Podcast: Entérese con EL COMERCIO, 19 de junio del 2021
El patrimonio de Quito ya tiene 115 guardianes
La pandemia no afectó a la oferta de estudios extrao…
La figura paterna, entre realidad y ficción en la pantalla
Pichincha superó a Guayas en muertes por covid-19 en el 2020
Ministro de Trabajo: ‘Retorno a la oficina dependerá…
Juanes: ‘En la música no hay barreras’
Alimentos que ayudan a la oxidación de grasa

Padres de Juliana Campoverde dudan que restos encontrados sean de su hija

Foto: Diego Pallero / EL COMERCIO

Foto: Diego Pallero / EL COMERCIO

Absalón Campoverde, padre de Juliana, en la Fiscalía de Quito para realizarse la prueba de ADN. Foto: Diego Pallero / EL COMERCIO

Especialistas tomaron muestras de sangre de la madre y del padre de Juliana Campoverde la mañana de este 13 de noviembre del 2018, en el laboratorio de la Fiscalía, en el norte de Quito. Los exámenes se recogieron a las 10:00 y servirán para cotejar el ADN con los restos humanos hallados en Bellavista.

El domingo 11 de noviembre, la Policía encontró dos piezas óseas y un molar dental en un terreno al borde de una quebrada, en el pasaje Baquero del barrio de Bellavista, norte de la capital. A ese terreno llegaron los agentes de la Dirección Nacional de Delitos Contra la Vida, Muertes Violentas, Desapariciones, Extorsión y Secuestros (Dinased) luego de que el pastor evangélico investigado por la desaparición de la joven de 19 años perpetrada en el 2012 identificara ese lugar.

La madre de Juliana pide que el religioso diga toda la verdad. “No me voy a conformar solo con cuatro huesitos o con las piezas molares; yo exijo que me devuelvan todo el cuerpo de mi hija”, señaló Elizabeth Rodríguez. Está previsto que en 10 días se entreguen los resultados de ADN que confirmen o descarten que los restos humanos encontrados en Bellavista pertenecen a Juliana.

Antes de ingresar a la prueba de ADN, Absalón Campoverde, padre de la joven, expresó dudas por el hallazgo en Bellavista. “Encontraron los huesos en una parte muy superficial del terreno, después de seis años deberían estar los restos a más profundidad”.

Elizabeth y Absalón guardan la esperanza de que su hija siga viva.

La mañana de este 13 de noviembre del 2018, miembros de la Dinased, continuaban con el proceso de búsqueda de restos humanos en el terreno del barrio Bellavista.

En este procedimiento utilizaron una máquina retroexcavadora, canes amaestrados y un dron para visualizar la parte de la quebrada de difícil acceso.

Cronología de la desaparición de la joven Juliana Campoverde en Quito: