10 de octubre de 2019 00:00

El pasaje urbano aumenta en 10 centavos; sube a 35 centavos en Quito

Trole, Ecovía y Corredor Central Norte han brindado servicio intermitente por el paro. Foto: Galo Paguay / EL COMERCIO

Trole, Ecovía y Corredor Central Norte han brindado servicio intermitente por el paro. Foto: Galo Paguay / EL COMERCIO

valore
Descrición
Indignado 88
Triste 2
Indiferente 1
Sorprendido 4
Contento 41
Redacción EL COMERCIO (I)

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Cuatro días después de la firma de su resolución 077, la Agencia Nacional de Tránsito (ANT) corrigió el problema jurídico que presentaba y que causó confusión entre los municipios y concejos cantonales del país, sobre las tarifas del transporte urbano e intracantonal.

A través de una reforma, la ANT fijó un incremento de 10 centavos en las tarifas actuales del transporte intracantonal, hasta un techo de 40 centavos.

Lo hizo luego de incluir el artículo 157 del Cootad, que en la primera versión de la resolución se había omitido.

En este señala que “el Consejo Nacional de Competencias autorizará la intervención temporal y subsidiaria de las competencias de un gobierno autónomo descentralizado, hasta que se superen las causas que la motivaron”.

La normativa especifica que “en casos de emergencia declarada, un nivel de gobierno podrá asumir subsidiariamente las competencias de otro, sin necesidad de autorización previa” de dicho Consejo.

La reforma mantiene la decisión de congelar las tarifas preferenciales vigentes en cada cantón. Es decir, que en Quito el pasaje urbano convencional y municipal subió a 35 centavos, pero el pasaje para personas con discapacidad, de la tercera edad, niños y adolescentes se mantiene en 12 centavos.

El alcalde Jorge Yunda dijo que en estado de excepción, la ciudad debe acatar la disposición nacional, pero aclaró que aún está pendiente tratar el proyecto de ordenanza sobre la política tarifaria, que lleva al menos dos años en carpeta.

Una vez que retorne la paz a Quito se volverá a trabajar en ese documento, que dejará las bases para revisiones tarifarias futuras y que, además, incluirá el costo del viaje en el Metro de Quito. El proyecto municipal incluirá un análisis sobre el impacto del alza del combustible y la afectación al 70% de habitantes de Quito que usa transporte público.

Debido a la falta de buses, la gente caminó ayer por la avenida Pichincha, en Quito. Foto: Eduardo Terán / EL COMERCIO

Debido a la falta de buses, la gente caminó ayer por la avenida Pichincha, en Quito. Foto: Eduardo Terán / EL COMERCIO

Pero además, contemplará -como estaba previsto antes del paro nacional- un listado de 40 parámetros de calidad y la firma de nuevos contratos de operación en los que las empresas se comprometan en las mejoras del servicio.

Ney Yépez, gerente del Corredor Central Norte, considera que la reforma de la ANT llega tarde, pues en esa empresa intentaron acogerse a la nueva tarifa desde el sábado. Sus articulados han funcionado en la medida de lo posible desde La Ofelia hasta el Seminario Mayor, pero los problemas más graves han estado en el servicio de alimentadores desde puntos conflictivos, como Carapungo. Jiménez señaló que se ha dispuesto que paulatinamente todos los alimentadores se sumen al servicio, pero solicitó contar con resguardo policial o militar hasta que paren las protestas.

Además, se ha mantenido en contacto con el resto de dirigentes del transporte y mencionó que han hablado de regularizar el servicio a partir de este jueves, si es que existen garantías para hacerlo de forma segura.

Por su parte, Yunda subrayó que se evalúan las sanciones. El Municipio tiene “evidencias de que siete operadoras no salieron deliberadamente a trabajar”, con el fin de “boicotear el servicio”. Por ello, en la Secretaría de Movilidad se evaluarán sanciones administrativas o incluso el retiro de la frecuencia, según cada caso.

