16 de September de 2009 00:00

El paro tuvo poco eco entre los maestros

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Redacs. Sociedad y Guayaquil

Por cada día que los maestros no asistan a trabajar en los planteles, el Ministerio de Educación les descontará un porcentaje de su sueldo. A partir del cuarto día de no dar clases, los docentes se enfrentarán al proceso de destitución, antes de la apertura de sumarios administrativos.

Ayer, durante el primer día de paralización de actividades convocada por la Unión Nacional de Educadores (UNE), las actividades fueron irregulares. Pero no se suspendieron en buena parte de los establecimientos.

En la escuela y jardín Zoila Ugarte, en las calles Checa y Vargas, 200 niños y niñas recibieron clases normalmente.

La directora,  Edith Torres, trabajó con sus 30 alumnos de quinto de básica. Igual lo hicieron sus 10 compañeros. Al principio se negaba a dar información sobre la decisión. No quería represalias del gremio.  “Tratamos de que no solo se imponga el criterio de los maestros, le pedimos a la Directora no suspender las actividades. Algunos están a favor de la UNE, pero no la mayoría. La UNE no quiere tener solo a los maestros como borregos sino a los padres”.

Lo cuenta William Díaz, padre de Roberto y Nicolás, de tercero  y sexto de básica del plantel. 

Tras un recorrido, el director Provincial de Educación de Pichincha, Luis Calle, aseguró que solo los colegios Mejía y Simón Bolívar suspendieron sus labores. El Montúfar trabajó en la mañana, pero en la tarde los docentes se declararon en sesión permanente. Catalina Yépez, rectora del Hipatia Cárdenas, dijo: “Apoyamos a  la UNE, pero no podemos perjudicar a 1 500 alumnas”. 

El Ministerio de Educación mantiene el monitoreo sobre la huelga. Advirtió a los directivos de los planteles de la posibilidad de ser destituidos apenas se les compruebe que incitan al paro.

En las aulas de Guayas, el impacto de la medida también se sintió a medias. Según Educación, tres de los 70 colegios grandes de Guayaquil suspendieron las clases. El temor a las sanciones frenó a la mayor parte de docentes, que cumplió su jornada. 

Los gritos de los dirigentes del gremio no tuvieron eco en el Colegio Técnico Simón Bolívar, con 1 500 alumnos. Hasta ese plantel del norte de Guayaquil  llegaron desde las 07:00.

Con banderas rojas, intentaron convencer a los profesores mientras los algunos estudiantes observaban el plantón desde los pasillos. “La convocatoria es a las 10:00. Esperemos que los maestros  se reúnan con los padres y tomen una decisión”, dijo Luis Chancay, presidente del grupo Vanguardia del Magisterio.

Pero los 220 docentes del Simón Bolívar decidieron seguir en clase. “Todo está normal. Aquí la medida no tiene acogida”, dijo la rectora, Concepción Maridueña.

En el Colegio Aguirre Abad, los estudiantes recogían sus mochilas. Ahí las clases se suspendieron desde la mañana. “Nos dijeron que salgamos. Los maestros están reunidos”, contó un alumno de décimo año. El paro también se aplicó en el Vicente Rocafuerte. Los alumnos regresaron a sus casas con sus uniformes. Los profesores armaron su  asamblea.

En uno de los salones, el rector Jorge Itúrburu explicó algunas de las razones del paro. “Ni siquiera nos dan nuestro presupuesto. De los USD 260 000 establecidos para este año, solo nos han dado USD 40 000, por eso hay compañeros impagos”.

La disposición de UNE tampoco resonó en las escuelas fiscales. En el establecimiento Eloy Alfaro, Gómez Rendón y la 12, los salones estaban llenos. “Aquí asistieron con normalidad. Es mejor, porque así no se perjudica a los chicos”, comentó Ana Albuquerque, madre de familia.

En tanto que en la Escuela Ecuador Romero Naranjo, en la Cuenca y la 22, el horario de clases fue hasta las 10:30.  Desde esa hora los docentes se reunieron, pero para ajustar sus planes de trabajo para toda  la semana.

“Estamos de acuerdo con los reclamos de la UNE, sobre todo por temas como la mora patronal, que nos perjudica. Sin embargo no vamos a paralizar”, aseguró Cecilia Hidrovo, rectora del plantel.

