9 de mayo de 2018 00:00

Nuevo plan contempla patrullajes y más cámaras para el transporte

Como parte del plan de seguridad, se colocarán parlantes en la estación de la Río Coca. Foto: Archivo/ EL COMERCIO.

Como parte del plan de seguridad, se colocarán parlantes en la estación de la Río Coca. Foto: Archivo/ EL COMERCIO.

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 1
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 7
Evelyn Jácome
Redactora (I)
njacome@elcomercio.com

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Se colocarán sistemas de amplificación en terminales, para poder guiar a los usuarios en caso de presentarse una emergencia, y se seguirá un protocolo especial para maletas o paquetes olvidados. Esa es una de las medidas de seguridad de la Empresa de Pasajeros de Quito como parte de su plan para enfrentar la presente coyuntura.

Ayer (8 de mayo del 2018) se reunieron, por tercera ocasión, las tres mesas que conforman el Comité de Seguridad del Distrito y cuyo objetivo es identificar debilidades y crear normativas y protocolos para estar preparados ante atentados que hasta hace un mes no formaban parte de la realidad de la ciudad.

En esta sesión se expusieron los planes integrales de algunas empresas municipales. Juan Zapata, secretario de Seguridad del Distrito, explicó que se formará una mesa conformada por técnicos especializados de la Policía, de las Fuerzas Armadas, de la Dirección de Riesgos y de la Secretaría, para pulir los planes.

Allí se unirán las tres mesas (la que trabaja en la normativa, la ejecutora y la de comunicación), para coordinar acciones y presentarlas ante el Concejo Metropolitano. Una vez aprobadas, formarán parte del marco del Plan Metropolitano de Seguridad Integral.

Mauricio Peña, gerente de la Empresa de Pasajeros, aseguró que se está trabajando en la capacitación del personal para saber cómo reaccionar frente a una eventualidad.

Por ejemplo, cada miembro sabe cómo actuar ante la presencia de un paquete sospechoso o una llamada de alerta de bomba. Lo primero es informar al 911 y presionar el botón de pánico de las paradas del transporte municipal.

El ECU activa todo el protocolo de reacción junto con la Policía y demás entidades. Se interrumpe la operación del transporte por las vías aledañas, se evacua a los pasajeros y, de ser necesario, se los lleva a una de las zonas de encuentro seguro que se han identificado cerca a cada parada y estación.

La ciudad cuenta con un equipo de seguridad contratado por la empresa que recorre las estaciones y realizan patrullajes, y tiene un circuito cerrado de cámaras en los tres corredores centrales: central norte, Trolebús y Ecovía.

Peña indica que luego del análisis se vio la necesidad de colocar dispositivos que permitan la activación de mensajes de evacuación. Para ello se colocarán equipos de amplificación en las estaciones, que constarán de altavoces que permitan emitir información clara y segura a los usuarios.

Zapata explicó que producto de este nuevo escenario se instalaron 720 cámaras en espacios públicos, incluidos 36 mercados, para vigilar sectores sensibles de Quito.

En la reunión también se definieron medidas de seguridad que cada dependencia debe tener para permitir el acceso a personal y visitantes. Diego Tipán, subsecretario de Seguridad Ciudadana del Ministerio del Interior, habló sobre las medidas de seguridad necesarias que se deben en cada dependencia pública.

Son las mismas -señaló- que se crearon en EE.UU., tras el ataque de las Torres Gemelas. Entre ellas están ingresar únicamente con cédula, revisión de pertenencias con equipos especiales, inspeccionar maletas, registro de todo equipo electrónico, confirmar doblemente la autorización de la visita y el acompañamiento permanente de algún funcionario al visitante.

Tomando en cuenta la situación actual de la ciudad, Zapata comenta que se ha pensado en aumentar el presupuesto de la Secretaría de Seguridad. En el momento, según el funcionario, entre los distintos ingresos que recibe se cuenta con cerca de USD 13 millones anuales monto con el que según Zapata es imposible avanzar en todo lo que se necesita. “El trabajo de la Secretaría debe trascender. Necesitaríamos por lo bajo unos USD 150 millones, para intervenir en todos los frentes y realizar por ejemplo estudios de zonas sensibles, para adquirir tecnología, equipos, sensores láser, sistemas de alerta temprana y detectores. Los planes que estamos construyendo tienen requerimientos que se cumplen con presupuestos”, explicó.

Zapata también dijo que se reunirán con los empresarios privados que manejan centros comerciales, cines, espectáculos públicos, entre otros, para generar una mesa y exigir que estas entidades tengan planes actualizados para afrontar esas nuevas emergencias.

Para César Montalvo, experto en seguridad, es importante que las mesas analicen los presupuestos con los que cuentan para saber si va a ser posible aplicar lo escrito. Se debe incluir una potente campaña de comunicación.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (1)
No (0)