Podcast: Entérese con EL COMERCIO, 13 de junio del 2021
China pone énfasis en explorar el espacio
La Playita del Parque Nacional Machalilla es vital p…
Alexandra Vela: ‘El encuentro es bueno, pero no es u…
En el vacunatorio del Bicentenario hubo música y danza
Virtualidad afectó a negocios aledaños a las universidades
Gobierno espera firmar en agosto acuerdo con el FMI
Las personas con albinismo luchan contra burlas y pr…

Policía griega detiene a decenas de refugiados en islas del Egeo

La Policía griega detuvo en los últimos días a decenas de refugiados y migrantes en las islas de Quíos y Lesbos que intentaban cruzar a la Grecia continental, informó el martes 17 de mayo del 2016 a dpa un oficial de la guardia costera griega.

Los refugiados y migrantes, procedentes mayormente de Afganistán, el norte de África y Pakistán, se habían escondido en camiones y otros vehículos que iban a ser transportados en ferries.

“Algunos incluso subieron por las cadenas de las anclas para llegar a los ferries”, dijo el oficial de la guardia costera. Desde que entró en vigor el pacto migratorio entre la Unión Europea y Turquía, la UE puede devolver a este país a aquellas personas que desde el 20 de marzo hubiesen cruzado ilegalmente a Grecia.

Antes de ser expulsados, los refugiados pueden presentar solicitudes de asilo.

Debido a la falta de personal para su tramitación, tan solo en la isla de Lesbos hay más de 4 000 personas que aguardan una decisión sobre sus peticiones.

Entre tanto, el ministro griego de Migración, Ioannis Mouzalas, ha criticado al Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) por no tener presencia en los campos de refugiados. Esta situación es totalmente incomprensible, dijo Mouzalas, citado por la emisora televisiva Skai, en una carta dirigida a la sección griega de Unicef.

El ministro llamó a los responsables de Unicef a que entren en acción en los campos de refugiados porque hasta el momento solo se ocupan de los refugiados organizaciones humanitarias y voluntarios de Grecia y el exterior. Mouzalas recordó que nada menos que el 40 por ciento de los refugiados son niños, que deberían ser atendidos por Unicef.