14 de enero de 2020 00:00

Mayor participación del Estado y la banca impulsó a la Bolsa

Banco Pichincha emitió por primera vez bonos verdes en el mercado el año pasado.

Banco Pichincha emitió por primera vez bonos verdes en el mercado en 2019. Foto: Archivo EL COMERCIO

valore
Descrición
Indignado 2
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 5
Evelyn Tapia
Redactora (I)

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

El mercado de valores del país movió USD 11 796 millones en el 2019; esto es un incremento de 58% en relación con los montos tranzados el 2018, de acuerdo con datos de la Bolsa de Valores de Quito (BVQ).

El monto negociado en la Bolsa en el 2019 representa el 10,4% del PIB ecuatoriano y es la cifra más alta en los últimos 10 años.

Este mejor desempeño bursátil se explica principalmente porque el Estado tuvo una participación más activa a través de la emisión de certificados de tesorería (Cetes).

Los Cetes son papeles emiti­dos por el Ministerio de Finanzas para obtener recursos para financiar el presupuesto en plazos menores a 359 días.

“Este instrumento está tomando el mismo dinamismo que tenía durante el Gobierno anterior, para solucionar necesidades de corto plazo como pago de planillas de servicios, mantenimiento de edificios, e incluso salarios”, explicó Gonzalo Cucalón, gerente de la casa de valores Banrío.

En el 2019, el Estado colocó USD 4 772 millones en Cetes en la Bolsa, más del doble de lo colocado en el 2018. Este monto representa el 40% de lo que se movió en el mercado.

Hasta julio del año pasado, el Fisco ya había conseguido USD 2 876 millones a través de estos papeles que atraen principalmente a inversionistas como bancos y cooperativas.

Según la BVQ, en marzo se colocó el monto más alto de Cetes, por USD 1 313 millones. En ese mes, el Gobierno concretó un acuerdo de financiamiento con el Fondo Monetario Internacional (FMI).

El 2019 también estuvo marcado por una mayor participación en el mercado del Banco del Instituto de Seguridad Social (Biess). El año pasado, el ente invirtió USD 929,8 millones en la Bolsa. La mayor parte de las inversiones -61%- se destinó al sector financiero, pero también a bonos del Estado y al sector real; es decir, a instrumentos emitidos por empresas para financiarse.

Fernando Simó, presidente de la Asociación de Casas de Valores del Ecuador (Asocaval), destacó que es una participación mucho más alta que la registrada en el 2018, cuando las inversiones del Biess fueron de USD 24,5 millones.

No obstante, Simó destacó que el banco podría invertir más, si se estableciera como política invertir un porcentaje mínimo de su cartera en instrumentos de este mercado.

La participación de la banca privada también impulsó el crecimiento del mercado bursátil. El monto de certificados de inversión negociados se duplicó en el 2019 y los certificados de depósitos fueron el segundo instrumento con mayor participación en la Bolsa. No obstante, las transacciones con este papel tuvieron una leve reducción durante el año pasado.

Simó señaló que el sector bancario, además, marcó un hito en el 2019, con la primera emisión de bonos verdes realizada en el país, por USD 150 millones. Esta operación fue realizada por Banco Pichincha, en diciembre pasado.

La entidad informó que destinará estos recursos a créditos, principalmente a aquellos de línea ‘Bio’, para el financiamiento de proyectos de energías renovables, eficiencia energética, producción limpia, agro, gestión de residuos.

Los buenos indicadores que registró la banca en el 2019 contribuyeron a que las acciones de estas entidades mejoraran de precio. Por ejemplo, las acciones de Banco Guayaquil pasaron de USD 0,96 en diciembre del 2018 a USD 1,10 en diciembre del 2019. Las de Produbanco, mientras tanto, pasaron de USD 0,64 a USD 0,80 en ese mismo periodo.

Santiago Cornejo, presidente de Probrokers Casa de Valore, mencionó que a pesar de que el 2019 fue un año con menor dinamismo económico, las negociaciones en el sector no financiero crecieron en USD 496 millones. Uno de esos papeles con mejor desempeño son las facturas comerciales, que crecieron un 39% respecto del 2018. En el 2019 se negociaron USD 377 millones con este tipo de papel, mientras tanto, en el 2016 el monto fue de USD 2,6 millones.

Se trata de un instrumento que permite a las empresas vender a inversionistas el derecho de cobro de las facturas. Quienes negocian sus facturas reciben el dinero en efectivo con un descuento, pero evitan esperar meses para recibir el monto facturado.

Para Gilberto Pazmiño, presidente de la BVQ, el 2020 será un año de retos, porque se aguardan cambios legales.

“Esperamos que el Estado concrete el ofrecimiento de enviar el proyecto de ley de reforma integral para el mercado de valores, para fortalecer la operación de este mercado, atraer la inversión extranjera, permitir una mayor inclusión bursátil”, indicó.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (7)
No (0)