.

Sonia Crespo (Familia y Futuro) les dijo a los asambleístas que será imposible probar que un embarazo es fruto de  violación.    
 
María Soledad Vela,  de A. País, pidió  ponerse en los zapatos de una mujer violada. Y no obligarle a llevar adelante el embarazo, añadiendo  violencia a su “dantesca situación”.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)