27 de September de 2009 00:00

La Policía rastrea las pistas del doble asesinato en Urdesa

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Redacción Guayaquil

El misterio del doble asesinato de Sonia Jaramillo Durán y de su hija Claudia Poppe, de 52 y 21 años, continúa tras una semana de que sus cuerpos fueron descubiertos en descomposición en el departamento que habitaban en Lomas de Urdesa.

Ese inmueble, situado en el quinto piso del condominio La Vista, del norte de Guayaquil, fue revisado la tarde y noche del viernes último por el fiscal de la Unidad de Delitos contra la vida, René Astudillo, y un grupo de agentes de la Brigada de Homicidios y de Criminalística.



Interés foráneo
El policía alemán Michael Liebsch, de la Embajada de Alemania en Bogotá, visitó la Policía Judicial del Guayas esta semana para conocer detalles de la investigación del doble crimen.
Miguel Chiriboga, jefe del Comando Guayas, expresó que el oficial alemán no participará en la investigación sino que se presentó en la PJ porque las autoridades de ese país están preocupadas por el hecho porque una de las víctimas tenía esa nacionalidad.
Los amigos de Claudia Poppe realizaron el jueves pasado un plantón pidiendo a las autoridades que se esclarezca el hecho al igual que otros ocurridos en las últimas semanas en Guayaquil. Demandaron más seguridad.Buscaban pistas y otros detalles que les permita definir una sola hipótesis sobre las causas y el autor o autores del doble crimen. 

Para ello, el grupo de investigadores recreó la escena de los asesinatos con la colaboración de familiares de las víctimas, los guardias y el administrador del edificio, Walter C.

También estuvo Jorge G., el ex enamorado de Poppe, quien contó y explicó la forma en que ayudó al guardia Miguel T. a encontrar los cadáveres utilizando el departamento contiguo.

Los agentes recorrieron cada rincón del edificio y del departamento de las víctimas. Hicieron tomas fotográficas y grabaciones.

“Se han recogido algunos indicios en la escena como huellas dactilares, manchas de sangre para determinar si son de las víctimas o del victimario. También vellos para analizar el ADN y compararlo con el de las víctimas y cotejarlos con el de algún sospechoso...”, dijo Astudillo.

En poder de Criminalística también hay dos cuchillos encontrados en el sitio, así como copias de los videos de las cámaras de seguridad y la bitácora del edificio.

“Se encontró los cuchillos que pueden estar conectados con el crimen...”, manifestó el Fiscal, quien mantiene en reserva los resultados de las investigaciones.

Pero reconoció que hay varias hipótesis. Una de ellas es que el o los asesinos eran conocidos de las fallecidas porque no hay violencia en las seguridades del departamento. “Habría que interrogar el círculo con quien estuvo, sabemos que acudieron a una reunión...”, expresó Astudillo.

Miguel Chiriboga, jefe del Comando Guayas, también tiene presunciones. “La caja fuerte se encontraba abierta, pero no sabemos si es que algo fue robado en el lugar, había desorden y aparentemente existe objetos que faltan...”, contó en una rueda de prensa.

Aunque el psicólogo forense Segundo Romero cree que se trató de una venganza. La joven recibió ocho puñaladas en el corazón y su madre 27. “No fue robo...”. 

Poppe heredó propiedades de su padre, Ulrich Poppe Hoffmann, un ejecutivo alemán que falleció en 1994 y que tenía representación empresarial en Investamar y en otras compañías de Guayaquil y Quito.

Era propietario de un departamento en Urdesa y otro en Miami Beach, en Florida, Estados Unidos. Tuvo otro inmueble en la urbanización Urdenor.

Claudia fue su única hija, de su unión con Sonia Jaramillo, pero tuvo otros cuatro descendientes en un primer compromiso con Aída Fabre Álvarez. De ella se separó en 1983 tras la repartición de bienes en común acuerdo.

En los archivos del Registro de la Propiedad consta que Claudia Poppe tenía a su nombre dos parqueaderos y un departamento en el primer piso del condominio donde vivía desde hace 15 años con su madre.

También poseía otros dos departamentos con parqueaderos en las ciudadelas Kennedy Norte y La Cumbre. El primero de ellos era de su madre, quien se había separado hace tres años de su último compromiso Enrique C.

Claudia estaba a dos semestres de graduarse de ingeniera en alimentos en la Escuela Superior Politécnica del Litoral (Espol). Era actriz, modelo y activista social.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)