9 de julio de 2019 21:59

Una perra mordió a un hombre que trató de robar el celular de su dueña en un vehículo en Quito

Imagen referencial. El intento de robo ocurrió a las 16:00 del sábado 6 de julio del 2019 en el sector de El Recreo, en el sur de Quito. Foto: Archivo EL COMERCIO

Imagen referencial. El intento de robo ocurrió a las 16:00 del sábado 6 de julio del 2019 en el sector de El Recreo, en el sur de Quito. Foto: Archivo EL COMERCIO

valore
Descrición
Indignado 4
Triste 1
Indiferente 2
Sorprendido 3
Contento 252
Diego Bravo
Redactor (I)

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Betty es una perra de raza pinscher que evitó el robo del teléfono celular de su dueña, Lorena T. (nombre protegido) a las 16:00 del sábado 6 de julio del 2019 en el sector de El Recreo, en el sur de Quito.

Ese día, la joven se movilizó hasta ese punto de la ciudad para una cita médica. La acompañaban su madre en el lado del copiloto y su mascota ubicada en el asiento posterior.

La chica condujo hasta llegar a un semáforo de la avenida Maldonado en donde comerciantes ambulantes se acumulan para ofrecer sus productos.

“No conozco el sur y me movilizaba observando el GPS de mi teléfono celular. Mi mamá lo sostenía”, contó la chica en una entrevista con este Diario. Su madre dejó la ventana abierta mientras avanzaban por la vía.

De forma repentina, un hombre ingresó medio cuerpo por la ventana del copiloto con la intención de arranchar el teléfono celular de Lorena, el cual se encontraba a la altura de la palanca de cambios. En ese instante, Betty saltó desde el asiento posterior para atacarlo en la cara.

Betty saltó desde el asiento posterior para atacarlo en la cara.

Betty saltó desde el asiento posterior para atacar al sospechoso en la cara. Foto: Cortesía


Le mordió en los labios. Finalmente, el sospechoso se asustó y salió del vehículo. El can tenía el hocico con sangre. La ventana del carro también tenía manchas.

Lorena arrancó el carro y el individuo se quedó allí. Mientras se alejaba del sitio, por los retrovisores observó que él se tomaba el rostro con heridas y caminaba. Al final acudió a la cita con el médico.

La gente que se encontraba en los alrededores del carro no ayudó a las dos mujeres. Lorena recordó que el sospechoso vestía un calentador y un saco negro con rayas blancas. Calcula que tenía aproximadamente 28 años.

“Tras el robo, él quedó con una herida de consideración”, recordó.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (128)
No (6)