Pandemia dejó varados a 2 trotamundos en un estacionamiento de Florida

El chef italiano Aldo Giaquinto (derecha) y su esposa Vera Kozlovskaia cocinan en una mini cocina en el baúl de su automóvil estacionado en un Walmart en Miami, el 10 de abril de 2020. Foto: AFP

El chef italiano Aldo Giaquinto (derecha) y su esposa Vera Kozlovskaia cocinan en una mini cocina en el baúl de su automóvil estacionado en un Walmart en Miami, el 10 de abril de 2020. Foto: AFP

Una vista aérea muestra al chef italiano Aldo Giaquinto (derecha) y su esposa Vera Kozlovskaia, cocinando en una mini cocina en el maletero de su automóvil estacionado en Walmart en Miami, el 10 de abril de 2020. Fotos: AFP

Llevan cuatro años recorriendo el mundo. Visitaron 50 países en cinco continentes. Pero la pandemia los detuvo en seco en Florida y ahora llevan dos semanas varados, viviendo en el estacionamiento de una tienda cerca de Miami y con las visas a punto de vencer.

“Teníamos un sueño, y nuestro sueño era conducir por todo el mundo con el coche”, dice el italiano Aldo Giaquinto, de 38 años.

Lo lograron, en gran parte.

Él y su esposa, Vera Kozlovskaia, una moldava de 35 años, renunciaron en 2016 a sus empleos y emprendieron un viaje por el mundo en su Toyota Land Cruiser Prado negra de 2005 a la que apodaron ‘Toto’ -un poco por Toyota y, otro poco, también por el fallecido humorista napolitano-.

El chef italiano Aldo Giaquinto (derecha) y su esposa Vera Kozlovskaia.

Ella trabajaba en el sector de tecnologías de la información y él es chef. Vivían en Inglaterra.

Partieron desde allí hace cuatro años rumbo a los países nórdicos europeos. Atravesaron Rusia, China, el sureste asiático; recorrieron Australia, y desde allí enviaron a ‘Toto’ a Uruguay por barco.

Pasaron 2018 conduciendo por Sudamérica hasta Panamá, atravesaron Centroamérica y dedicaron el año pasado a Estados Unidos y Canadá.

Todo iba bien. Nadaron con los gigantes pero gentiles manatíes de Florida. Fueron de los últimos turistas en visitar los Cayos de Florida, una cadena de islas coralinas que se extiende hacia el sur hasta cerca de Cuba.

Y entonces llegó el coronavirus.

El chef italiano Aldo Giaquinto (derecha) y su esposa Vera Kozlovskaia señalan un mapa de su viaje mundial que se muestra en su automóvil en Miami, el 10 de abril de 2020.

Y ahora, “por todas las restricciones de la pandemia, estamos varados aquí en Florida”, dice Aldo. Pero “nuestra vida no ha cambiado (…) De alguna forma tenemos suerte”.

No obstante, están nerviosos porque no pueden irse, sus visas de turista expiran el martes, pidieron extensión pero no han tenido respuesta.

Entretanto, ‘Toto’ está estacionado frente a una tienda Walmart en Hallandale, 30 Km al norte de Miami. Este Toyota de gran porte es su casa. Allí el matrimonio duerme y hasta se baña. La cocina es un fogón en el baúl. La conexión de internet viene gratis de los restaurantes cercanos.

– Gente buena –
Normalmente dependen de las instalaciones públicas, como los baños de playas o parques, “pero ahora todo está cerrado”, dice Vera. Por eso acampan frente al Walmart, uno de los pocos lugares abiertos.

El chef italiano Aldo Giaquinto (izq.) Y su esposa Vera Kozlovskaia comparten su desayuno con personas en un parque cerca del estacionamiento de Walmart donde viven fuera de su automóvil en Miami, el 10 de abril de 2020.

“Es un poco difícil, pero tratamos de mantenernos positivos y sacar lo mejor de esto. Sabemos que hay gente en situaciones mucho peores y estamos agradecidos por todo lo que tenemos”, añade.

A pesar de los contratiempos, mantienen el buen ánimo y agradecen el apoyo de los residentes que pasan a saludarles y les llevan comida.

“Estamos abrumados por la cantidad de gente que nos quiere ayudar, es increíble cuánta gente buena hay en el mundo”, reflexiona Vera.

El Instagram de la pareja, @alvetoexpedition, da cuenta de tiempos mejores. El espectacular lago Tahoe de California, el salar de Uyuni en Bolivia, el cerro de los Siete Colores de Argentina, los glaciares de Canadá y de la Patagonia, las mezquitas de Brunéi, el templo de Angkor Wat en Camboya, la plaza roja de Moscú

El chef italiano Aldo Giaquinto (derecha) y su esposa Vera Kozlovskaia desayunan en un parque cerca de un estacionamiento de Walmart donde viven fuera de su automóvil en Miami, el 10 de abril de 2020.

Con la experiencia que ganaron, tienen muchos proyectos en mente para trabajar por el cuidado del medio ambiente cuando vuelvan a Italia.

El plan era enviar la camioneta por barco a Sudáfrica y volar a Johannesburgo. Al terminar la etapa africana del viaje iban a radicarse en Italia, donde tienen un apartamento en construcción.

Pero todo se ha paralizado. La alternativa para ellos es extender la visa y seguir acampando en los estacionamientos del sur de Florida hasta que pase la crisis y puedan continuar la ruta en África.

“Esperaremos”, dice Aldo. “Como está haciendo todo el mundo”.

Ver esta publicación en Instagram

🇬🇧 This is how the “End of the Road” looks like…the last strip of driveable land surrounded by the vast and cold Arctic Ocean. Today also marks the end of our Pan-American adventure, having driven from the Southernmost point of the Americas in Ushuaia/Patagonia up to the Northernmost drivable point in Canada, the gate to the Arctic Ocean. From here we have to make a U-turn and officially start to comeback home to Europe, passing through our last Continent – Africa! . @alvetoexpedition . 🇮🇹 Ecco come appare la “Fine della strada” … l’ultima lingua di terra percorribile circondata dal vasto e freddo Oceano Artico. Oggi segna anche la fine della nostra avventura “Panamericana”, dopo aver guidato dal punto più meridionale delle Americhe in Ushuaia / Patagonia fino al punto più settentrionale percorribile in Canada, la porta sull’Oceano Artico. Da qui facciamo ufficialmente un’inversione a U ed iniziamo il ritorno in Europa, passando però attraverso il nostro ultimo Continente – Africa !

Una publicación compartida de ✪✯DRIVING THE WORLD OVERLAND✯✪ (@alvetoexpedition) el