Líder estudiantil lleva 33 años en la universidad si…
Nicolás Maduro tramitará su visa para concierto de s…
Enorme roca provoca cierre total de la vía Alóag- Sa…
Jorge Glas fue trasladado a la cárcel 4 ‘por r…
Corviche: la nueva golosina de los quiteños tiene sus huecas
Ballenita, destino para el descanso y la desconexión…
Hasta las arterias
Glas ahora va por otra medida sustitutiva

Pinllo recuperó su mayor tesoro

Redacción Sierra Centro
 ambato@elcomercio.com 
También se rescató la fachada de piedra. Se rehabilitaron  las dos torres del campanario, donde reposan dos campanas de bronce.

Tareas puntuales

Para la preservación  de las piedras se les  agregó un químico especial, que  evita la filtración del agua.

También se  fabricaron nuevas  puertas de madera de aliso. Los técnicos retiraron las viejas de metal.

La cubierta tiene    teja de barro. La estructura de madera  se reforzó con  vigas de  14x7cm,    amarradas con placas metálicas y pernos. 

En el interior de la iglesia las paredes son blancas. Se pueden distinguir los zócalos de piedra. En las mamposterías hay grandes cuadros de la Virgen María y de otros santos. Estas obras de arte   también fueron restauradas.  Cerca del altar hay una piedra bautismal que fue instalada hace un siglo.

Según el párroco, Marcelo Espinoza, la iglesia fue construida  en una competencia entre los habitantes de Pinllo y los de Atocha. ¿El premio? La imagen del Señor del Consuelo ofrecida por la Diócesis de Ambato.

En Atocha, la obra estuvo a cargo del célebre  escritor ambateño Juan León Mera; en Pinllo,  de   Esteban Ramos, un acaudalado de la época. Para ganar la lid,  Ramos donó un baúl lleno de dinero.

Pero Mera tenía adelantado el trabajo. Sin embargo, una noche antes de que el Cristo llegue al templo de   Atocha, el techo colapsó y

Pinllo ganó la competencia. Desde entonces,  la imagen de Señor del Consuelo domina el altar mayor.

Espinoza dice que Mera,  afligido después de la derrota,  mencionó una de sus frases célebres, muy conocida en el pueblo: “Me venció el chagra Ramos”.

Iván Castro, director de la Regional del Instituto Nacional de Patrimonio Cultural  de  Chimborazo (INPC), detalla que las paredes de la iglesia tienen un ancho de 1,50 m y son de adobón. 

Asimismo, recuerda que en 1970, la fachada de piedra fue revestida con azulejos blancos y celestes. “Esto impedía mirar la magnitud de la obra y su arquitectura única. Esos azulejos se sacaron y las paredes volvieron a su tipología original.