Coronel Max Rojas: ‘El 51% de las muertes ocur…
Pedro Gil: ‘La poesía pasa a ser una forma de …
Escenario incierto en la Asamblea para proyecto económico
La deducción de gastos se reemplazaría por un ‘…
Las casas de acogida resisten a la pandemia y a la f…
4 indicadores muestran una baja en los casos de covi…
Germán Rodas, una vida llena de lucha social
Guayaquil y Ambato abren más espacios para la vacuna…

El pabellón de máxima seguridad de Turi se convirtió en la escena del crimen tras el múltiple asesinato

En la morgue de Cuenca este 25 de febrero del 2021, las familias de los internos retiran los últimos cuerpos de sus seres queridos que fueron asesinados en la cárcel de Turi. Foto: EL COMERCIO

En la morgue de Cuenca este 25 de febrero del 2021, las familias de los internos retiran los últimos cuerpos de sus seres queridos que fueron asesinados en la cárcel de Turi. Foto: EL COMERCIO

En la morgue de Cuenca este 25 de febrero del 2021, las familias de los internos retiran los últimos cuerpos de sus seres queridos que fueron asesinados en la cárcel de Turi. Foto: EL COMERCIO

Este jueves, 25 de febrero del 2021, se instaló la reunión del Comité de Seguridad de Azuay desde donde se analiza la situación del Centro de Rehabilitación Social Turi (CRS-Turi) de Cuenca y se establecen las acciones para mantener el control y las medidas de seguridad.

En esa reunión participó el director de la cárcel, Rómulo Montalvo, quien informó sobre los hechos de extrema violencia registrados el martes 23 de febrero, donde 34 privados de la libertad fueron asesinados, desmembrados, decapitados y quemados.

Según Montalvo, los agresores aprovecharon que los talleres laboraban con normalidad para vulnerar las seguridades, tomar el control, trasladarse al pabellón de máxima seguridad y atacar a los internos. Ese pabellón era ocupado por 52 reos.

Montalvo confirmó que rompieron los candados de los talleres y se sustrajeron objetos cortopunzantes artesanales y una amoladora. “La mayoría de armas utilizadas eran artesanales como las láminas de las lámparas y latas de los lavaderos.

Las puertas y ventanas del pabellón Tomebamba –donde se cometieron los crímenes- fueron totalmente destruidas.

El pabellón permanece inhabilitado por ser la escena de los asesinatos y por las destrucciones causadas.

Según el Director, los internos que quedaron de este pabellón denominado Tomebamba fueron trasladados a otras celdas y a otras cárceles del país. En estos dos días, en total de 37 internos de alta peligrosidad fueron enviados a otros centros penitenciarios.

A partir de esta situación, el Comité de Seguridad de Azuay resolvió crear un Puesto de Mando Unificado (PMU) y un Puesto de Mando Operativo (PMO). El primero está integrado por instituciones como el Ministerio de Gobierno, ECU-911, Policía, Ejército, Municipio, entre otros.

Ellos tienen como base la Sala de Crisis del ECU-911 y son los responsables de tomar las decisiones frente a cualquier emergencia que se suscite en el centro penitenciario.

Mientras que el Puesto de Mando Operativo funciona dentro de la cárcel y será el encargado ejecutar las acciones, dijo Juan Fernando Valencia, coordinador de la zonal 6 del Ministerio de Gobierno.

Suplementos digitales