Fiscalía: De la Torre pidió USD 1,5 millones para él, para Celi y otro tío

El pasado 14 de abril, el contralor Pablo Celi asistió a la audiencia de formulación de cargos en la Corte Nacional. Foto: Cortesía

El pasado 14 de abril, el contralor Pablo Celi asistió a la audiencia de formulación de cargos en la Corte Nacional. Foto: Cortesía

El pasado 14 de abril, el contralor Pablo Celi asistió a la audiencia de formulación de cargos en la Corte Nacional. Foto: Cortesía

Las evidencias que la Fiscalía ha recabado en la investigación del caso Las Torres revelan nuevos datos.

El exfuncionario de Petroecuador Raúl de la Torre pidió USD 1,5 millones en sobornos a la empresa Nolimit, solo para beneficiarse él y sus dos tíos, uno de ellos es el contralor Pablo Celi. Estos detalles constan en el cuerpo 69 del expediente que la Fiscalía abrió en contra de Celi y ocho personas más por presunta delincuencia organizada.

En documentos judicializados consta la transcripción de una conversación telefónica del 12 de junio del 2019 entre De la Torre y José Luis de la Paz Román, dueño de la empresa señalada en este caso.

Durante una llamada que dura un minuto, el sobrino de Celi le pide ese dinero. El empresario le asegura que al día siguiente realizará el depósito.

“Ahorita te doy la cuenta de un amigo de mi tío para que hagas la transferencia”. De la Paz le responde “listo flaquito, ya sabes nunca te quedo mal”. El empresario utiliza ese calificativo al referirse a De la Torre.
Este Diario habló con una de las fiscales de este caso, Alexandra Zurita. Según las investigaciones, el dinero ilícito que exigía a la compañía decía que era para sus tíos.

El pasado 13 de abril, luego de que fuera detenido en su domicilio en Quito, el Contralor rindió su versión frente a la fiscal Ivonne Proaño.

En su testimonio aseguró que “no tiene ninguna relación ni conocimiento” sobre esta trama de corrupción.

Dijo que está dispuesto a entregar toda la información que la Fiscalía requiera en el caso. “Estoy presto para colaborar con esta investigación y responder a todas las preguntas”.

En esa diligencia, Celi también calificó de “exagerada e innecesaria” la actuación de esa entidad al ordenar su captura y el allanamiento de su domicilio. “Mis actuaciones como Contralor siempre se han regido dentro de un marco legal y constitucional”.

Ahora, Celi y otros están recluidos en la Cárcel 4, en el norte de Quito, pues tienen orden de prisión preventiva.

Según las investigaciones, De la Torre coordinaba la entrega de sobornos para otros funcionarios públicos ecuatorianos. En esa lista aparece Nathalia Cárdenas, exasesora del exgerente de Petroecuador. Ella también está procesada en esta causa penal.

En el mismo diálogo, que está judicializado, consta que De la Torre pidió al dueño de Nolimit USD 300 000 para ella. De ese valor le exigió USD 20 000 en efectivo para la exfuncionaria de la estatal petrolera.

“Yo necesito ese billete, necesito cumplirle a Nathalia”.

Según las pesquisas, ese dinero se pidió a cambio de desvanecer cinco glosas en la Contraloría y mantener los contratos que esa empresa tenía con Petroecuador. En la versión que Cárdenas entregó a la Fiscalía dijo que no tiene nada que ver con los pagos de Raúl de la Torre. Añadió que no ha cometido un delito. “He sido funcionaria pública por años y es la primera vez que me pasa algo tan oscuro”.