8 de September de 2009 00:00

País absorbe la fuerza de Pachakutik

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Redacción Ibarra
 politica@elcomercio.com

Pachakutik ha perdido presencia municipal en el último lustro en Imbabura. La rivalidad entre líderes y  las divisiones internas aceleraron la migración de algunos de sus perfiles de mayor peso electoral  hacia otros partidos. En el último año, el Movimiento País se convirtió en la puerta predilecta que golpean los disidentes  .

En Otavalo, la salida de líderes de  Pachakutik comenzó en 2006, cuando el alcalde Mario Conejo se desafilió y fundó el movimiento Minga Intercultural. “El partido se volvió chico para albergar a todos los líderes. Incluso, empecé a recibir  críticas de mi gestión de los mismos compañeros”, comenta este Alcalde que inició su tercer período al frente de este cantón. A su juicio, el error de Pachakutik  ha sido  no abrirse hacia  una verdadera  interculturalidad.

En 1998, Pachakutik comenzó a expandirse políticamente hacia los municipios con el apoyo electoral de la Conaie. Entre 1996 y 2000, con los nuevos alcaldes indígenas y congresistas, el movimiento ya se perfilaba como una fuerza nacional. Pero su pasajera alianza con Lucio Gutiérrez  los debilitó.

El repliegue de este partido también se sintió en Imbabura. Conejo, al desafiliarse, creó  Minga Intercultural,  que terminó por fusionarse  con la lista 35 para ganar a su principal contendor (Gustavo Pareja, ex prefecto). Con esa bajón,  Auki Tituaña se mantuvo, en las elecciones del 26 de abril,  como la última trinchera de ese partido en Cotacachi.

En marzo de 2001, la cadena de noticias CNN y el diario The  Miami Herald hablaban  de Tituaña como un cuadro presidencial. En el transcurso de sus tres períodos como Alcalde de Cotacachi, consiguió varios premios internacionales.
Pero este bagaje de logros en  su gestión administrativa no le sirvió a la hora de enfrentar a Alberto Anrango. Este maestro de profesión y líder comunitario  se alió con País y triunfó en las elecciones. Tituaña confió   que  su experiencia política podría levantar al alicaído   Pachakutik.

Tituaña había roto meses antes de las elecciones los buenos lazos que mantuvo durante sus primeros ocho años de gestión (estuvo 12 como Alcalde) con la Unión de Organizaciones Campesinas e Indígenas de Cotacachi (Unorcac) y la Asamblea de Unidad Cantonal de Cotacachi,   hoy cercanos al Movimiento País

“Tituaña y Pachakutik  menospreciaron la fuerza de la Unorcac. Nos impusieron su candidatura sin consultar a las bases y allí se equivocaron”, asegura Rumiñahui Anrango, presidente de esta  una organización afín a la  Fenocin del asambleísta Pedro de la Cruz. La Unorcac agrupa a 44 comunas andinas con cerca de 17 000 habitantes rurales, el 40% del total de la población cantonal.

A pesar de esto, Anrango y otros líderes fuera de las filas de Pachakutik reconocen la capacidad de Tituaña. Por eso  el brazo político de la Conaie buscará una nueva oportunidad para exhibirlo en futuras contiendas políticas.
Pero Tituaña  tiene su propia lectura de los acontecimientos. “No podía seguir compartiendo la mesa con traidores. Pedro de la Cruz, Alberto y Rumiñahui Anrango y Leonel Alvear se alinearon con la misma partidocracia de Rafael Correa. No acepto la derrota porque fue un fraude”.

Manuel de la Torre, ex presidente de la Federación de Indígenas y Campesinos de Imbabura (FICI, aliada estratégica de Pachakutik),  dijo que  no se  ha perdido representatividad, a pesar del tutelaje que comienza a ejercer el Gobierno.

“Pachakutik está armando nuevas estrategias de participación política y los nombres de Auki Tituaña, Vinicio Roldán, Blanca Chancoso y otros serán otra vez  importantes”.


Punto de Vista
Richard Lalanguer/ Analista

La crisis interna ha sido notoria

El movimiento indígena ecuatoriano ha combinado, tradicionalmente, movilización social con institucionalización política. Sin embargo, desde los primeros años de este siglo, este grupo atraviesa una  crisis política  y sus principales organizaciones están marcadas por conflictos y divisiones internas que han pasado factura.

Estas tensiones se presentan con mayor fuerza en Imbabura, una provincia de alta población electoral. Otavalo y Cotacachi, al ser los cantones con mayor predominio de estos pueblos,  tiene  mucho potencial electoral.

En esta provincia, Pachakutik ha logrado mantener su fortaleza con distintos tipos de alianzas políticas locales. Hoy, los dos cantones si bien se han convertido en bastiones de este partido político y nadie puede precisar hasta cuándo. Sobre todo cuando la fuerza del Gobierno ha tenido mucha acogida entre los imbabureños.
 
El futuro de Pachakutik, de momento, es incierto.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)