21 de September de 2009 00:00

El peaje ha recaudado USD 7,4 millones

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Redacción Quito

Mauricio Ponce pasa a las 08:00 todos los días por el peaje que conduce al túnel Guayasamín.

Conduce un Toyota Corola y desde hace dos años no ha tenido que  frenar y bajar la ventana de su auto para entregar los USD 0,40 que cuesta cada pasada por el peaje (de forma manual), de la avenida Interoceánica . 

Por el contrario, toma el carril izquierdo, en sentido oriente occidente, y un sensor electrónico colocado en las casetas de cobro  detecta  el dispositivo (TAG) que está  pegado en el parabrisas de su  automotor. Entonces,  una luz verde  anuncia que aún tiene saldo. Cuando se prenden   verde y rojo a la vez, Ponce sabe que su saldo de 100 pasadas está por vencerse y debe renovar su TAG.

Sin embargo, cuando a  Andrés López, otro conductor,   le sucedió lo mismo decidió no tomar en cuenta la señal y después de  pasar otras  16 veces,  la luz del telepeaje se volvió roja. 
Su saldo había expirado, pero no se preocupó, pues a quienes tienen  el dispositivo electrónico (TAG) no se les cobra  la multa de  USD 65, por evadir el telepeaje. Tampoco se les reduce   los seis puntos a la licencia de conducir.

“Si el usuario del TAG se pasa y no tiene saldo, simplemente se le descuenta  el número de pasadas cuando renueva el servicio, pero si se excede de 100 pasadas se le cobra multa”, dice Paola Martínez, trabajadora del punto de venta de TAG, ubicado en Ventura Mall,  en Tumbaco.

El dispositivo cuesta USD 30 la primera vez, más USD 35 que es  una garantía en caso de pérdida o robo. La renovación cuesta  USD 28,50 e incluye 100 pasadas. Es decir que en cada pasada por el peaje  se cobra USD 0,28.

Según el secretario de Movilidad del Municipio, Carlos Páez, se han vendido 68 000 TAG.  El dinero que se recauda en este peaje va a un fideicomiso integrado por el Alcalde de Quito, el Gerente de la Emmop, delegados de las provincias por donde pasa la vía Interoceánica y un representante  de la ciudadanía.

“Ahí se decide cómo invertir el dinero recaudado”, dice Páez. Hasta el  31 de julio de este año se recaudaron  USD 7,4 millones  en el peaje de la avenida Interoceánica.

El dinero es destinado al mantenimiento de la vía  y al pago del túnel Oswaldo Guayasamín.  También se tenía un proyecto para construir  otro túnel que llegara desde el valle de Cumbayá hasta Quito y facilitara la movilidad. Sin embargo, “esa posibilidad no existe”,  dice Páez, debido a que la construcción de otro ducto  costaría cerca de  USD 30   millones  y “no alcanza”.

El túnel que conecta a Quito con Cumbayá, Tumbaco y Puembo y que está a unos 300 metros del peaje, empezó a operar en 2005.  Ahora soporta un flujo diario de 25 000 automotores, de lunes a viernes, según la Policía. Los sábados se registran 16 000 autos y los domingos 12 000. Aquí funciona un contraflujo de lunes a viernes,  de   07:45 a 08:45, en sentido Quito-Cumbayá y de 18:30 a 20:00, en sentido contrario.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)