18 de enero de 2021 00:00

2 de 3 planes pilotos lograron la reapertura de los locales en Quito

Gimnasio Phisique atiende en horarios diferenciados para evitar contagios del coronavirus entre sus clientes. Foto: Eduardo Terán / EL COMERCIO

Gimnasio Phisique atiende en horarios diferenciados para evitar contagios del coronavirus entre sus clientes. Foto: Eduardo Terán / EL COMERCIO

valore
Descrición
Indignado 1
Triste 5
Indiferente 1
Sorprendido 0
Contento 0
Daniel Romero

Los planes piloto para la reapertura de actividades económicas restringidas en Quito están suspendidos. Tras la resolución del Comité de Operaciones de Emergencia (COE) nacional del lunes 11 de enero del 2021, el Municipio apunta a un control más estricto.

El COE exhortó a las autoridades cantonales a evitar más contagios ante la presencia de la nueva cepa del covid-19. El llamado fue a controlar los aforos en los locales, minimizar las aglomeraciones y no abrir los centros de entretenimiento nocturno.

Actualmente, está vigente la resolución 060 que establece la suspensión de las Licencias Únicas de Actividades Económicas (LUAE) para bares, discotecas, gimnasios, centros de entretenimiento nocturno y centros de tolerancia.

La disposición también establece el aforo permitido para cada actividad que cuenta con los permisos de funcionamiento, entre ellas los restaurantes, centros comerciales y supermercados, entre otros.

Esa medida se adoptó el 9 de septiembre del 2020. Desde entonces, la Secretaría de Salud del Cabildo ha autorizado tres planes pilotos de reapertura: gimnasios, ferias comerciales y centros de tolerancia.

De ellos, solo los gimnasios y las ferias comerciales que se desarrollaron durante diciembre pasado obtuvieron el visto bueno de la institución.

Ximena Abarca, secretaria de Salud, manifiesta que los gimnasios solo pueden ofertar servicios de entrenamiento personal. Los deportes de contacto están prohibidos.

El gimnasio Phisique, ubicado en el norte de la capital, es uno de los que abrió desde el inicio del plan piloto. Enrique La Motta es representante de ese negocio y cuenta que aún la recuperación es lenta.

La Motta coordinó la presentación del piloto por parte de los gimnasios de Quito. En esa fase participaron 80 establecimientos. Antes de la pandemia, dice, había cerca de 700 gimnasios. Ahora, a pesar de la reapertura, estima que quedaron unos 400 tras la crisis.

Respecto a las ferias, Abarca indica que también cumplieron con lo acordado y actualmente han solicitado una extensión para continuar con su funcionamiento.

Los centros de tolerancia no pasaron la prueba. Ese piloto se inició el 19 de noviembre pasado. Abarca menciona que el informe que recibieron fue de “no cumplimiento del porcentaje esperado para autorizar”.

Pese al informe recibido por la Secretaría, Daniela Valarezo, intendenta de Pichincha, señala que durante los controles se evidenció la predisposición de esos establecimientos a cumplir con las normativas.

Sin embargo, los restaurantes y centros comerciales, aunque no han sido parte de pruebas piloto, también han estado en la mira de las autoridades.

Ricardo Sánchez es dueño del restaurante San Ignacio, en el Centro Histórico. Pese a su ubicación estratégica, en la calle García Moreno (centro), sus ventas aún no se reactivan.

Dice que no es un problema el cumplimiento del aforo porque la cantidad de clientes que llegan a diarios no es la suficiente para llenar su local.

El viernes pasado, a las 12:27, el local de Sánchez tenía 10 clientes en un espacio en el que puede recibir al menos a 30 personas. El mismo escenario se repitió en otros seis restaurantes de la García Moreno, entre Espejo y Rocafuerte.

Sin embargo, no en todos los lugares se respeta el aforo. Al mediodía del viernes pasado, 15 de enero del 2021, en cuatro restaurantes de la av. República de El Salvador (norte), la cantidad de clientes se mantenía al borde de lo permitido. En uno de ellos, por ejemplo, cinco personas utilizaban la misma mesa sin mayor distanciamiento.

En los patios de comida de los centros comerciales también se registra un importante número de personas a diario. En un ‘mall’ del norte, a las 13:00 del viernes, se observaban cerca de 80 personas.

El espacio y las medidas de seguridad permitían que exista un distanciamiento entre clientes y mesas. Sin embargo, para usuarios como Cristina Gallegos, el problema es durante el fin de semana porque la cantidad de gente aumenta.

Según la Agencia Metropolitana de Control (AMC), 252 restaurantes fueron sancionados por incumplimientos y se levantaron seis sanciones a locales de centros comerciales que no respetaron las medidas.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (1)
No (0)