Mujer que pretendía vender a su hija de 8 meses por …
Fausto Olivo: ‘Ley de Uso de la Fuerza descuidó un p…
Cantón Playas, un imán que atrae a grupos inversioni…
En un mes de diálogo se firmó un acuerdo
Consejos para ahorrar al planificar un viaje al extranjero
Un baño de naturaleza es el encanto de Íntag
Geofísico advierte sobre caída de ceniza por explosi…
Capturan 28 bultos flotantes con sustancias sujetas …

La pena de muerte sí es por la religión

Pablo S. Jarrín Valladares

Confusa y con intención directa a justificar la violencia religiosa de ciertos regímenes en Medio Oriente fue la columna  de Sanjay Suri del  3 de abril del 2010, titulada ‘Pena de muerte’.

El eje central de su argumento orbita alrededor de la comparación con el número de ejecuciones  en el régimen comunista y ateo que gobierna China. ¿Por qué no comparar entonces las decapitaciones y ahorcamientos públicos de  Oriente Medio con las leyes judiciales de los regímenes socialistas o democráticos, pero también ateos, de los países del norte de Europa? La razón:  la intención de confundir al lector con una comparación aparentemente válida, pero inherentemente fallida en su lógica y evidencia. Ciertas sociedades de Oriente Medio se hallan dominadas por gobiernos teocráticos y no hay como ocultar esta verdad. Tampoco  ocultar los asesinatos de mujeres y hombres en Afganistán durante el régimen talibán por incumplir las leyes del Corán, las mismas leyes que ordenan la ejecución de personas en otros países dominados por el Islam.