18 de noviembre de 2019 00:00

El plan de pavimentación vial de Quito incluye calles de tierra

En San Buenaventura de Chillogallo se está colocando por primera vez pavimento en calles como esta. Foto: Galo Paguay / EL COMERCIO

En San Buenaventura de Chillogallo se está colocando por primera vez pavimento en calles como esta. Foto: Galo Paguay / EL COMERCIO

valore
Descrición
Indignado 1
Triste 0
Indiferente 3
Sorprendido 0
Contento 10
Ana María Carvajal
Redactora
amcarvajal@elcomercio.com (I)

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Con las últimas lluvias, varias vías de San Carlos del Sur y Buenaventura de Chillogallo, en el sur de Quito, se convirtieron en caminos de lodo y piedras.

Algunos accesos de Buenaventura tienen tramos adoquinados y San Carlos del Sur está cerca a la av. Simón Bolívar; moverse por las vías internas de ambos sectores es un reto cotidiano que se debe superar.

A este barrio suroriental de Quito se ingresa mayoritariamente a pie o en camionetas contratadas. Los buses no llegan, dice Wilson Pillisa, de 37 años de edad. La mayor parte de su vida la ha pasado ahí, junto a su familia, y han pedido tantas veces que pavimenten sus vías que duda que vaya a ocurrir. La calle sin nombre donde él vive, y que han bautizado como C, luce desierta.

Si esta vez se pavimenta la calzada, espera que se cumpla la oferta de los transportistas. Ellos les han dicho que cuando haya calles en buen estado, les dejarán más cerca de sus casas; ahora solo llegan al redondel del Camino de El Inca.

Olga Padilla, su vecina, dice que espera que tras 40 años de vivir ahí pueda pasar por calles en buen estado y en las que los carros circulen sin dañarse.

Las vías de esos dos barrios forman parte de una lista de 18 sectores en los que la Empresa de Movilidad y Obras Públicas reemplazará la tierra por pavimento frío por primera vez.

Estos trabajos en barrios periféricos son parte de la primera fase del Plan de Repavimentación Vial km a km del Municipio. El plan general tiene previsto intervenir 108 tramos, a lo largo de 150 km. Se invertirán unos USD 50 millones, de los cuales 2,17 millones irán a vías que hoy son de tierra.

En Buenaventura de Chillogallo, las cuadrillas ya están trabajando. Segundo Carrillo dice que desde hace 15 años ha esperado que arreglaran las vías.

“Aquí, cuando cae lluvia, se hace una lástima el carretero. Ahorita mismo por aquí no hay bajada a ningún lado, porque se hace lodo. Este mes dijeron que sí van a hacer y arriba ya están empezando a pavimentar”, cuenta. La calle, ya aplanada, tenía una primera capa sobre la que luego se colocará el pavimento.

“Está bien bonito ahora y estoy contento porque antes era terrible. Esperamos que hagan también las calles de abajo”, dice Manuel Salambae, quien subió al barrio a dejar a su nieto. Tras muchos años de insistir, San Buenaventura consiguió el alcantarillado. La repavimentación era una ansiada obra.

La fase 1 del plan intensivo de repavimentación tiene dos programas: uno se ejecutará durante ocho meses, y el otro, que se realiza de forma paralela, tomará 360 días.

La Epmmop informó, con corte al 10 de noviembre, que 23 tramos han sido intervenidos desde el 9 de septiembre. Ya están terminados 11 y otros registran un avance de entre el 1 y el 85%. De ellos, 11 son por administración directa y los restantes están a cargo de las empresas Técnica General de Construcciones y Herdoíza Crespo. También hay tramos adjudicados al Cuerpo de Ingenieros del Ejército.

En un documento de la Epmmop constan cuatro vías que tendrán pavimento rígido, como parte del Programa 2. La mayoría son del Trole y del Corredor Central Norte, pero la av. De El Inca tendrá concreto, porque su uso es más intensivo, por ser el ingreso a Quito desde la Simón Bolívar y desde el valle de Tumbaco.

Jorge Unda, gerente de Estudios y Fiscalización de la Epmmop, explica que pese a las lluvias y al paro, el avance de las obras no ha sufrido mayores alteraciones, pues al menos el cambio de clima estaba considerado dentro de la planificación de la agenda.

Hay calles como la Santa Prisca, que han aumentado en cuatro semanas el tiempo de trabajo programado, porque fue necesario cambiar las instalaciones de agua potable, alcantarillado, energía eléctrica y telefonía, que tenían más de 60 años de servicio.

A estas vías se sumarán otras, como Morán Valverde, Amaru Ñan, Cóndor Ñan y la Guayaquil, que también tienen alta demanda. Unda agrega que la selección de tramos a intervenir se hace con trabajo de campo y en conjunto con la Secretaría de Movilidad y empresas de servicios.

En la lista de intervenciones están vías como la Teniente Hugo Ortiz y la Cusubamba. En la avenida Orellana, las obras empezaban ayer; 17 de noviembre del 2019, ahí se repavimentarán 2 km, entre la Isabel La Católica y la 10 de Agosto.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (5)
No (0)