4 de mayo de 2018 00:00

Tras operativos en Esmeraldas, narcos usan rutas por Sucumbíos

El 12 de abril, la Policía se incautó 45 kilos de droga a la banda de microtráfico. Foto: Cortesía Ministerio del Interior

El 12 de abril, la Policía se incautó 45 kilos de droga. Foto: Cortesía Ministerio del Interior

valore
Descrición
Indignado 15
Triste 3
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 2
Redacción El Comercio

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

El fuerte resguardo policial y militar que existe en la frontera norte, en Esmeraldas, generó que las organizaciones del narcotráfico adopten nuevas estrategias.

Agentes Antidrogas revelan que ahora las mafias buscan nuevas rutas para el envío de droga al exterior y aseguran han retomado vías de transporte ubicadas en las zonas limítrofes de Sucumbíos.

Los uniformados han estudiado el movimiento de las mafias y dicen que desde el 27 de enero, fecha que se incrementó el resguardo en San Lorenzo por el atentado terrorista al cuartel policial, Sucumbíos es usado para sacar la droga que se procesa en Nariño y Putumayo, dos departamentos de Colombia.

Por ejemplo, el domingo, 29 de abril del 2018, en Quito se incautaron 420 kilos de cocaína. El alcaloide estaba camuflado en la plataforma metálica de un camión.

Las primeras investigaciones indican que el vehículo salió desde Lago Agrio (Sucumbíos) hasta la capital.

Luego tenía previsto transportar el cargamento hasta las costas de Esmeraldas. Allí una lancha rápida iba a trasladar los paquetes ilegales hasta Guatemala, México y EE.UU.

El 30 de marzo, la Policía descubrió otro cargamento en Guayaquil. Los agentes del operativo indicaron que se trataba de 100 kilos de cocaína.
En ese caso, la droga salió de Lago Agrio y atravesó provincias de la Sierra Centro, como Tungurahua y Chimborazo.

Luego llegó al cantón El Triunfo y finalmente a Guayas.

El cargamento tenía como destino Europa. En ese mercado cada kilo está valorado en USD 45 000. Por eso, los investigadores advierten que las mafias no pueden dejar de enviar, pues la producción no para en Nariño. Según la Fundación Paz y Reconciliación, en ese departamento colombiano se concentra el mayor número de cultivos de coca.

De hecho, se calcula que solo en Tumaco, un municipio de Nariño, existen 23 148 hectáreas de coca sembrada. Esto significa el 16% de los cultivos ilegales que existe en Colombia. Por tal razón, los narcos intentan sacar la droga por Sucumbíos para llevarla a las costas de Manabí, Guayas y el sur de Esmeraldas.

Pero para evitar esto, las FF.AA. han movilizado en todo el cordón fronterizo a más de 12 000 efectivos, entre policías y militares. Además, han montado controles fijos y móviles en las carreteras que conectan a Sucumbíos con el resto del país. Los ejes fluviales también están monitoreados.

Así fue como el 21 de marzo, la Armada incautó media tonelada de droga en el río Piñuña, Sucumbíos. Los uniformados hallaron los cargamentos en una embarcación. En esa operación no hubo detenidos porque huyeron al percatarse de la presencia de los marinos.

Otra de las estrategias que adoptó la Policía para evitar el paso de alcaloides fue desplegar agentes de Inteligencia en las costas del país. Ellos se encargan de identificar fincas o playas que sean usadas como centros de acopio de las organizaciones.

Los puntos de control también están en los aeropuertos y puertos marítimos. Esto ocurre, porque en los últimos cargamentos incautados se detectó que las organizaciones ilícitas pretendían contaminar contenedores para enviar los paquetes de forma legal.

Los controles en estos puntos se intensificaron. Los policías dicen que mantendrán operativos permanentes.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (13)
No (0)