10 de octubre de 2019 00:00

La paralización obligó al cierre parcial de las empresas privadas

La planta de Edesa, ubicada en el sector de Chillogallo, sur de Quito, no suspendió sus actividades productivas. Foto: Cortesía Edesa

La planta de Edesa, ubicada en el sector de Chillogallo, sur de Quito, no suspendió sus actividades productivas. Foto: Cortesía Edesa

valore
Descrición
Indignado 16
Triste 14
Indiferente 0
Sorprendido 1
Contento 7
Redacción Negocios

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Las manifestaciones que se han llevado a cabo en los últimos días en distintas partes del país han impactado en la actividad del sector productivo, que ayer, 9 de octubre del 2019, continuaba operando con irregularidad. Algunas empresas han decidido parar su operación y otras trabajan parcialmente.

Una de las firmas que no trabajó este miércoles 9 de octubre del 2019 fue Imfrisa, compañía que fabrica amortiguadores y suspensiones para el sector automotor. El martes 8 de octubre laboró parcialmente.

La planta, que cuenta con 100 trabajadores, está ubicada en la avenida Panamericana Norte, en la capital. Los accesos a esta zona estuvieron complicados, confirmó Luis Carlos García, gerente de la empresa.

A Gas, firma que importa y comercializa principalmente reguladores, mangueras y tanques de gas, no operó los últimos dos días. “Las actividades se han paralizado por completo, dadas las condiciones sociales y políticas del país. Hemos pensado en la seguridad del personal. La gente se demora hasta cuatro horas en llegar a sus casas”, señaló Karem Hinojosa, gerenta Comercial de la firma.

Sus oficinas y bodegas están ubicadas en la autopista General Rumiñahui, en Quito. Según Hinojosa, por seguridad se suspendieron las entregas. La ejecutiva añadió que si la situación se calma, este jueves reanudarán sus actividades.

En Incremar, una pyme del sector alimenticio, la situación es similar. “Estamos completamente paralizados. Esperamos que esto ya pase”, dijeron los directivos.

En esta empresa, el transporte de materia prima por tierra es vital, pero la operación quedó afectada con las manifestaciones. Su principal proveedor le envía camiones de 4 o 5 toneladas cada cuatro días.

Los almacenes y el área comercial de la empresa de muebles Colineal no trabajaron ayer para evitar inconvenientes, indicó el presidente ejecutivo de Colineal, Roberto Maldonado. En la fábrica, ubicada en el Parque Industrial de Cuenca, laboraron en jornada única hasta las 14:00.

Maldonado explicó que el trabajo en la planta es parcial, puesto que las bodegas no pueden seguir recibiendo muebles pues no han podido hacer envíos a sus tiendas en Quito, Guayaquil y otras ciudades. Estima que tienen materia prima para trabajar hasta hoy.

Maldonado, quien también es presidente de la Cámara de Industrias, Producción y Empleo de Cuenca, dice que otras firmas de la ciudad tienen el mismo problema y no pueden trabajar por falta de insumos.

Otras compañías también han optado por trabajar parcialmente. 120 personas del área operativa de Quito y Guayaquil de Óptica Los Andes trabajan desde sus casas desde el martes por la tarde, explicó Lucía Mosquera, coordinadora de Desarrollo Organizacional.

El personal comercial que labora en los puntos de venta de la firma se acogió al horario que adoptaron los centros comerciales, que en su mayoría redujo sus horas de atención.

Otros locales de esta marca, ubicados en calles, cerraron por seguridad de los empleados. De un total de 79 puntos de venta, 11 no están operativos, indicó Mosquera.

La planta de Edesa, ubicada en el sector de Chillogallo, en el sur de Quito, no suspendió sus operaciones. Pese a las dificultades de movilidad, 695 de 700 trabajadores llegaron. “Estamos trabajando con normalidad en la planta”, explicó Diego Fernández Salvador, presidente Ejecutivo de Edesa.

Sin embargo, dijo que no han podido realizar las exportaciones con normalidad debido a los bloqueos en las vías. La firma envía al exterior cinco contenedores por día, pero desde el 3 de octubre pasado apenas ha podido transportar dos. La empresa, que está en permanente diálogo con sus clientes locales y extranjeros, cuenta con 14 almacenes en el país, en los que ayer no se laboró, excepto en dos locales de Guayaquil. “Se les dio un día libre, recuperable”, explicó.

Para el sector floricultor, la situación ha ido empeorando. Según Alejandro Martínez, presidente de la Asociación Nacional de Productores y Exportadores de Flores del Ecuador (Expoflores), ayer estaba operando solo el 20% de las fincas ubicadas en Cotopaxi y el 50% de las localizadas en Imbabura. Señaló que los saqueos a las fincas continúan, y que algunas empresas están brindando espacios al personal para pernoctar. Expoflores calcula pérdidas por alrededor de USD 27 millones.

Este miércoles, la actividad comercial en Quito operó con irregularidad. En el norte de la ciudad, la mayoría de los locales estaba cerrada y los que abrieron cerraron las puertas temprano.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (14)
No (1)