11 de junio de 2019 00:00

El mayor número de casos de paperas está en Pichincha

La vacuna SRP ayuda, pero hay que lavarse las manos, entre otras medidas.

La vacuna SRP ayuda a evitar que el virus se propage, pero hay que lavarse las manos, entre otras medidas. Foto: Archivo EL COMERCIO

valore
Descrición
Indignado 6
Triste 3
Indiferente 1
Sorprendido 3
Contento 0
Valeria Heredia y
Yadira Trujillo
Redactoras (I)

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

A mediados de mayo de 2019, la salud de Luis, un adolescente de 16 años, residente de la comuna de Lumbisí, decayó. Al dolor corporal, fiebre y cansancio se sumó la hinchazón de una parte de su rostro (adelante de las orejas). El joven sufrió de paperas o parotiditis.

Esta enfermedad viral se caracteriza por el abultamiento y el dolor en la glándula parótida o salival. La transmisión se produce vía gotas de saliva.
Los primeros síntomas ­-similares a los de Luis- se presentan entre los 16 y 18 días después del contagio. Rocío Jami, madre del joven, recuerda que una mañana de mayo su hijo despertó con esas dolencias. No le prestaron atención, por lo que asistió al colegio.

“No terminó la jornada”, recuerda. La fiebre aumentó y tuvo que ser trasladado a un centro de salud. Ahí, los médicos le diagnosticaron paperas.

En el país hubo 530 casos de este mal entre enero y abril. La mayoría se concentró en Pichincha, con 279. Le siguieron Morona Santiago, con 39, y Napo, con 37. Las cifras nacionales constan en el boletín epidemiológico publicado por el Ministerio de Salud.

En el documento, además, se observa que hay más casos en jóvenes adultos, de entre 16 y 49 años (ver gráfico).

En las dos últimas semanas, la enfermedad tuvo un repunte. Los casos aumentaron, reconoce Natalia Álvaro. Ella es directora General de Revisión de Servicios de la Coordinación de Salud, Zonal 9.

“En la semana 23 (últimos días de mayo y primeros de junio) hubo 16 casos nuevos; por eso empezamos con medidas de prevención en la ciudad”.
Una de ellas es la inmunización a los menores de 2 años. Se debe colocar la vacuna SRP (sarampión, rubéola y parotiditis). En total son dos dosis y se coloca a los 12 y 23 meses.

Las personas de 16 a 49, más vulnerables


La vacuna previene el aparecimiento del virus, específicamente de la parotiditis. Pero hay otras causas. Las paperas son una patología anexa a otras enfermedades, como la influenza o el VIH.

Lo explica María Alejandra García. Ella es pediatra e infectóloga en el Hospital General Quito Sur, del Seguro Social, donde hubo 58 casos en los cinco primeros meses del año. La cifra es similar al registro de los últimos seis meses del año anterior (63).

Si una persona ya fue vacunada sí puede infectarse nuevamente, por lo que es importante colocarse las dosis y los refuerzos, señala García.

Erika Gómez es madre de Monserrat, una pequeña de un año y medio. En estos días, la bebé deberá ser vacunada con el refuerzo que se coloca a su edad. Con la primera dosis, la persona se inmuniza un 94%; y con la segunda, un 100%.

La Zonal 9 de Salud reportó la presencia del virus en cinco instituciones educativas en Quito, por lo que coordinaron con las autoridades del Ministerio de Educación para evitar el aumento de enfermos.

En la Unidad Educativa Comunitaria Intercultural Bilingüe Mushuk Yachay, los docentes explican a los estudiantes la importancia de lavarse las manos y de usar gel antibacterial -medidas de prevención-. A los más pequeños los acompañan, desde ayer, a realizar estas actividades desde el inicio de la jornada de clases.

La rectora, Alicia Gómez, dijo que alertaron de la situación a los padres para que repitan los respectivos cuidados en casa. Procuran no alarmarlos. En este plantel no se reportaron casos de paperas. La Rectora asegura que, si se produjeran, existe coor­dinación con el Centro de Salud - Zona Cotocollao, para atender a los estudiantes.

El equipo de salud del Colegio 24 de Mayo también activó los protocolos de revisión de los estudiantes. En este proceso, los médicos identificaron a dos chicos con síntomas como fiebre y otros, que permitieron confirmar este mal.

Por eso contactaron de inmediato a los padres de los estudiantes, ambos de Bachillerato, para que llevaran a sus hijos a un servicio de salud.

La rectora del plantel, Nelly Miño, dijo que anteriormente se registraron 11 alumnos que ya fueron tratados en unidades médicas externas al colegio. En el momento, estos chicos asisten a clases con normalidad.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (9)
No (0)