Reacciones

Esmeraldas: 4 horas de clases

A pesar de la advertencia del Gobierno, la mayoría de los 6 000 profesores de  Esmeraldas se sumaron ayer al paro indefinido de la UNE. En varios planteles, como el 5 de Agosto,  los profesores apenas laboraron cuatro horas. Para el resto del día estaba previsto participar de asambleas junto a los padres. Así lo dispuso el lunes el presidente de la UNE de Esmeraldas, Silvio Burbano, ante 2 500 maestros.

La directora de Educación de Esmeraldas, Elisa Delgado, dispuso que los supervisores levanten un informe indicando los planteles que no laboraron en los ocho cantones.

Se espera contar hoy con los detalles que permitirán concretar el descuento del sueldo y las sanciones administrativas anunciadas por el Ministro de Educación. Redacción Esmeraldas

En Ambato sí hubo clases

Una hora antes del recreo, la maestra Rosita Torres pidió a sus alumnos que separen sus pupitres y guarden los cuadernos en la mochila. “Solo deben  quedarse con la hoja del examen y un esfero. Por favor, guarden silencio”, advirtió la profesora que ingresó al magisterio hace 43 años. Ella dicta clases en el paralelo C del quinto año de básica del Liceo Cevallos, en Ambato.

Anita Sánchez, presidenta de la Asociación de Profesores, solicitó que asistan a una reunión para debatir el pedido de la  UNE. En el colegio Bolívar, fundado hace 148 años y el más antiguo de Ambato, las actividades académicas continuaron. Luis Calderón, presidente de la UNE de Chimborazo, afirmó que hay  temor a las sanciones. “Poco a poco los docentes están apoyando esto”. Red. Sierra Centro

Los padres no apoyan el paro

En Manabí las clases fueron normales. Marlene Jaramillo, directora provincial de Educación, dijo que la mayoría de maestros sí laboró. En Manta y Portoviejo, ciudades donde se concentra el 50% de la población, los educandos asistieron a los planteles en compañía de sus padres. En el puerto manabita, en los colegios Manta y 5 de Junio, por ejemplo, los profesores llegaron a dictar clases como cualquier día.

Yolanda Mantuano llevó a su hija al Colegio Pedro Balda Cucalón. “Vivo en el norte de Manta, por esperar buses nos retrasamos un poco, no fue mucho tiempo, lo importante es no perder el día de clase”, enfatizó. En Portoviejo, los profesores del Colegio Olmedo no dictaron clase. Esteban Bazurto, presidente de la UNE-Manabí, dijo que el paro se cumplió en un 50%. Redacción Manta

En Tulcán no hubo labores

En Ibarra (Imbabura), los maestros de la escuela 28 de Septiembre decidieron no apoyar la huelga. “Seguiremos las clases con normalidad, a pesar de que nos han convocado a las movilizaciones”, dijo Antonio Lita, director. En los colegios Teodoro Gómez de la Torre e Ibarra hubo normalidad. Los profesores dictaron clases. Hoy decidirán si se suman o no al paro.

En Carchi, los alumnos de los institutos Tulcán, Bolívar, Vicente Fierro retornaron a sus hogares a las 08:00. Romel Medina, del Instituto Vicente Fierro, contó que los profesores les reunieron en las aulas y les explicaron que el paro es indefinido. Los docentes de los planteles de los cantones Bolívar, Mira, Montúfar, Espejo y Huaca se concentraron en el Coliseo de la UNE. Redacs. Tulcán e Ibarra

En Cuenca la actividad fue irregular

En Azuay, las actividades educativas en la mayoría de los planteles fiscales fueron normales. Escuelas como la Miguel Ángel Estrella, donde no hubo clases.

A las 07:20, con el sonido de la sirena los alumnos ingresaron al Fray Vicente Solano. Esto pese a que en la víspera, un grupo de estudiantes resolvió unirse al paro en la asamblea de la UNE.

El panorama fue el mismo en la Francisca Dávila, donde se educan 548 niños; en la Ignacio Escandón (580), 3 de Noviembre (980) y en los colegios César Dávila, Benigno Malo, Daniel Córdova, Manuel J. Calle, Herlinda Toral, Manuela Garaicoa.

La Escuela Nicolás Sojos, según el director Carlos Cabrera, no hubo clases por una reunión de planificación. En centros como la Iván Salgado y la Benigno Malo se analizaba la estrategia de trabajar hasta las 11:00. La directora provincial, María Eugenia Verdugo, pedirá un informe a los supervisores. Redacción Cuenca 

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)