5 de abril de 2019 12:09

Operativo contra ventas informales se realizó la madrugada de este 5 de abril  en Nueva Aurora, sur de Quito

Con vallas, miembros de la Policía Metropolitana impidieron que los vendedores ambulantes se coloquen en la calle General Julio Andrade. Foto: Eduardo Terán / EL COMERCIO

Con vallas, miembros de la Policía Metropolitana impidieron que los vendedores ambulantes se coloquen en la calle General Julio Andrade. Foto: Eduardo Terán / EL COMERCIO

valore
Descrición
Indignado 1
Triste 1
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 13
Diego Bravo

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

La calle General Julio Andrade del barrio Nueva Aurora, en el sur de Quito, fue cercada a las 03:00 de este viernes 5 de abril del 2019. El objetivo fue impedir que vendedores informales ocupen las aceras para comercializar sus productos.

Eduardo Mosquera, director del Cuerpo de Agentes Metropolitanos de Control, indicó que 300 uniformados y policías nacionales fueron trasladados a ese punto para colocar las vallas metálicas de seguridad. Se lo hizo con base en los pedidos de los moradores de ese sector, quienes reclaman que la circulación peatonal no es fluida en la zona.

En la esquina de la General Julio Andrade y la calle Oe1J se reunieron los vecinos la mañana de este viernes para respaldar a las autoridades. "¡No nos mueven, no nos moverán!", gritaban mientras un tanque de la Empresa Pública Metropolitana de Agua Potable y Saneamiento de Quito (Epmaps) arrojaba agua sobre los adoquines para limpiar la vía.

Betty Tumaille es una de las dirigentes del barrio. Asegura que desde hace seis años se solicitó al Municipio que se prohíba el comercio informal en la vía pública. Se quejó de que había mucha inseguridad y desorden.

"Se reportaban robos y asaltos. No teníamos paz, ni tranquilidad", manifiesta Tumaille.

Los moradores del sector respaldan el accionar de las autoridades. Foto: Eduardo Terán / EL COMERCIO

Los moradores del sector respaldan el accionar de las autoridades. Foto: Eduardo Terán / EL COMERCIO


Los vecinos aseguran que no permitirán que los vendedores informales ocupen el parque rehabilitado de Nueva Aurora para convertirlo en un mercado como hace tres meses se lo planteó. Para Tumaille, ese lugar es un sitio de esparcimiento familiar y con los comerciantes se destruiría.

Rosa Teneda es otra vecina de sector. Dice que es difícil ingresar a las viviendas del barrio debido a la abundante cantidad de vendedores ambulantes.

Ambas recomendaron que hay otros mercados como el de Guamaní o el Mayorista, en donde los comerciantes pueden ubicarse.

Sin embargo, los comerciantes autónomos indican que en esos establecimientos ya no hay espacio, y que se dedican a esta actividad por la falta de empleos formales. Por eso, piden a las autoridades que les dejen seguir trabajando en la calle General Julio Andrade.

Marlene Bazurto expende quesos en el lugar. "Soy madre soltera y necesito laborar. Los dueños de algunas casas también ponen sus puestos afuera y ellos se oponen a nosotros".

Pide que les apoyen porque no tienen otro sitio a donde irse.

Nancy Heredia solicita al Municipio que les ayude con una reubicación. "Somos emprendedores que elaboramos ropa y necesitamos vivir".

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (44)
No (2)