En Guayaquil, Andrés Roche, director de la Autoridad de Tránsito Municipal (ATM), respondió que la reforma que hizo la ANT “es irrelevante en este momento. Aquí lo relevante es estabilizar al país. Luego habrá tiempo para dialogar”. Sin embargo, el sábado, la alcaldesa Cynthia Viteri había anunciado que dejaría que el Gobierno fijara la tarifa, pues la decisión de retirar el subsidio al diésel fue suya.

A pesar de que la reforma a la resolución 077 de la ANT estipula que es de aplicación inmediata, sin perjuicio de su publicación en el Registro Oficial, el alcalde de Ambato, Javier Altamirano, indicó que la Comisión de Tránsito, Transporte y Movilidad deberá presentar un informe técnico al Concejo Cantonal y que los ediles decidirán su incremento o no. Las breves declaraciones las realizó este miércoles en la Asamblea Cantonal, desarrollada en el auditorio del Municipio.

En la capital azuaya, Cuenca, dirigentes barriales, amas de casa, estudiantes y autoridades municipales dijeron no estar de acuerdo con el alza de la tarifa.

Para la vicealcaldesa, Marisol Peñaloza, esta medida afecta a todos y encarece el costo de la vida. En el caso de Cuenca, hace poco más de un año subió 5 centavos el pasaje y hay un acuerdo firmado con la Cámara de Transporte para que -en marzo del 2020- se incremente otros 5 centavos. “Un aumento de 10 centavos ahora es grave para la economía de las familias”.

En julio del 2018, el Concejo Cantonal aprobó el aumento de tarifas de 25 a 31 centavos. Ahora, los pasajeros pagan 30 centavos y el Municipio subsidia el restante. Para llegar a los 35 en marzo, los transportistas deben cumplir 30 requisitos establecidos en la Ordenanza, incluso renovar la flota.

El domingo pasado, el Municipio de Cuenca publicó un comunicado asegurando que “no subirá ni un centavo el valor de los pasajes, por efecto de la eliminación del subsidio de combustible”, en el cantón.

Tanto Cuenca como Quito y Guayaquil trabajan en nuevos tipos de transporte público: Tranvía, Metro y Aerovía, respectivamente. Y las dos últimas ciudades tienen en operación sistemas integrados: Trole, Ecovía y tres corredores en la capital y Metrovía, en el Puerto Principal.

Para este tipo de transporte, la resolución de la ANT deja en libertad a los municipios de realizar “un incremento adicional , bajo el concepto de integración intermodal”. Y deja a todos los cabildos en libertad de actualizar las tarifas de taxi, según su método de cálculo con la variable del incremento de la gasolina extra.

En Santo Domingo, los transportistas del servicio urbano solicitaron ayer al Municipio que se ponga en vigencia el alza de los 10 centavos en el pasaje, como dispuso la ANT.

Iván Pallaroso, gerente de la compañía Transmetro, dijo que si bien el Cabildo ha mantenido reuniones con el sector, creen necesario que emitan una disposición para aplicar el incremento.

Diana Coloma, concejala y miembro de la Comisión que se conformó para tratar este tema, dijo que la resolución de la ANT los deja sin otra opción para discutir y mediar con los transportistas una tarifa acorde a la realidad de la ciudad.

Coloma indicó que hasta ayer en la tarde, el Cabildo no había recibido la notificación de la ANT para que se pueda disponer a la Empresa Municipal de Transporte aplicar la nueva tarifa de 40 centavos.

Ese Municipio inició el lunes pasado una ronda de diálogos con el sector de los transportistas y líderes barriales. Ahí se habló de la tabla de valores que se definió en el 2015, cuando se incrementó el pasaje a 30 centavos. En ese entonces se estimó que la tarifa se incrementaría a 39 centavos si es que las compañías hacían mejoras en sus unidades y el Municipio invertía en el arreglo de calles.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (20)
No (73)