8 de diciembre de 2018 17:35

En París, los saqueadores aprovechan las manifestaciones de 'chalecos amarillos'

Las personas que visten 'chalecos amarillos' se manifiestan contra el aumento en el costo de la vida a los altos impuestos cerca del Arco de Triunfo en la avenida Champs-Elysees en París. Foto: AFP

Las personas que visten 'chalecos amarillos' se manifiestan contra el aumento en el costo de la vida a los altos impuestos cerca del Arco de Triunfo en la avenida Champs-Elysees en París. Foto: AFP

valore
Descrición
Indignado 3
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 1
Agencia AFP

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Los barrios acomodados del oeste de París vivieron este sábado 8 de diciembre de 2018, una vez más la acción de los vándalos, que vinieron, aprovechando la manifestación de los 'chalecos amarillos', a reventar y saquear las tiendas bajo la mirada inquieta de los vecinos.

Delante del parque Monceau, compuesto de reproducciones de antiguas ruinas y donde normalmente pasean las familias de este barrio distinguido de la capital, un coche está en llamas, y algo más lejos un supermercado es saqueado. En otra parte, una tienda de golf, un restaurante y una tienda de informática son víctimas de pequeños grupos de jóvenes.

Estos vándalos, sin ninguna reivindicación social y venidos por la tarde después del comienzo de las manifestaciones de los 'chalecos amarillos', se sumaron poco a poco al movimiento.

Tienen todos una veintena de años, suelen ir vestidos de negro, enmascarados y siempre con una capucha.

Las escenas de saqueo, rápidas y violentas, afectaron esta vez principalmente a las calles más alejadas de la avenida de los Campos Elíseos, donde había un gran número de efectivos policiales desplegados y donde los comercios se atrincheraron.

En una calle cercana al parque Monceau, a pesar de las protecciones de madera, una tienda ha sido forzada. La alarma suena sin parar y algunos jóvenes han entrado. ¡Agarra un Oasis!, una bebida azucarada, grita uno de ellos.

Gregor, vecino del barrio, trabaja en la construcción. “Tengo mis herramientas en mi camión, estoy vigilando, es la tercera vez que bajo a verlo”, comenta. “Es una vergüenza ver a la gente que saquea”, añade.

Entre dos salvas de gas lacrimógeno, los vándalos atacan los pocos escaparates que no tienen protección, lanzando algunos adoquines, o dando golpes con palos o barras de hierro. Solo dura unos segundos, constata una periodista de la AFP .

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (2)
No (0)