6 de junio de 2019 00:00

La operación del tranvía de Cuenca aún no tiene fecha

13 de las 14 unidades de este sistema ya requieren la primera revisión técnica. Permanecen parados en el patio taller. Foto: Xavier Caivinagua para EL COMERCIO

13 de las 14 unidades de este sistema ya requieren la primera revisión técnica. Permanecen parados en el patio taller. Foto: Xavier Caivinagua para EL COMERCIO

valore
Descrición
Indignado 9
Triste 0
Indiferente 1
Sorprendido 1
Contento 0
Lineida Castillo
Lineida Castillo. Redactora (I) lcastillo@elcomercio.com

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Cinco problemas aplazan la operación del tranvía en Cuenca. La nueva administración confirmó que no hubo recepción de la obra, los 40 choferes no tienen licencia tipo E, las unidades requieren mantenimiento, no se fijó la tarifa y faltan recursos económicos.

Desde el 7 de mayo solo se hacen actividades puntuales. Desde ese día, las 14 unidades que estaban en pruebas dejaron de circular y permanecen guardadas en el patio taller.

Allí, los técnicos y los 33 conductores solo revisan las luces, frenos y baterías. La ruta tranviaria está abandonada y en las paradas, las máquinas registradoras de boletos están cubiertas para evitar daños.

La recepción de la obra es el tema más complicado y que ha derivado en litigios. El acta de entrega-recepción debía firmarse el 1 de noviembre del 2018, entre el Municipio, la fiscalizadora Artelia y el consorcio francés ACTN, que se encargó de las obras civiles.

Ese día vencieron los 318 días de plazo, otorgados por el Municipio, para la entrega de la construcción del patio taller, la plataforma tranviaria y la implementación del sistema tecnológico. Antes, la firma francesa pidió una prórroga que fue negada.

Las 27 paradas de la ruta tranviaria, que contemplan 21,5 kilómetros de recorrido, se encuentran abandonadas. Foto: Xavier Caivinagua para EL COMERCIO

Las 27 paradas de la ruta tranviaria, que contemplan 21,5 kilómetros de recorrido, se encuentran abandonadas. Foto: Xavier Caivinagua para EL COMERCIO


Con fecha 1 de noviembre, la ACTN difundió un documento firmado por su director, Aurélien Simon, el que decía que habían terminado los trabajos relacionados con ese contrato y que “solicitó –por escrito- al Municipio tal recepción”.

El concejal reelecto, Cristian Zamora, señaló que no se recibió porque aún no concluían en su totalidad. “Había técnicos y obreros en los diferentes frentes de trabajo y en las paradas se instalaban los sistemas tecnológicos”.

Según él, con la prórroga ACTN buscaba librarse de las multas fijadas, que es del uno por mil del monto del contrato por día (USD 48 132). A la fecha superan los USD 10 millones.

Al no existir acuerdos entre las partes sobre este tema, el caso pasó a la Procuraduría General del Estado para una mediación. Sus representantes fueron convocados para el 12 de este mes y si no hay acuerdo el caso irá a arbitraje.

Este tema preocupa a cuencanos como María Palacios, quien ha sido veedora y tiene un negocio en el Centro Histórico. “Así nunca llegará la reactivación económica”.

El alcalde Pedro Palacios dijo que no depende de esta administración, sino de otras instituciones. “Tenemos que ser responsables y no dar fechas que no se puedan cumplir”.

De la superación de ese problema depende el avance del resto de temas pendientes. Por ejemplo, no pueden contratar a la empresa que hará el mantenimiento técnico de las 14 unidades. 13 ya cumplieron los 5 000 kilómetros de recorrido y deben recibir la primera revisión técnica.

El país no tiene experiencia en el tema, por lo que deben adjudicar a una firma extranjera. El Alcalde dijo que el único proveedor que tienen es la firma francesa Alstom, pero pide USD 19 millones por los cinco años de mantenimiento preventivo y correctivo.

Se suman las licencias de los 33 conductores. Están capacitados para manejar estos vehículos pesados, pero tienen licencia tipo C y D (taxis y buses interprovinciales), pero necesitan E para camiones. El Municipio pedirá un curso intensivo en el Sindicato de Choferes para homologar la licencia.

En cambio, la aprobación de la tarifa para los usuarios del tranvía depende del Concejo Cantonal y los ediles no conocen cuándo se debatirá.

El financiamiento también preocupa al Alcalde. Este proyecto de movilidad se adjudicó en el 2014 en USD 232 millones y debía operar en el 2016. Pero lleva invertido más de USD 290 millones y tiene deudas y tareas pendientes.

En las últimas semanas, la Dirección Financiera pagó USD 5 millones a proveedores y contratistas y hay más deudas. “Es otra causa para que no se agiliten los procesos”, dijo el Alcalde. Él analiza una fuente de financiamiento para cubrir las necesidades y el contrato para el mantenimiento de los vehículos del sistema.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (4)
No (0)