Restricción por placas: así se podrá movilizar en Qu…
Ecuador se ubica octavo en América Latina en su luch…
Gobierno alemán, a favor de eliminar gradualmente la…
Biden advierte en la OTAN de nuevos retos provenient…
Podcast: Entérese con EL COMERCIO, 14 de junio del 2021
La demanda de vestidos de grado se recupera frente al 2020
14 años de debate, para focalizar subsidios; Gobiern…
La vacuna es una forma de protegerse, pero no libra …

Papa Francisco respalda la unión entre personas del mismo sexo: ‘Los homosexuales son hijos de Dios y tienen derecho a estar en una familia’

Los colectivos se reunieron para defender los derechos Lgbti este sábado 29 de junio, en Quito. Foto: Patricio Terán / EL COMERCIO

Los colectivos se reunieron para defender los derechos Lgbti este sábado 29 de junio, en Quito. Foto: Patricio Terán / EL COMERCIO

Los colectivos se reunieron para defender los derechos Lgbti este sábado 29 de junio, en Quito. Foto: Patricio Terán / EL COMERCIO

Es histórico. El papa Francisco -líder de la Iglesia Católica– fue enfático en apoyar la necesidad de creación de leyes que amparen la unión civil entre personas del mismo sexo. En el documental ‘Franceso’, dirigido por el cineasta Evgeny Afineevsky y estrenado este miércoles 21 de octubre del 2020 en Roma, el Papa dice: “Los homosexuales tienen derecho a estar en una familia. Son hijos de Dios y tienen derecho a una familia. Lo que tenemos que hacer es crear una ley de uniones civiles. Así están cubiertos legalmente. Yo apoyé eso”, reveló.

La postura del Papa, cuyo nombre de pila es Jorge Mario Bergoglio, se aleja de la doctrina del Vaticano y de sus antiguos predecesores. Además, llega en un momento de estallido social mundial que reclama el respeto a los Derechos Humanos de la comunidad Lgbtiq, que han sido vulnerados por años en decenas de naciones. 

No es la primera vez que el papa Francisco se refiere al tema. Citado por el periódico El País de España, Austen Ivereigh, biógrafo del líder religioso, relató un episodio especial que muestra la transformación del pensamiento de Bergoglio. Fue en Argentina, cuando el Papa era arzobispo de Buenos Aires y se negaba a que la legislación del país de paso al matrimonio entre personas del mismo sexo.

En ese entonces, sin embargo, se mostró a favor de una ley que regulase las uniones civiles. “Lo hizo porque cree que deben respetarse los derechos básicos como poder heredar, visitar al otro en el hospital… Es una cuestión de justicia civil. Esa fue su posición matizada, pero perdió el voto con los otros obispos”, contó Ivereigh a El País.

Lo que sí es nuevo, en el marco de la lucha de la comunidad Lgbtiq, es la muestra de apoyo tan lúcida del Papa Francisco desde que asumió el liderazgo en el 2013. No solo habla de legislaciones, sino que menciona la palabra ‘familia’ que, en gran forma, rompe con un tabú establecido por la Iglesia en relación con la dinámica de convivencia entre personas del mismo sexo.

La afirmación del Papa aún tiene ambigüedades, aunque es más avanzada y progresista en contraste con sus predecesores. Una de sus primeras declaraciones como Sumo Pontífice fue precisamente en el 2013, cuando regresa de un viaje en Brasil. Allí, frente a medios de comunicación y devotos, dijo: “Si una persona es gay y busca a Dios y tiene buena voluntad, ¿quién soy yo para juzgarlo?”. Sin embargo, luego afirmó: “mientras la orientación sexual no es un pecado, sí lo pueden hacer sus actos“.

De hecho, tres años antes, en el 2010, cuando fungía como cardenal, el Papa se oponía de forma radical a la lucha por el matrimonio igualitario en Argentina. En una misiva, dirigida a los monasterios del nación, escribió:  “No seamos ingenuos: no se trata de una simple lucha política; es la pretensión destructiva al plan de Dios”.

Asimismo, señaló que “no se trata de un mero proyecto legislativo (éste es sólo el instrumento) sino de una movida del padre de la mentira que pretende confundir y engañar a los hijos de Dios”,

En Ecuador, la lucha por los derechos de la comunidad Lgbtiq se mantiene activa durante décadas. En 1997, activistas transexuales se plantaron frente al Estado para levantar su voz para que los gobiernos dejaran de criminalizar el amor entre iguales y se respetara la diversidad sexual e identidad sexogenérica. Fueron violentadas y sus lideresas murieron, algunas en las calles, pero fueron semilla: en ese año se despenalizó la homosexualidad en el país.

22 años después, el 12 de junio del 2019, la Corte Constitucional finalmente reconoció la unión civil entre personas del mismo sexo.